En enero, el consumo con tarjetas retrocedió un 20%

ECONOMÍA Por
Se debe a la falta de planes en cuotas y la caída en las ventas. En dólares, las ventas con plástico cayeron casi 50%.
TARJETAS DE CREDITO

La contracción de las ventas en general, el encarecimiento del crédito y las devaluaciones impactaron fuerte en el uso de tarjetas de crédito. En términos reales, en enero el consumo en pesos cayó 20% y en dólares, casi 50%, según indica un informe de consultora First Capital Group basado en estadísticas del Banco Central. El estudio señala que si bien la facturación interanual creció 25,1% (un total de $388.234 millones), la suba implica un fuerte retroceso en términos reales, porque los productos “que se abonan con el llamado dinero plástico han tenido un incremento de precios promedio que rondan el 45%”, comparó Guillermo Barbero, socio de First Capital, una firma especializada en finanzas.

En cuanto a las operaciones con dólares, la caída el mes pasado fue sustancialmente mayor: 48,1%. “Los viajes de vacaciones al exterior potencian el crecimiento del uso de la tarjeta durante al mes de enero con relaciones a los meses anteriores, pero muy lejos de los valores registrados el año pasado, cuando el turismo al exterior alcanzó niveles récord”, agrega Barbero. Como contrapartida, los turistas del exterior sacan ventaja del “abaratamiento” relativo de los precios locales por la suba del dólar. En el primer semestre de 2018, las compras con tarjetas de crédito y débito de los extranjeros aumentaron 35% con respecto al mismo lapso del año anterior, según datos de Visa Consulting y Anaytics. Y en el mercado aseguran que la tendencia se viene profundizando.

Según el Banco Central, en el país hay 7.200.945 de tarjetas de crédito y 19.104.468, de débito. El uso de los plásticos cambió radicalmente a partir de las devaluaciones y la suba de tasas. Un claro ejemplo es la fuerte retracción en las ventas de bienes durables, como autos, motos y electrónicos, todos rubros muy dependientes del crédito. El retiro de los planes en cuotas (por la disparada de las tasas) perjudicó el consumo en esos sectores. “Actualmente, el 50% de las ventas son en efectivo, con tarjeta de débito o de crédito pero en un solo pago”, dijo a Clarín un alto ejecutivo de una importante cadena de electrodomésticos.

Aunque las cifras de las compras con plásticos son malas, Barbero cree que en enero hubo una leve repunte. Parece una buena noticia, pero no tanto. “Se insinúa un cambio de tendencia. Esto se debe a que se otorgan menos préstamos personales y por eso la gente se inclina por cubrir sus deudas con tarjetas”, opina. Como contrapartida, el experto remarca que muy posiblemente la tendencia se invierta cuando esas líneas de financiación se recuperen “y se usen para cancelar los saldos de las tarjetas”.

En 2018, los registros de consumo cayeron fuerte en casi todos los rubros, desde productos masivos (por la pérdida de poder adquisitivo), pasando por autos, indumentaria, calzado, electro y motos, básicamente por la falta de crédito. El año pasado, las tasas de referencias tocaron un máximo de 73%, para descender ayer a 45,15%. Eso explica en gran medida el menor uso de la financiación con tarjeta, “como así también la incidencia de los saldos financiados a pagar y de las compras en cuotas”, dice Barbero. De todos modos, el analista sostiene que “en el último mes apreciamos una recuperación en los saldos, circunstancia destacable en un contexto de retracción de los financiamientos”.

 

 

Con información de www.clarin.com sobre una nota de Damián Kantor

Te puede interesar