Chau sueño de la casa propia con Macri

MIRADAS Por
Se diluye el sueño de la casa propia: hipotecas cayeron 90% en noviembre."Cazadores de ofertas" consiguen descuentos de hasta 25% del valor publicado
hoy

Las escrituras con crédito hipotecario se derrumbaron en noviembre cerca de 90 por ciento en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en comparación interanual, de acuerdo con datos preliminares del sector consultados por BAE Negocios.

Los números de noviembre marcan una profundización de la tendencia de octubre, cuando la compra/venta de viviendas con préstamos se había derrumbado 81,7%, en comparación interanual, hasta 355 unidades.

Fuentes del sector mencionaron que en noviembre la cantidad de escrituras con crédito hipotecario no superará las 300, que se comparan con más de 2.000 de noviembre de 2017.

En diálogo con BAE Negocios, los escribanos apuntan a la dificultad que hoy tienen las familias para acceder a un crédito para la vivienda, ya que a pesar de que el dólar subió más de 100% en el año, el precio de las propiedades se mantiene firme en divisa estadounidense.

Precisamente, el valor de los inmuebles medido en dólares subió casi 7 por ciento en noviembre, en comparación con similar mes de 2017, según datos relevados por la consultora Oikos. Si bien en los últimos meses se detuvo el alza de precios, las propiedades parecen desafiar la abrupta caída en el poder de compra de las familias.

¿Por qué ocurre esto? De acuerdo con información recabada en escribanías porteñas, muchos de los propietarios que pusieron en venta su vivienda deciden no bajar el precio y prefieren esperar a que mejoren las condiciones crediticias el año próximo. "Incluso muchos han sacado de la venta las propiedades que ofrecían", agregan en el sector.

"Pero los que necesitan vender aceptan una baja de hasta 25% en el precio publicado del inmueble, cuando el comprador pone todos los dólares en la mesa, principalmente en operaciones de más de 250.000 dólares", confió un escribano porteño a este diario.

Los UVAs están verdes

Al impacto de la devaluación se sumó el alza de las tasas de interés de los créditos hipotecarios UVA, que facilitaron el acceso de las familias a una vivienda y dinamizaron el mercado de compra/venta de inmuebles desde mediados de 2016. 
 
Cuando ese tipo de préstamos irrumpió en el mercado, el valor de la cuota que un tomador debía pagar era similar al de un alquiler, pero una persona o familia que quiera acceder hoy a un préstamo de este tipo deberá abonar mucho más que el de una renta.

Por ejemplo, para la compra de un departamento de 100.000 dólares, de unos 50 metros cuadrados en Capital Federal, el tomador del crédito UVA deberá contar con 20.000 dólares y solicitar los 80.000 restantes.

Para acceder a ese crédito en uno de los principales bancos públicos, en julio de 2016 ese tomador debía demostrar ingresos netos por unos 45.000 pesos y luego la cuota a pagar ascendía a 14.000 pesos. El precio del dólar era de 15 pesos.

Pero hoy, para acceder a esos 80.000 dólares, deberá contar con ingresos por unos 123.600 pesos y abonar una cuota de 31.71 pesos, más del doble que hace un año. El dólar ronda hoy los 39 pesos.

Fuente: BAE sobre una nota del Periodista  Juan Manuel Cocco
 

Te puede interesar