Si no se dejan las mezquindades de lado, hay Castellano para rato

OPINIÓN Por
Es imposible pensar en el cambio de signo político y por ende en recuperar a Rafaela de la decadencia producida en los últimos 15 años, si la oposición no deja las mezquindades de lado.
castellano_rafaela.jpg_1572130063

El Peronismo gobierna la ciudad prácticamente desde hace treinta años, pero en los últimos 15 la decadencia que se dió en la ciudad no tiene precedentes.

Alcanza con los dedos de una mano para contar las nuevas fábricas e industrias que se instalaron, con la consiguiente falta de creación de puestos de trabajo.

Ni que hablar del descenso en la calidad de vida e institucional de la ciudad, la problemática ya por demás preocupante de la inseguridad y la falta de respuestas por parte del DEM.

El actual gobierno no puede solucionar problemas de fácil solución en otras ciudades por falta de políticas adecuadas, ya sea por incapacidad o por compromisos políticos insalvables luego de tantos años de gobierno.

Esto se puede revertir sólo con una oposición adulta y carente de mezquindades, cosa que hoy no se ve.

El triunfo aplastante de 2017 no alcanza, fue una elección de medio termino y legislativa, con el componente de un envión más que importante del Gobierno Nacional que hoy no existe, todo lo contrario, hoy es unun salvavidas de plomo.

El voto cautivo ya no existe, el electorado no tiene dueños ni patrones y hay que tener grandeza a la hora de elegir candidatos.

Dirigir los destinos de la ciudad no es un juego de niños ni producto de caprichos.

Hay que tener la grandeza suficiente para oponerle a Castellano el mejor candidato, quién mejor mida en las encuestas y para ello hay que trabajar con seriedad y no con "corazonadas".

Las elecciones de 2019 están a la vuelta de la esquina, no falta nada, al regreso de las vacaciones vamos a estar en pleno debate pre electoral, es un momento histórico que hay que saber aprovechar, no es momento de personalismos ni de caprichos, de lo contrario seguirá la decadencia en la ciudad, la que nos sumió la dupla Castellano-Perotti, la que no hizo nada para frenar la inseguridad, la que tiene compromisos espurios y la que no tiene políticas coherentes para enfrentar los grandes problemas de la ciudad, un poco por incapacidad y otro tanto por conveniencia.

Si la oposición no depone actitudes mezquinas, hay Castellano para rato

Te puede interesar