Ex representante argentino en el FMI: "Hubo una serie de errores en esta gestión que nos dejó con pocas alternativas"

ECONOMÍA Por
Héctor Torres, enviado especial de Argentina en el organismo multilateral de crédito en los periodos 2003-2008 y 2016-2017 consideró que el acuerdo stand by comenzado este año fue resultado de falta de coordinación entre el frente monetario y el fiscal
HECTOR TORRES

Regresando al país como asesor económico de delegaciones participando en la Cumbre de Líderes del G20, Héctor Torres, economista quien fue representante del país en el Fondo Monetario Internacional y ahora trabaja en Suiza en el Centro de Innovación de Gobernanza Internacional, se refirió en diálogo con Alejandro Bercovich en el progama El Lobby, de Radio Con Vos, al acuerdo stand by entre el país y el organismo multilateral de crédito como una consecuencia del conflicto entre las política fiscales y monetarias los primeros años de Cambiemos. Además,  rememoró sobre su actividad internacional durante 2003 y 2007 y consideró que la deuda asumida con el FMI "es pagable".

Torres, quien renunció como representante en 2008, ya que "había un problema de credibilidad estadística" debido a la intervención oficialista en el Indec, se refirió al acuerdo stand by firmada por el Gobierno con el Fondo."Si vos vas metiéndote en el barro, llega un momento donde tenés muy pocas alternativas", dijo al respecto.

"Siempre hay alguna alternativa. Yo personalmente lo hubiera desaconsejado el acuerdo con el FMI", expresó Torres. La falta de alternativas, de acuerdo con Torres, se debió a tener una "asimetría tan profunda entre la política monetaria y la política fiscal", repitiendo una vieja crítica a la coordinación económica.
 
El economista señaló: "La Argentina no estaba madura para un sistema de metas de inflación, que se combatiera la inflación a través de tasas de interés".  Específicamente, para Torres la política llevada adelante por Federico Sturzenegger en el Banco Central "llevó a una apreciación del tipo de cambio que lo que hizo fue profundizar los problemas ya existentes. Y nos llevó a una carencia de divisas, y entonces necesitas financiarte. Y además se te caen la exportaciones por lo cual las fuentes se te van reduciendo".

En lo que respecta al acuerdo original y  la reprogramación de desembolsos que terminó aumentando el monto total a USD 57.100 millones, el economista, quien volvió a ser representante en el FMI durante 2016 como parte del equipo de Alfonso Prat Gay, dijo "Acudimos al FMI porque no teníamos chances con otros acreedores, hubo una serie de errores en esta gestión que nos dejó con pocas alternativas"". También señaló que el nuevo esquema presenta una carga para el próximo gobierno al concentrar los vencimientos de deuda en 2021 y 2022, "pero si el mercado le da financiamiento, Argentina no tiene porque volver al FMI".

Al referirse a su primera gestión ante el FMI, el economista mencionó los manejos poco transparentes de funcionarios del Fondo, expresando: "Las presiones que hemos recibido del FMI en los primeros años después de la crisis de 2001/2002 fueron a través de funcionarios del Fondo. Yo sospecho que algunos estaban vinculados a grupos acreedores".

Pero también distinguió ese momento de la realidad actual del organismo, comparando: "El FMI cambió con respecto a la distribución del ingreso. Antes era algo interno de los Estados, ahora se da cuenta que sin demanda, el crecimiento nunca puede ser sostenible".

 

 

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar