Inmobiliarias "truchas"¿Cómo detectarlas”?

LOCALES Por
En Rafaela y en toda la Provincia de Santa Fe hay una gran cantidad de corredores ilegales. Desde el Colegio ofrecen claves para detectarlos y cómo se los debe denunciar.
hoy

 Mucho se trabajó para que a fines del 2010 se sancione la ley que regula la actividad del corredor inmobiliario y quede legalmente constituido el Colegio de Corredores Inmobiliarios de Santa Fe que se divide la provincia en dos: norte y sur.

Ambos tienen como objetivo el control ético del ejercicio profesional y verificar la validez de los títulos, tanto de los profesionales como de las propiedades. Tanto es así, que el Colegio de Corredores Inmobiliarios Santa Fe con sede Rosario registró a 882 corredores matricularos que operan legalmente en el sur de la provincia.

El problema surge con la cantidad de corredores que no están registrados y ejercen la profesión de manera ilegal. “En total en toda la provincia están ejerciendo de manera irregular un numero similar a los que operan legalmente en la parte sur”, dijo en el programa Mañanita, Javier Grandinetti, presidente del Colegio con sede en nuestra ciudad que se encarga de establecer el control de la actividad inmobiliaria en la parte baja de la bota.


“Hay gente que quedó ejerciendo el corretaje sin matricular, algunos por desconocimiento y otros por impedimentos legales por estar concursados, inhibidos o por no poder acreditar derechos adquiridos. Estos sol los inmobiliarios truchos”, sintetizó Grandinetti.

Cómo detectarlos

Según explicó el especialista, la primera trampa reside en el hecho de que un corredor inmobiliario dice un precio pero eso no quiere decir que compre la propiedad. “La gente se tienta en darle su propiedad a quien tasa con el precio más alto. Una vez captado el cliente estas inmobiliarias cobran una reserva que puede ir desde los u$s 1000 a los u$s 2000, después no es aceptada la oferta y no te la devuelven”, graficó.

Por tal motivo, lo que aconsejan desde el Colegio es que el potencial inversor o comprador exija la matrícula del corredor, para cubrirse ante una posible estafa. “Hay dos posibilidades de denuncia: Al matriculado se lo denuncia ante el Tribunal de Ética por mala praxis y para el no matriculado hay una comisión de fiscalización dentro del Colegio donde ingresa la denuncia que puede ser anónima. A partir de ahí, iniciamos las acciones de demanda ante la justicia por ejercicio ilegal de la profesión”, informó la máxima autoridad de la entidad.

Por último, Grandinetti aconsejó estar muy atentos a las primeras tratativas entre el interesado y el corredor, insistiendo en “no dejarse engañar”, porque después se puede llegar a depender de los tiempos de la justicia y reiteró en más de una oportunidad “exigir la matrícula antes de hacer cualquier consulta”.

En el distrito sur existen unas 100 carpetas a definir de agentes que buscan ser autorizados para operar por el Colegio. Mientras tanto no pueden ejercer la actividad. “Si está en trámite, no está matriculado”, sentenció Grandinetti.

Te puede interesar