Macri: "Liderar el G20 es la experiencia más desafiante de nuestra historia reciente"

Liderar el G20 es la experiencia más desafiante de nuestra historia reciente. Como país multicultural en desarrollo, Argentina se encuentra en una posición única para servir de puente entre el mundo desarrollado y el mundo en desarrollo
hoy

Es un honor liderar el G20 este año. El 30 de noviembre y el 1 de diciembre será la primera vez que se celebrará una Cumbre de Líderes del G20 en América del Sur, y es por eso que, en nuestra presidencia del G20, buscamos transmitir la visión no solo del pueblo de Argentina, sino también de nuestros vecinos en la región y del mundo en desarrollo.

Dirigimos el G20 con el espíritu de ser un intermediario honesto, buscando discusiones equilibradas con los aportes de los países miembros, la sociedad civil, las organizaciones internacionales clave y los países invitados.

A lo largo de nuestra presidencia, hemos buscado llevar al G20 las aspiraciones y preocupaciones de esta parte en desarrollo del mundo y las generaciones futuras ansiosas de ser parte del diálogo global.

Nuestro objetivo es generar consensos e impulsar acciones en torno al desarrollo justo y sostenible, con una agenda centrada en el futuro del trabajo, la infraestructura para el desarrollo y un futuro sostenible de los alimentos.

En la agenda también se incluyó una fuerte perspectiva de género que asegura que hombres y mujeres se beneficien por igual de las acciones y compromisos tomados en esta y futuras cumbres. Para sentar las bases de un desarrollo justo y sostenible es necesario que examinemos los desafíos que plantea el futuro del trabajo.

Si bien la tecnología ha podido liberar potencial entre las fuerzas de trabajo, su adopción y evolución continuas no deben generar exclusión o desintegración social, sino crear más y mejores oportunidades de empleo en el futuro.

Hoy tenemos que preparar a nuestros hijos para trabajos que ni siquiera existen, y todos debemos continuar desarrollando habilidades a lo largo de nuestras vidas. Los sistemas educativos en todos los países necesitan expandirse, innovar, estar listos para el cambio.

La infraestructura es crucial para el desarrollo: proporciona el acceso físico y digital necesario para que podamos aprovechar al máximo las oportunidades del futuro. Si bien existe una necesidad apremiante de infraestructura en muchos países, el desarrollo de los instrumentos financieros correctos puede impulsar la inversión en infraestructura y garantizar mejores rendimientos para quienes hoy ahorran e invierten.

Una nueva clase de activos tiene un enorme potencial para ayudar a cerrar la brecha de infraestructura global y es por eso que hemos dado pasos importantes en el curso de nuestra presidencia hacia su desarrollo. Un futuro alimentario sostenible es un eslabón importante en el proceso de lograr la estabilidad y la paz.

Satisfacer las necesidades alimentarias de las poblaciones futuras requiere suelos sanos, fértiles y productivos para aumentar la productividad agrícola de manera sostenible.

Aprovechando nuestra experiencia como líderes agrícolas globales, estamos fomentando los compromisos para la gestión sostenible del suelo mediante el fortalecimiento de la colaboración público-privada entre industrias, gobiernos, agencias internacionales, asociaciones de agricultores y la sociedad civil. Al hacerlo, podemos aumentar la productividad de los cultivos, la seguridad alimentaria y la sostenibilidad al mismo tiempo que mejoramos la salud y la nutrición a nivel mundial.

Sabemos que la única forma de lograr un desarrollo verdaderamente justo y sostenible es garantizar que las mujeres y los hombres se beneficien por igual de las acciones y compromisos asumidos en esta y en las futuras cumbres.

Es por eso que adoptamos una estrategia de integración de género en toda la agenda del G20, con el fin de tomar medidas activas para impulsar el empoderamiento de las mujeres, eliminar las disparidades de género en el empleo, la ciencia, la tecnología y la educación, y promover una protección sólida contra todas las formas de violencia de género.

Liderar el G20 es la experiencia más desafiante de nuestra historia reciente. Como país multicultural en desarrollo, Argentina se encuentra en una posición única para servir de puente entre el mundo desarrollado y el mundo en desarrollo, y confiamos en nuestra capacidad para generar consenso e impulsar acciones para las generaciones futuras.

Estamos trabajando arduamente para fortalecer los cimientos sobre los cuales se construye un país confiable y productivo, y creemos firmemente que un futuro prometedor está en una creciente integración y asociación en todo el mundo.

El consenso no siempre está asegurado, pero para eso se creó el G20. Cuando nos reunamos en Buenos Aires, habrán pasado 10 años desde la primera Cumbre de Líderes. Desde entonces, este foro global ha demostrado su valor al fomentar un diálogo constructivo y reforzar la economía global en tiempos de necesidad.

Ahora es nuestro momento para demostrar que vale la pena.

La columna fue publicada originalmente en el Buenos Aires Times. 

Redacción

Daniel MAKENA. Jefe de Redacción

Te puede interesar