EL ORO EN MANOS DE PIRATAS

EDITORIAL Por
Argentina mandó su oro a Inglaterra, bajo argumentos dudosos. Venezuela hizo lo mismo y ahora no se lo quieren devolver. ¿Cuándo iremos a aprender cómo son las cosas?
364581_1

Isaias Abrutzky Isaías ABRUTZKY / Especial para R24N

Hace algo más de un año, el gobierno argentino decidió enviar sus reservas de oro -once toneladas- valuadas en ese entonces en 462 millones de dólares, a Inglaterra.


Fue Federico Sturzenegger, en el momento a cargo de la autoridad monetaria, quien tomó la decisión de expatriar esos lingotes para buscar sacarles algún provecho, ya sea a través de alquiler o inversión.


Como al pasar, la noticia, firmada por Marcela Pagano y publicada en Clarín el 23 de septiembre del año pasado, acotaba que “Asimismo, en un futuro las reservas en metal fuera del país  podrían servirle al Gobierno como garantía exprés a cambio de un préstamo internacional”.


La frutilla del postre fue poner en duda la calidad del metal, adquirido cuando administraba la entidad Mercedes Marcó del Pont, aunque terminó aclarando que la inquietud “fue tema de conversación entre Sturzenegger y el presidente del banco suizo UBS durante el último Foro de Davos. El jefe del BCRA  consiguió que el ejecutivo tome las barras argentinas y les coloque el "sello de calidad". Insidioso doblete: desprestigiar a la funcionaria kirchnerista y a la vez asignarle el mérito del reconocimiento al macrista: el oro era bueno.


Tal vez alguien pueda bucear en las cuentas del Central y determinar si hubo alguna ganancia debido a ese oro, pero lo cierto es que el traslado, para el que se requerían dos vuelos especiales, costaba 140 mil dólares, mientras que usualmente por este tipo de operaciones hay que pagar comisiones y otras expensas.


Pero toda esta historia viene a cuento porque Venezuela también tiene una cantidad similar de oro en Londres,  y decidió repatriarla. La noticia ahora es que el Banco de Inglaterra se niega a devolverlo porque no sabe qué van a hacer los venezolanos con esos valores.


La noticia de RT News -citando reportes del Times- del  viernes pasado, dice que el Banco de Inglaterra (BoE), se niega a liberar alrededor de US$ 550 millones en oro de propiedad de Venezuela para ser enviado nuevamente a ese país debido a la “creciente incerteza acerca de las intenciones de Caracas respecto de las barras de oro”. De acuerdo al periódico y sin cita de fuentes “hay preocupaciones en el sentido de que el señor Maduro puede apoderarse del oro, que es propiedad del Estado, y venderlo para su ganancia personal”.


Por insólito que parezca, si uno pide lo suyo pueden no dárselo porque no saben qué va a hacer con ello. Sería bueno que las actuales autoridades de nuestro Banco Central vean si pueden recuperar el oro, por aquello de que cuando las barbas de tu vecino veas cortar...

Te puede interesar