"Pesadilla autoahorro": le subieron la cuota 98% y destina un tercio del sueldo por un 0 km que aún no tiene

ECONOMÍA Por
Por la devaluación, un docente de Laferrere pasó de pagar 5 mil a 9.300 pesos por mes. Los casos así se multiplican: estiman que una de cada cuatro personas en planes de compra de automóviles tiene problemas para hacerle frente a las cuotas
PLANES DE AHORRO

"Fue el peor error de mi vida, lo juro por mi vieja que es lo más sagrado que tengo. Cometí muchos errores pero nada como esto", dijo a Infobae Maximiliano Barrios, un joven docente de Laferrere, para describir la angustia con la que vive desde hace algunos meses después de que la cuota del plan de autoahorro, con el que quiso cumplir su sueño de tener un 0 km, comenzó a tener aumentos que llegaron al 98 por ciento tras la disparada del dólar que ubicó a la divisa norteamericana en el orden de los 40 pesos.

Todo comenzó después de mitad de año de 2015, cuando Maximiliano accedió a un plan para comprar en muchas cuotas un Volkswagen Up. El acuerdo que firmó estipulaba un pago inicial de 1200 pesos que cambiaría en la medida que se modificara el precio móvil del modelo. Según la proyección que le hicieron en la concesionaria, el máximo sería de 3300 pesos. Pero con el correr del tiempo y por los vaivenes de la economía, la cuota llegó a subirle hasta los 5.000 pesos, un monto al que pudo hacerle frente con esfuerzo pero sin imaginarse que este año todo se iba a salir de control.

Como le ocurre a Maximiliano, los casos de cuotas imposibles de pagar en planes para acceder a automóviles cero kilómetro se multiplicaron. Según cifras recientes, una de cada cuatro personas que utilizan este método de compra tiene problemas para abonar las cuotas.

El plan de autoahorro consiste básicamente en abonar por un vehículo durante siete años, en cuotas variables que se calculan al dividir por 84 meses el valor actualizado del 0 km. El esquema se hace en grupos de 168 compradores y se entregan dos unidades cada 30 días: uno por sorteo y otro por licitación (este último consiste en ofrecer un determinado número de pagos por adelantado). La otra forma de obtener finalmente el auto es esperar y cancelar las 84 cuotas.
 
En definitiva, un mecanismo que funciona correctamente en tiempos de estabilidad económica pero que en este 2018 parece haber colapsado. Los automóviles nuevos acumulan aumentos del 60 al 80 por ciento producto de una devaluación que dejó contra las cuerdas a miles de ahorristas como Maximiliano y que disparó las quejas en asociaciones de consumidores.

En un corto lapso, la cuota mensual del plan al que adhirió el docente pasó a costar 8 mil pesos en septiembre y saltó hasta los 9900 en octubre. "Yo dicto clases en una escuela católica y en una pública. Trabajo muchas horas y no llego a los 30 mil pesos. Tuve apenas un 15% de aumento este año. Me debitan automáticamente un tercio de lo que gano por un auto que no tengo", contó el joven de 30 años. "En aquel momento tuve la calentura por el auto y hoy me arrepiento", recordó con bronca.

Como si los problemas del docente fueran pocos, hay algunos detalles del acuerdo que firmó que oscurecen aún más la historia. En la mayoría de los planes autoahorro, las concesionarias solo aceptan que sean aplicados a los vehículos base, no a versiones premium, como el que quería Maximiliano. En esos casos, los clientes deben anotarse en un plan que corresponda a una versión del vehículo superior en el escalafón. Es decir, comenzó a pagar por un auto de mejores prestaciones al que supuestamente le van a terminar entregando. "En ese tiempo el UP High salía 160 mil, y la (camioneta Volkswagen) Saveiro base salía 175 mil. Me tuve que anotar en ese plan para poder acceder al que yo quería", explicó.

La situación del maestro es apremiante. Su papá trabaja como obrero en una fábrica que por la crisis económica tuvo que suspenderlo, su mamá es peluquera.

Ya el año pasado, cuando aún no le había estallado el problema, el docente se acercó a la agencia para venderles el plan y dar por terminado el proceso para adquirir el vehículo. Le ofrecieron una cifra muy por debajo de lo que viene desembolsando desde 2014. "Me dieron la opción de licitar pero me pedían 90 mil pesos para hacerlo. ¿De dónde saco esa plata?", lamentó.

Las opciones que le quedan no son muchas y recién va por la cuota 38: "Supuestamente es un ahorro forzoso pero para mí es una pérdida. Cuando entré, el auto costaba $160.000 y el valor hoy es de 558.000 pesos. Yo ya me imaginaba que este año, después de que firmaron el acuerdo con el FMI, iba a pasar algo. Si yo dejo de pagar ahora, me devuelven cuando se concreten los 84 meses", añadió. Esto supone que para 2022 recuperará unos 220 mil pesos. "Yo hasta 10.500 por mes voy a pagar. No quiero perder el auto pero si se va a más, voy a la sede central a vender el plan", finalizó Barrios. Hoy está al límite de darse por vencido.

Caída de los "autoahorro" y dónde pedir ayuda

El caso del docente de Laferrere es uno más de una larga lista de suscriptores que están atrapados en planes cada vez más impagables. Cifras del mercado sostienen que por lo menos uno de cada cuatro tienen problemas para hacerle frente a la obligación de pagar mes a mes. Pero este año se agravó.

Las consultas de damnificados se multiplicaron, especialmente después de la devaluación. "En el universo de los que tienen planes de ahorro estamos teniendo quejas más allá de lo normal. Mes a mes van quejándose por el aumento de la cuota", reveló a Infobae, Osvaldo Riopedre, abogado de la Asociación de Defensa de los Consumidores y Usuarios de la Argentina (Adecua).

De acuerdo con el experto, hay cuotas que subieron entre un 70% y un 80%, incluso de un mes al otro. "Hay gente que pagaba 5 mil y le empezaron a llegar cuotas de 9 mil. Tengo el caso de una persona que le saltó de 3 mil a 12 mil pesos y ya no pueden cumplir más", reveló Riopedre. "Se ha incrementado notablemente el nivel de denuncia y la imposibilidad de pagar", resaltó. Muchos, de hecho, están optando por cancelar el plan aunque eso les implique perder dinero.

El abogado aprovechó también para criticar a las concesionarias y la forma en la que ofrecen este tipo de planes. Dejó entrever que en muchas oportunidades se trata de un engaño al usuario. "Lo primero que hacen es poner a una modelito muy linda para vender. Una chica que no sabe nada del contrato ni le explica a los clientes en qué consiste el plan", dijo.

Por eso, en ese sentido aconsejó a aquellos que se vean en esta situación que acudan a las asociaciones de consumidores o directamente a la Inspección General de Justicia (IGJ), que  es el organismo con la potestad para intervenir en caso de alguna irregularidad. "Nosotros vamos a pedir una audiencia con la IGJ. Tienen que intervenir para tratar de encontrarle una solución a este problema", sostuvo el abogado. "Le pedimos a la gente que denuncie. Que se acerque", pidió Riopedre.

Si bien el problema de los deudores se acrecentó este año dramáticamente, la devaluación del peso y la crisis económica en general trajeron consigo al mismo tiempo una caída de los planes de autoahorro. Según cifras de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), desde este año comenzó a verse una fuerte caída del impacto de estos esquemas en el mercado automotriz en general.

En junio, antes de la disparada del dólar, esta modalidad representaba el 32,5% de las ventas. Dos meses después, ese número se ubicó en 30,8% y advierten que podría seguir cayendo. De hecho, si se compara septiembre de 2017 con el mismo mes de este año, el desplome de los planes fue del 50,1 por ciento. Desde Acara aclararon a  Infobae que ese descenso se explica por diversos factores y no únicamente por la devaluación y el aumento de las cuotas mensuales.

 

 

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar