Tres motivos por los que Argentina se encamina al default

ECONOMÍA Por
El mercado está asustado con lo que pueda suceder una vez que se acabe el dinero que prestó el FMI
AxUvFh05d_930x525__1

El mercado no tiene la menor idea de lo que pueda suceder a partir del 2020. Es por eso que los rendimientos de los bonos que vencen en 2019 están en la zona del 5% y todos los que vencen después del 2020, están en torno al 10%. Puesto de otro modo, el mercado está asustado con lo que pueda suceder una vez que se acabe el dinero que prestó el FMI.

Vemos tres motivos bien claros por los que Argentina se encamina al default:

(1) Argentina no puede crecer con este nivel de impuestos. Y si no se crece, no hay forma de generar el superávit primario del 2%-4% para que sea creíble que el país va a poder repagar su deuda.

(2) La clase política no está dispuesta a realizar las reformas de fondo que permitan que se genere ese superávit primario para que alguien esté dispuesto a volver a prestarle a la Argentina. En orden de importancia, estas reformas son: previsional, laboral e impositiva.

(3) Vamos en dirección a una nueva crisis crediticia (credit crunch) global. En el 2020, cuando se haya terminado el dinero del FMI, el mercado de crédito va a estar en pésimas condiciones y probablemente no haya dinero para casi nadie.

Tristemente, a tres años de la salida del default incurrido en 2001, nos encontramos a la espera del "remake" de la misma película de terror. Argentina repite la historia: gasto desmedido que no se cubre ni siquiera con presión fiscal récord y que se termina de cubrir con deuda.

El viernes pasado, los datos de empleo de los EEUU mostraron una fuerte suba de salarios del 3%, lo que garantiza que la Reserva Federal continuará subiendo las tasas de interés. La tasa del bono a 10 años de los EEUU acusó recibo automáticamente de este hecho y confirma que la tendencia alcista de tasas continuará en lo inmediato.

En este contexto, la deuda argentina comienza a verse como insostenible. Con una deuda pública de un 77% del PBI (75% en moneda extranjera), y serias dificultades para generar ingresos fiscales, Argentina queda sujeta exclusivamente al financiamiento.

Hoy estamos en valores de deuda respecto al PIB muy similares a los que teníamos entre 2005 y 2006, pero con una particularidad adicional: hay más concentración en moneda extranjera que en aquel entonces. Con una sostenida apreciación mundial del dólar, nuestro nivel de exposición se verá aún más agravado.

No sorprende que el Gobierno vaya a intentar atrasar nuevamente el tipo de cambio para forzar artificialmente a que este ratio caiga. De acuerdo al Presupuesto previsto para el año próximo, los intereses representan el 3,3% del PBI para 2019, unos u$s 14.100 millones.

Pero también habría que sumarle los intereses que deberá pagar el BCRA por la gigantesca masa de títulos que emitió para controlar la base monetaria y el tipo de cambio. Estos intereses adicionales suman u$s 21.000 millones, un 5% del PBI.

De esta manera el déficit consolidado del sector público, se ubicaría en el orden del 8,3% del PBI para 2019, una cifra abrumadora. Entonces, cabe preguntarnos: ¿cómo va a financiar Argentina este enorme agujero negro?

Podríamos suponer que el BCRA conseguirá ir bajando las tasas de interés, pero eso difícilmente dejaría la deuda por intereses del Tesoro y del BCRA por debajo de 5% del PBI. En esa situación tan débil, nos debemos asomar a lo que está sucediendo con la deuda corporativa de los EEUU.

El preocupante crecimiento de la deuda BBB en los EEUU, nos muestra solamente uno de los sectores (sector corporativo de los EEUU) en los que se ha abusado de la política de tasas en 0% impulsada por los principales bancos centrales del mundo.

Pero ha habido abusos en sectores corporativos de China, en deuda soberana de países como Argentina, Brasil, Turquía y Sudáfrica, en deuda financiera de bancos italianos, en deuda hipotecaria de Australia y Nueva Zelanda y tantos otros. El virus de la tasa 0% durante una década ha infectado todo el sistema financiero internacional. Y la Argentina intentará que le presten (aún más) cuando se esté desmoronando esa casa de naipes.

Quizá con reformas de fondo, Argentina conseguirá refinanciación. Pero ni aun así, está claro que lo vaya a lograr.

Miguel BOGGIANO es Ceo de Carta Financiera

Fuente: Ámbito

Te puede interesar