Ocho gobernadores del PJ van por su reelección y se desmarcan de la presidencial

POLÍTICA Por
En esa línea, avanzan Bordet, Manzur, Uñac, Peppo, Schiaretti, Bertone, Corpacci y Arcioni. Se podría sumar Rodríguez Saá.
GOBERNADORES

El método es idéntico: jugarse a la reelección y hacerlo en fecha propia. Ocho gobernadores del PJ proyectar el mismo movimiento para retener sus provincias y, con ese objetivo, despegarán la elección local de la presidencial.

El entrerriano Gustavo Bordet confirmó el jueves pasado que irá por su reelección y diez días antes lo hizo el tucumano Juan Manzur, con lo que precipitó una tirria con su ex socio José Alperovich.

El 17-O, el sanjuanino Sergio Uñac le dijo a sus militantes que buscará otro mandato y que se preparen para elecciones anticipadas en la provincia, variable que pergeñó hace seis meses al cambiar el código electoral de San Juan. Bordet y Manzur se encaminan, también, hacia el desdoblamiento de sus pulseos de entre casa.

Se trata de factores vinculados. Separar la elección local, mejora sus chances por el deterioro de Cambiemos pero, sobre todo, les permite esquivar la incierta riña interperonista por la presidencial donde luce ripiosa la posible unidad entre Cristina de Kirchner y el peronismo no K.

Al igual que Bordet, Manzur y Uñac, otros cinco peronistas tienen ese esquema en mente. El "sálvese quien pueda" es el recurso para defender sus territorios pero supone una mala señal en el ajedrez nacional. 

Juan Schiaretti (Córdoba), Domingo Peppo (Chaco), Lucía Corpacci (Catamarca), Rosana Bertone y y Mariano Arcioni (Chubut) abrazan el formato. Sin que lo hayan dicho en voz alta, mientras alguno juega al misterio, los cinco pusieron el chip de la reelección.

El número puede ser mayor: otro jefe del PJ, el puntano Alberto Rodríguez Saá, podría sumarse al modelo reelección-fecha propia. Aunque se perfiló para la presidencial, el gobernador de San Luis ahora volvió a mirar la butaca local que quiere Adolfo, su hermano.

En tanto, Juan Manuel Urtubey (Salta) y el riojano Sergio Casas no pueden reelegir mientras que Gildo Insfrán (Formosa) y Alicia Kirchner (Santa Cruz), buscarán otro mandato pero en la misma fecha que la nacional.

El caso de Carlos Verna es de otra naturaleza. El pampeano se movía con el foco en reelegir y blanqueó la intención de separar la votación pero se le detectó una enfermedad que lo obliga a un tratamiento intenso y dejó en stand by sus planes políticos.

La fragmentación del calendario se perfila tóxica para la presidencial del PJ. No para todos: el adelantamiento de San Juan, es visto por como una jugada para que Uñac tenga un triunfo potente en su provincia y a partir de eso, se pliegue a la grilla presidencial. 

Cambiemos, por su lado, alinea sus territorios. Horacio Rodríguez Larreta impuso un Código Electora que permite unificar la votación porteña con la nacional y María Eugenia Vidal descarta que pueda desdoblar la elección bonaerense.

En las provincias dicen que "separan" para cuidar los territorios y no quedar presos de la pelea nacional. No es garantía: jefes anti K como Schiaretti y Urtubey perdieron en 2017 en parte porque el kircherismo local que presentó listas y les rasguñó votos peronistas.

El cordobés Juan Schiaretti se encamina a la reelección y por tener un sistema electoral local, la boleta única papel, separa "de facto" la votación. "Hay una costumbre de provincializar la elección", dicen en Córdoba.

Lucía Corpacci, en Catamarca, tiene reelecciones indefinidas y podría fijar la fecha de votación para marzo en cuyo caso la primaria provincial sería en el ardiente enero catamarqueño. No descarta suspender "por única vez" las PASO.

En Catamarca, el gastronómico Luis Barrionuevo dijo que quiere volver a ser candidato mientras que Raúl Jalil, intendente de Catamarca capital, sin posibilidad de reelegir en la ciudad, forcejea para meterse en una interna con Corpacci.

Domingo Peppo, que gobierna el Chaco, por ley vota en fecha separada pero tiene abierto el frente interno con Jorge "Coqui" Capitanich, ex jefe de Gabinete de Cristina Kirchner, que es intendente de Resistencia y agita la teoría del retorno.

​La fueguina Rosana Bertone apunta a un segundo mandato y tiene calendario despegado. Luego de la dispersión de 2017, en la que su sector terminó tercero, milita "la unidad grande" en la provincia.

En Chubut, Mariano Arcioni irá por su primer mandato electo -quedó a cargo de la provincia tras la muerte de Mario Das Neves- y convocará a elecciones para junio.

 

 

Con información de www.clarin.com

Te puede interesar