Se desinfla el dólar y crece el riesgo de incubar un nuevo atraso cambiario

ECONOMÍA Por
Es el resultado de una mayor oferta de divisas que rápidamente buscaron capturar el escenario de elevadísimas tasas que propone la restrictiva política monetaria
dolar

Tras un octubre que marcó un marcado retroceso del dólar del 12%, a partir del nuevo duro programa de ¨base monetaria cero¨ del BCRA, los inversores buscan interpretar dicha dinámica dado que resulta clave para la vigencia de las renovadas apuestas hacia el ¨carry-trade¨.

Ocurre que la divisa se desinfló muy rápidamente hasta acercarse a la banda inferior, que actualmente se ubica ya en los $ 35, a raíz de una mayor oferta de divisas que rápidamente buscaron capturar el escenario de elevadísimas tasas que propone la restrictiva política monetaria.

Más allá del circunstancial entusiasmo que podría despertar el haber domado en las últimas semanas las tensiones cambiarias, es importante destacar que atrás de esta evolución se escondió la repentina codicia de algunos operadores que volvieron a desempolvar la bicicleta financiera.

Esta estrategia de desorbitadas tasas que se aplica sobre las Leliq no resulta sustentable para la economía, por lo cual las autoridades monetarias ya han comenzado a convalidar descensos en las últimas jornadas en busca lo antes posible de poder reducir sustancialmente las mismas, en especial una vez que la inflación comience a dar señales de estar aflojando en sus presiones.

Ocurre que se reconoce no sólo que la recesión en marcha se profundiza con esta política de altas tasas en las Leliq, que se trasladan de inmediato por todo el sistema financiero, sino que además una apreciación del peso en el tiempo - combinado con la actual dinámica de la inflación - va incubando en el tiempo otro peligroso atraso del dólar, que detonó hace unos meses en una crisis cambiaria.

A tal efecto, aprovechando el veranito financiero del último mes, luce conveniente que las autoridades apunten a reducir continuamente las tasas próximamente - sobre todo en la medida que haya señales de desaceleración en la inflación - a fin de poder evitar justamente generar renovadas presiones sobre las cuentas externas, que estaban comenzando a mostrar mejoras recientemente.

Adicionalmente, es importante detener el exponencial crecimiento de las Leliq dado que podrían estar convirtiéndose en una nueva bola de nieve, tal como representaron las Lebac a punto de desaparecer, pero en esta oportunidad con riesgos implícitos que serían todavía mayores.

Ello se debe no sólo a que las Leliq tienen un vencimiento a sólo 7 días y tasas sustancialmente superiores, sino que además están encapsulas en el sistema financiero, pero su base de expansión también se está retroalimentando por el crecimiento de los depósitos, lo cual acentúa los desafíos y los desequilibrios que generarían en caso de no frenarse a tiempo esta vertiginosa dinámica.

Ante esta situación, es importante aprovechar la mayor calma de la divisa como una oportunidad para avanzar con la siguiente etapa que consiste en reducir las elevadas tasas sin alterar a la plaza cambiaria, lo cual no implica una constante caída del dólar sino por el contrario un ordenado deslizamiento que no deteriore la competitividad que tan traumáticamente se ha alcanzado.

La implementación de dicha tarea requerirá de extrema precisión en la administración y comunicación para las expectativas de los agentes económicos, ya que debe lograrse sin deteriorar la demanda de dinero, ante la contingencia que siempre representa la constante pulseada ¨súper tasa vs. dólar¨ cuando las apuestas se han armado sobre un ¨carry-trade¨ de perfil sumamente táctico.

Dichas variables financieras no están en equilibrio, ya que las elevadísimas tasas sólo reprimen el reacomodamiento del dólar, por lo cual es necesario no demorar las estrategias que permitan transitar ese delicado equilibrio. Una exitosa implementación reactivaría la confianza inversora y así la demanda de títulos públicos para reducir sustancialmente el riesgo país, lo cual resulta crucial para recuperar el acceso al financiero externo voluntario aprovechando el nuevo acuerdo con el FMI.

Fuente: Ámbito

Te puede interesar