Rodolfo Zenklusen, un vecino para destacar e imitar

LOCALES Por
El Instituto para el Desarrollo Sustentable de la Municipalidad de Rafaela eligió compartir la acción de Rodolfo Zenklusen, licenciado, docente y ex director de la Escuela de La Plaza que lleva donado más de 200 libros a diferentes espacios de lectura.
multimedia.normal.8e0c1ebb0b53e3a1.6e6f726d616c2e6a7067

El Instituto para el Desarrollo Sustentable de la Municipalidad de Rafaela eligió compartir la acción de Rodolfo Zenklusen, licenciado, docente y ex director de la Escuela de La Plaza que lleva donado más de 200 libros a diferentes espacios de lectura.
Como todos los viernes, se busca contar buenas prácticas ambientales que realizan vecinos de nuestra ciudad. Para ello, el Instituto se vale de sus redes sociales, con el objetivo de incentivar a más vecinos a impactar positivamente en el ambiente con pequeñas acciones cotidianas.
Rodolfo, el #VecinoDestacado elegido esta semana, vive en el barrio Sarmiento y es amante de la lectura. Para él, los libros cumplen un rol fundamental en el proceso de aprendizaje de los estudiantes. Lleva donado más de 200 libros que se repartieron entre la repisa académica del IDSR e instituciones educativas.
Recordamos que todos los #VecinosDestacados de los anteriores viernes se pueden encontrar vía Facebook en Instituto para el Desarrollo Sustentable de Rafaela o Instagram @idsr. Si realizás acciones para ayudar al ambiente en tu rutina, acércate a nosotros vía whatsapp al 15507915 o al teléfono 504579.
Rodolfo lleva más de tres décadas dedicadas al servicio docente y, recientemente, se jubiló en sus funciones como profesional. “En esos 30 años de servicio recopilé muchísimos libros de texto. Llegó un momento en que no sabía qué hacer con todos ellos y decidí donarlos”, cuenta. Es docente de Historia, Formación Ética y Ciudadana, Educación Cívica y, fue director de la Escuela de la Plaza. “Siempre usé en todos estos años muchos libros de texto, siempre me encantaron y me resultaron útiles”, comenta Rodolfo. “Fue una buena inversión. Los libros me sirvieron para trabajar en el aula con los chicos, a encontrar distintas opiniones y puntos de vista, y eso es muy importante”, agrega.
Rodolfo cuenta: “Los usos que se le dan a los libros son múltiples: como texto guía, como texto base para contenidos, como fuente para resolver tareas y estudiar. El texto escolar tiene la facultad que supera los límites del recinto educativo porque está al servicio de las familias. Es el medio para los padres de continuar el proceso de aprendizaje de sus hijos en el hogar”.
El vecino resalta que: “Si bien hoy Internet provee muchísima información, es más difícil el acceso al material académico de autor”, explica. “La información que se brinda online a veces es poco confiable y tiene errores. Los estudiantes migran en las páginas y muchas veces no saben quiénes son los autores de los contenidos. Por esto, también es necesario revalorizar al libro como organizador de contenidos y fuente. Además, organiza mejor al alumno al tener índice, número de páginas, nombre de los autores, año, entre otra data que no suele proveer internet”.
“Doné libros de historia, geografía, educación cívica y novelas. Fueron como más de 200 en total. Al Punto Verde Móvil, que también corresponde al IDSR y recorre los barrios, llevé alrededor de 100, luego 70 a la Escuela Dopazo y más de 100 a la repisa académica ubicada en el Pasaje Carcabuey”, dice Rodolfo. 
Para aquellos que, como Rodolfo, desean donar libros pueden hacerlo en el pasaje ubicado entre San Martín y Sarmiento de 7 a 13, de lunes a viernes. Los libros recibidos serán clasificados en función al material de lectura y, posteriormente, donados a instituciones educativas y SAMCOs de la ciudad.

hoy

Con informacipon de La Opinión 

Te puede interesar