Claudio Bonadio define si procesa a los líderes de La Cámpora por los pagos ilegales

CORRUPCIÓN K Por
Larroque, De Pedro y Ottavis podrían ser incluidos como parte de la asociación ilícita por los sobornos.
LA CAMPORA

En la cuenta regresiva, dos de los principales referentes de La Cámpora y un ex integrante de la agrupación, están cerca de obtener el primer procesamiento en la justicia federal. El juez Claudio Bonadio analiza la situación procesal de Andrés Larroque, Eduardo “Wado” de Pedro y de José Ottavis, después de la declaración indagatoria que prestaron hace diez días. El magistrado está en condiciones de decidir si los acusa como miembros de la asociación ilícita en la que Cristina Kirchner quedó procesada como jefa de dicha organización, dedicada desde 2003 a 2015 a la recaudación de fondos ilegales, según determinó la Justicia.

Los dirigentes de la agrupación que conduce Máximo Kirchner están señalados de ser los receptores del dinero que los ex funcionarios cobraban a empresas contratistas del Estado. Tanto José Ottavis, como Andrés Larroque fueron mencionados por Martín Larraburu, ex secretario privado de Juan Manuel Abal Medina. Por su lado, Eduardo “Wado” de Pedro fue señalado por José López, ex secretario de Obras Públicas.

Todos rechazaron las acusaciones en su contra, negaron haber manejado dinero proveniente de las presuntas coimas cobradas a las empresas contratistas del Estado y coincidieron en un argumento: ser víctimas de una “causa armada políticamente”. Ahora, será el juez Bonadio quien decida si las explicaciones brindadas son suficientes para eximirlos de responsabilidades a los líderes de La Cámpora. Según fuentes de la causa, la implicancia en la aplicación de los sobornos cobrados a los empresarios y aplicados a la política, “trascienden los dichos de algunos acusados”. Habría más pruebas en su contra que complicaría su situación judicial.

El magistrado resolverá en los próximos días la situación procesal de los dirigentes políticos por separado de la resolución de los últimos dos empresarios llamados a indagatoria: Paolo Rocca CEO de Techint y Marcelo Mindlin de Pampa Energía y comprador de Iecsa firma que perteneció a Angelo Calcaterra,primo del presidente Mauricio Macri.

El primero que declaró ante la Justicia fue Ottavis. El entonces integrante de La Cámpora fue mencionado por Larraburu en su declaración como “arrepentido” cuando explicó el contenido de dos pendrives que la Policía Federal secuestró en su domicilio, y en cuyo interior se encontraban planillas con gastos de campaña electoral 2013.

Ottavis explicó que la mención que hace Larraburu se debe a la entrega que le hiciera el dirigente Juan Carlos “Chueco” Mazzón destinados a cubrir “gastos de campaña del 2013 en la provincia de Buenos Aires, destinados en su totalidad a la organización de actos proselitistas y propaganda política”.

Después fue el turno de Wado de Pedro uno de los hombres que pisa más fuerte en la agrupación. En el escrito que presentó ante la Justicia, negó haber manejado dinero ilícito. Su nombre aparece en el expediente tras los dichos de José López, el ex secretario de Obras Públicas otro de los imputados colaboradores en la causa.

“En cuanto a lo dicho en relación a La Cámpora, que De Vido me dijo que ‘hiciste bien porque nosotros estamos financiando a De Pedro’. El financiamiento de De Pedro era general no para un distrito en particular. De Vido me dijo que De Pedro tenía más relaciones con la gente de Justicia Legítima”, fue la mención de López.

El diputado nacional indicó que las acusaciones en su contra “no están claras” y desestimó la declaración del ex funcionario K, “otras personas ya se presentaron en el expediente diciendo que los dichos de López eran falsos ”.

Por su lado, Larroque negó cualquier cobro incluso de fondos para campaña electoral y se desligó de la imputación que recae sobre él.

 

 

Con información de www.clarin.com

Te puede interesar