Se encendieron algunas luces de alerta: por qué podría complicarse el camino hacia la baja del dólar

ECONOMÍA Por
En medio del apretón monetario, lo que le queda a la semana será clave para el destino de la cotización de la moneda estadounidense
Monedas-y-Billetes-peso-pesos-plata-dinero-1920-32

El apriete monetario recibió una alerta. En la licitación de Letras de Liquidez (Leliq), los bancos compraron menos títulos de los que vencían y obligaron al Banco Central a expandir el circulante en $13.821 millones.

El problema es que el Banco Central pudo colocar Leliq por $109.520 millones, estirando su pago a 74% anual. En cada una de estas licitaciones, se aumentó la tasa para hacer más tentadores a estos títulos. El lunes estaba en 72%.
El apriete monetario recibió una alerta. En la licitación de Letras de Liquidez (Leliq), los bancos compraron menos títulos de los que vencían y obligaron al Banco Central a expandir el circulante en $13.821 millones.

El problema es que el Banco Central pudo colocar Leliq por $109.520 millones, estirando su pago a 74% anual. En cada una de estas licitaciones, se aumentó la tasa para hacer más tentadores a estos títulos. El lunes estaba en 72%.
El destino de este apretón monetario está atado a la suerte de los plazos fijos en pesos de los bancos que vienen creciendo a un ritmo de entre 2 y 3% mensual. Mientras estos depósitos crezcan, el negocio de las entidades es recolocárselos al Central en forma de Leliq y percibir tasas que ningún privado, salvo los que ocasionalmente tienen sus cuentas corrientes en descubierto, pueden afrontar porque se apresuran a cubrirlo casi al instante vendiendo dólares.

Dólar oscilante y reservas

En esta rueda, el dólar estuvo muy oscilante. En bancos y casas de cambio, comenzó con una fuerte caída que lo llevó a $38,30 y cerró en $38,73. El balance final fue positivo porque representó una caída de 34 centavos respecto al día anterior. El "blue" quedó sin cambios en $38,50. Y ahí está otra de las señale sobre las dificultades que puede tener la divisa para seguir bajando.

En la plaza mayorista, donde no intervino el Banco Nación, se negociaron USD 396 millones, el menor volumen desde que rige esta política monetaria. El dólar "hoy" abrió a $38,20, pero al mediodía acentuó la baja y se operó a $37,52. Aparecieron compradores de oportunidad que elevaron la divisa a $37,70, valor al que terminó el día. Este precio es 40 centavos inferior al de la rueda anterior.


Las reservas aumentaron USD 45 millones a 48.957 millones a pesar de que en el exterior por la caída del oro y la libra esterlina se perdieron USD 14 millones. A Brasil solo se le pagó un millón de dólares para compensar deuda del intercambio comercial.

"El mercado se está ajustando a esta política monetaria. Muchos privados venden dólares para pagar deudas, porque esta tasa es insoportable", dijo Martín Redrado, quien advirtió que "hay planes que funcionan solo en la teoría, porque no enfrentan los imponderables de la realidad. Creo que en algún momento la tendencia se va a revertir y quiero ver como actúa el Banco Central cuando el dólar llegue al techo de la banda algo que puede suceder viendo como está cambiando el escenario en el exterior".

Otro tema que le genera dudas al ex presidente del Banco Central es si este apretón monetario que "hace bajar hoy al dólar, podrá con la inflación y si el dólar seguirá bajando o se disparará al techo cuando intenten bajar las tasas de interés".


Las dudas externas se acentuaron cuando no se cumplió el primer convenio con el FMI. A partir de ese momento, el que dictó las nuevas pautas de ajuste a cambio de más dinero y de adelantos del crédito, fue Alejandro Werner, el director del Departamento del Hemisferio Occidental.

No hubo más remedio que aceptarlas, pero en ese momento no pensaron que habría tropiezos no previstos como la fuerte suba de la tasa de los bonos del Tesoro de Estados Unidos que llegó a 3,16%, el nivel más alto de los últimos 4 años. Esto se debe al derrumbe de los títulos norteamericanos. Las ventas de bonos de Estados Unidos fueron masivas porque los inversores eligieron asumir riesgos en la Bolsa por los números sólidos que muestra la economía norteamericana. Ante esta situación, la Reserva Federal advirtió que no vacilará en subir las tasas para prevenir la inflación. Nadie duda que las tasas norteamericanas volverán a subir en diciembre.

La situación va a incidir desfavorablemente en los países emergentes porque fortalecerá al dólar y encarecerá las deudas.

Los bonos de la Argentina ante esta situación, cedieron hasta 1,50%, pero como el billete bajó más que los títulos, el riesgo país bajó 0,79% a 627 puntos, pero de todas maneras en lo que va de la semana, desde que rige el ajuste, aumentó 5%.


Los inversores saben que los bonos de países emergentes padecerán el éxito de la economía norteamericana que seguirá aspirando los dólares del mundo. Además, la suba del petróleo de 1,57% lo llevó a su valor máximo de los últimos 4 años. Este es un problema para la Argentina que deberá reajustar más los precios de los combustibles y será otro obstáculo para bajar la inflación.

La Bolsa padeció el nuevo escenario y con negocios por $964 millones, el volumen más elevado de la semana, las acciones líderes bajaron 1,62%.


En Wall Street el balance de los ADR's argentinos, certificados de tenencia de acciones que cotizan en dólares, dejó más bajas que alzas. Edenor se derrumbó 5,67%. La suba más importante fue la de Ternium con 2,66%. Esta empresa tiene su central en Texas y la suba del petróleo la beneficia porque está ajena a los avatares de la economía argentina.

Los dos días que restan de la semana serán clave, porque el apretón monetario está mostrando puntos vulnerables y parece difícil que el dólar toque el piso de $34. "Parece más fácil que llegue antes a los cuarenta y cuatro pesos", afirmó un operador.

Fuente: Infobae

Te puede interesar