El Tribunal de la ONU ordena a EE UU paralizar las sanciones a Irán que afectan a los bienes básicos

INTERNACIONALES Por
La Corte Internacional de Justicia exige a Washington que garantice que las medidas no afecten a la seguridad y la salud de la población civil
1538555852_533386_1538558274_noticia_normal

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) ha dado este miércoles la razón a Irán de forma parcial y ha ordenado a Estados Unidos paralizar parte de las sanciones contra Teherán, restablecidas por Washington cuando se retiró del acuerdo nuclear multilateral firmado en 2015.


"La Corte indica, por unanimidad, que Estados Unidos (...) debe, por los medios de su elección, suprimir cualquier obstáculo que pongan las medidas anunciadas el 8 de mayo de 2018 a la libre exportación hacia Irán de medicinas, material médico, productos alimentarios y productos agrícolas", declaró Abdulqawi Ahmed Yusuf, juez presidente de la Corte establecida en La Haya.


Trump anunció en mayo la salida de Estados Unidos del acuerdo nuclear suscrito por las grandes potencias en 2015 con Teherán, centrado en el control de las actividades de desarrollo de armamento atómico. La Administración republicana acabó así con el incipiente proceso de deshielo con el régimen de los ayatolás que había iniciado el anterior Gobierno de Barack Obama. Washington considera que el restablecimiento de las sanciones es necesario para proteger la seguridad nacional. La decisión del mandatario estadounidense abrió una nueva era de inestabilidad en el avispero de Oriente Próximo.

Irán ha aplaudido el fallo de La Haya. Según reza un comunicado del Ministerio de Exteriores iraní, la decisión de la CIJ muestra "la ilegitimidad y crueldad de las sanciones de Estados Unidos contra los ciudadanos" del país.

Las sanciones incluyen el bloqueo de transacciones financieras y de las importaciones de materias primas, además de llevar a cabo medidas penalizadoras sobre las compras en el sector del automóvil y de la aviación comercial. La semana pasada, durante la Asamblea General de la ONU en Nueva York, Hasan Rohaní, presidente de Irán, acusó a Washington de "estrangular" su economía. Por su parte, su homólogo estadounidense calificó al régimen de Teherán como “patrocinador del terrorismo”, y avanzó nuevas sanciones por su carrera nuclear.

Irán basó su denuncia en el Tratado de Amistad, Relaciones Económicas y Derechos Consulares firmado con EE UU en 1955, cuando ambos Estados aún gozaban de buenas relaciones. Las decisiones del más alto tribunal de la ONU son vinculantes e inapelables. Pero la Corte no tiene ningún medio para hacer que se apliquen. Tampoco está claro que los dos países vayan a cumplir con lo que dicten los jueces del tribunal.

Sin embargo, el documento "podría ofrecer a la Corte una base jurídica suficiente para indicar un límite en el derecho internacional a la coacción ejercida por Estados Unidos", señaló Geoff Gordon, investigador especializado en Derecho Internacional en el Instituto Asser, en La Haya, según AFP.

Fuente: El País

Te puede interesar