Un militar argentino estará al frente del proceso de desarme en Mozambique

INTERNACIONALES Por
El grupo cuenta con el patrocinio y respaldo de Suiza, que actúa como país facilitador en el proceso de diálogo con el que Mozambique espera terminar con su guerra civil
MILITAR

Luego de encabezar con éxito la misión de observadores que supervisó el desarme de las FARC en Colombia, el general de brigada Javier Pérez Aquino liderará el proceso de desmovilización de las milicias de Mozambique.

Según informó la Cancillería, el presidente del país africano Filipe Nyusi solicitó formalmente la colaboración de su par argentino Mauricio Macri para que Pérez Aquino pudiera ejercer el rol de director del Grupo de Trabajo Conjunto para la Desmilitarización, Desmovilización y Reinserción de las milicias de la Resistencia Nacional Mozambiqueña (Renamo).

El grupo cuenta con el patrocinio y respaldo de Suiza, que actúa como país facilitador en el proceso de diálogo con el que Mozambique espera terminar con su guerra civil, luego de 26 años. Los miembros del Renamo trabajarán con militares locales y otros expertos internacionales.

Con 58 años y una trayectoria de 36 en las Fuerzas Armadas, Pérez Aquino fue el elegido por las Naciones Unidas para conducir la misión de paz que supervisó el cese de fuego, el fin de las hostilidades y el abandono de las armas en Colombia, tras el acuerdo firmado por las FARC con el gobierno de ese país. Estuvo al frente de 450 observadores que certificaron la entrega de 7132 armas de la mayor guerrilla colombiana.

Egresado del Colegio Militar de la Nación y perteneciente al arma de infantería, es licenciado en Estrategia y Organización y especialista en Conducción y Gestión Estratégica. Fue jefe del Estado Mayor de la Fuerza de Despliegue Rápido del Ejército, director del Centro de Atención a las Emergencias Humanitarias del Estado Mayor Conjunto y comandante de la Brigada de Monte XII de Misiones, entre otras funciones durante su destacada carrera. En 1993 fue observador militar en la Misión de Naciones Unidas para Irak y Kuwait (Unikom).

"La única forma de llevar adelante una tarea como éstas es con una buena capacitación y una muy buena selección de la gente, fundamentalmente. Por ejemplo, en el gobierno de Colombia se trató de elegir gente que no tuviera hechos dudosos, por un lado, y que tampoco tuviera familiares víctimas del conflicto ni que hubieran vivido hechos traumáticos, como por ejemplo, que le hubieran matado un compañero al lado de él. Creo que la capacitación y la selección han sido las claves", contó a la revista DEF a principio de año acerca de su experiencia en Colombia.

Cuando le preguntaron cuál es la clave de la buena reputación de los argentinos en las misiones de paz, contestó:"La educación, la capacidad de adaptación y el respeto. Esas son las claves del éxito. Los observadores argentinos son muy profesionales, con una capacidad increíble para respetar a la gente. Uno lo ve en el trato diario. Son gente querible. Siempre describo el trato en mi oficina, los argentinos tratan con cariño y respeto a todos.La participación de la Argentina demostró el liderazgo de nuestro país y el compromiso del gobierno argentino con el proceso de paz".

 

 

Con información de www.noticiasdebariloche.com.ar

Te puede interesar