Piden la colaboración de Gran Bretaña para esclarecer la muerte de una turista en Buenos Aires

Once años después, empieza a reactivarse la investigación por el trágico final de la británica Laura Hill en San Telmo.
SkrFz2l_z_930x525__1

Cuando la asistente dental británica Laura Hilll (25) apareció muerta en Buenos Aires, el 1° de octubre de 2007, su familia aún no sabía que formaba parte de una banda de tráfico de drogas. Pero siempre cuestionó lo que le decían desde la Argentina: que había sufrido una muerte “dudosa” en un departamento en San Telmo. Ahora podrían empezar a tener respuestas. Y con ayuda de su propio país: fiscales argentinos enviaron exhortos a Gran Bretaña para pedir colaboración oficial en la investigación.

Alison Hill, la madre de Laura, comenzó desde Gran Bretaña a reconstruir el caso hasta transformarse en una verdadera detective. Habló uno a uno con los miembros de la banda de narcos detenidos en distintas cárceles del Reino Unido, insistió ante las autoridades, contactó a la Embajada Británica y a su Cancillería, sin ser escuchada como quería. Rogó sin suerte que la morgue argentina le devolviera todos los órganos de su hija, tradujo documentos, visitó cárceles y policías. Su familia fue arrasada por la tragedia: su hijo se suicidó y su marido entró en una depresión profunda.

Hoy, once años después, la Justicia argentina reivindicó la misión de esta mamá desesperada. El fiscal porteño Daniel Pablovsky ha decidido reabrir ahora la causa por "muerte dudosa" y volver a investigarla, junto al fiscal de narcocriminalidad Diego Iglesias. Buscan confirmar si Laura fue asesinada y si sufrió una sobredosis de cocaína de manera forzada. El móvil habría sido el hecho de que la joven hizo fracasar una millonaria operación de tráfico de cocaína desde Argentina.

Hay evidencias que conducen a esta hipótesis. En la banda estaban involucrados colombianos, británicos, venezolanos y “mulas” de Europa del Este. Algunos fueron detenidos, otros fueron liberados y otros están prófugos. Todos traficaban la droga a Gran Bretaña y Holanda.

Los exhortos han sido enviados por el fiscal argentino al Ministerio del Interior británico, que ha prometido su colaboración, aunque aún no se concreta. La Policía de Lancashire y Sussex podría participar en la investigación de esta banda internacional y sus vínculos con Argentina si el Gobierno Británico acepta poner en marcha un convenio bilateral por narcotráfico que ya existe.

Ese convenio sobre mutua asistencia judicial contra el tráfico ilícito de drogas fue firmado el 27 de agosto de 1991.

Tras la redacción de los exhortos, Clarín dialogó con el fiscal Daniel Pablovsky.

-¿Doctor, por qué usted decidió abrir la causa de Laura Hill después de tantos años?

-Yo estoy de manera interina en esta Fiscalía. Pero cuando yo recibo la presentación del doctor Monner Sans, ahí pido la causa. Empiezo a mirarla y advierto que había razones mínimas y suficientes para reabrir la investigación. Junto a ello también se contacta conmigo el doctor Diego Iglesias, que es quien está a cargo de la Procuraduría que tiene que ver con Narcocriminalidad, con quien converso. Luego él también me presenta un escrito muy detallado de lo que él había investigado. Con todo esto decidí empezar una investigación. Si bien hoy sigue siendo "muerte dudosa", estamos ante la posibilidad de que puede haber ocurrido una situación diferente.

-Hay evidencia de muerte dudosa pero ¿usted cree que finalmente es una causa que puede ser caratulada como asesinato?

-Sería homicidio. Es posible porque estoy trabajando intensamente en la reconstrucción de lo que es siempre un hecho penal. Siempre tengo el compromiso en la investigación de no aplicar criterios burocráticos sino criterios flexibles, dinámicos. El objetivo es tratar de evitar cualquier tipo de impunidad. Y además, como he visto el interés y la insistencia razonable de los familiares, tratar de darles algún tipo de respuesta.

-¿Usted cree que esta causa fue deliberadamente mal investigada o no investigada porque era una turista extranjera, sin familia, donde nadie reclamaba, donde nadie se presentó como querellante?

-Yo no puedo afirmar que esto ha sido así porque, de alguna manera, desde el punto de vista técnico se realizaron una serie de medidas que son las habituales. No hay una atención diferenciada porque era una turista extranjera. Esto no aparece en ningún lugar. Lo único que, a veces en las investigaciones, no se recibe la información suficiente por parte de la Policía y, a veces, las investigaciones pueden tener algún tipo de ocultamiento o desviación. Máxime si podemos tener presente que hay una relación vinculada con el tráfico ilícito de estupefacientes. Esto me impulsó a reabrir la investigación y a designar a un comisario para que concentre toda la investigación en un trabajo interactivo conmigo, que dirijo la investigación jurídicamente. Tratar de ver qué es lo que podemos encontrar en base a los elementos aportados por la familia y a los elementos que surgen del expediente. Y también en base a los elementos que puedan encontrarse ahora, aún con las dificultades que significa una investigación de un hecho que ocurrió hace más de una década.

-Laura Hill pertenecía a una banda de tráfico de drogas. Su familia británica lo admite. Ellos no tenían la menor idea que su hija formaba parte de esto. ¿Cómo se reconstruye un crimen cuando pasaron tantos años?

-Justamente la investigación es una reconstrucción de la historia. Y para la reconstrucción de la historia hay que planificar una hipótesis delictiva en una investigación práctica, abierta, flexible, creativa. En esta planificación hay que encontrar una hipótesis delictiva. Hay algunas hipótesis, yo estoy esbozando hipótesis. Pero estas deben adaptarse a los hechos que puedo probar. Esta es la situación de un expediente en una investigación. No es suficiente con que yo pueda tener una hipótesis si no tengo elementos que me permitan acreditar. En esto los hechos deben deducirse, confirmando o descartando, con los datos de la realidad de la historia. La realidad pasada y la realidad presente. En los hechos están los indicios, que son elementos a tener en cuenta y las pruebas obtenidas. Esto es lo que yo en este momento estoy trabajando. Por eso he decidido convocar a especialistas, tanto en cuanto a un estudio profundo y retrospectivo psicobiográfico de Laura Hill y para hacer un profundo análisis tóxico-biológico respecto de los restos de ella.

-¿Usted tiene una hipótesis sobre lo que pasó, sobre la que está trabajando, que quiera explicar?

-Como son hipótesis preferiría no avanzar. Lo que sí tengo en cuenta es que hay una banda de narcotraficantes que estuvo trabajando, investigada por el Juzgado Federal de Lomas de Zamora. Después tengo también esta información, acercada por la familia, de la relación con la causa de la "Operación Greengage" (el expediente narco en Europa), donde hay nombres que se relacionan con los elementos que tengo en la causa. O sea que en esto también estoy trabajando con el fiscal Iglesias.

-¿Son causas que se pueden enlazar?

Si, por supuesto, ninguna duda. Y esto es lo que se llama las pruebas compuestas, donde algunos indicios luego son válidos, y luego permiten determinar la posibilidad de una prueba. Eso también me permite llegar a poder determinar alguna persona imputada. Estoy justamente con estos temas: una persona imputada en base a una mecánica que estuve elaborando, en base justamente a todos estos elementos probatorios.Yo recibí informaciones de testigos que no habían declarado. Luego, ello me motivó a realizar un allanamiento y unas pruebas de luminol para afirmar o descartar la existencia de sangre en el lugar. Las declaraciones de algunos policías que han intervenido al momento del hecho, y después también una serie de elementos, donde solicito información -al margen del exhorto internacional al Reino Unido e Irlanda del Norte- para la declaración de los policías que habían intervenido allá y otra serie de elementos también. Información sobre otras personas que participaban en todas estas operaciones en otras partes del mundo.

-¿Usted también allanó el departamento donde estuvo la última noche Laura, en el mismo edificio donde murió?

-El departamento no. El allanamiento tiene que ser algo para buscar en concreto algo preciso. El allanamiento que hice fue al edificio, buscando como le dije antes algunos restos de sangre o alguna otra cuestión que podía aparecer, tanto en el suelo como en las puertas. No está descartada ninguna otra medida.

-¿Ha pedido la colaboración del gobierno británico y del gobierno holandés para acceder a las investigaciones de la Policía que investigó a esta banda en la que estaba involucrada Laura?

-Sí, estamos en eso. Con un exhorto a Londres y con colaboración de Interpol estoy buscando otra información.

-La familia cree, después de mucho investigar, que Laura murió por sobredosis, que fue forzada a tomar la droga. Y que luego la mataron. ¿Usted tiene alguna evidencia de eso?

La base son las operaciones técnicas realizadas sobre el cuerpo de Laura. Si ha faltado algo, eso es lo que estoy ahora determinando justamente. Porque el ingreso de estupefacientes puede ser por distintas vías en el cuerpo de las personas. Y hay algunas vías donde no se metabolizan porque es una cantidad importante. Estas son hipótesis que sería muy aventurado todavía afirmar. Imagínese que estoy juntando toda la información para después sacar conclusiones. Sí podemos decir que estamos haciendo la mayor cantidad de esfuerzos, con los apoyos tecnológicos que tengamos, para poder llegar a una conclusión de una manera que dé alguna otra respuesta. Si no se llega, nosotros, los fiscales, no podemos asegurar resultados. Pero a veces es cuestión de insistir y tratar de jugar con la causalidad y con la casualidad.

-La familia afirma que los órganos de Laura quedaron en Buenos Aires, o por lo menos nunca llegaron a Gran Bretaña con el cuerpo de Laura ni después, cuando ellos lo reclamaron. ¿Usted tiene idea de donde están y dónde quedaron?

-En base a esta información yo he solicitado a la morgue que busque qué es lo que envió, qué es lo que no envió, qué es lo que tienen todavía, dentro del contexto de investigaciones que estoy realizando.

-Hay gente detenida de la banda a la que pertenecia Laura. Fueron condenados por tráfico de drogas en Gran Bretaña, después de haber sido detenidos junto con Laura inicialmente. Primero en Amsterdam y después en Gran Bretaña. ¿Usted va a pedir la extradición de estos miembros de la banda? ¿Va a pedir que sean interrogados por la Policía británica?

-No, ya está eso solicitado en el exhorto. En el exhorto, entre la cantidad de medidas que he solicitado, estoy solicitando algunas declaraciones. Todavía no hay elementos para pedir una extradición.

-¿Usted considera que se puede trabajar en colaboración, la Policía argentina, la Policía de Lancashire, la Policía de Sussex en este caso, todos juntos? Porque ellos consideran que si ustedes no los invitan a trabajar, ellos no pueden ir a la Argentina a trabajar.

-Primero yo tengo que incorporar las pruebas que he solicitado y luego evidentemente, un trabajo conjunto me parece bueno, en la medida de que cada uno puede aportar lo suyo desde su lugar. En ese aspecto no encuentro dificultad, si es que ellos tienen interés y de buena manera se contactan con el comisario que esta interviniendo en esta investigación. Evidentemente en estos pocos meses he desarrollado un gran abanico de medidas. Algunas que me permitieron afirmar algunas cuestiones. Otras que me permitieron descartar otras y seguiremos avanzando. Mientras yo esté a cargo de esta fiscalía, yo voy a seguir trabajando con esta intensidad que le imprimo siempre a los casos como estos.

Fuente: clarin

 

Ana Cohen

Redacción

Te puede interesar