Más cerca de la vacuna contra el acné

SALUD Por
Un equipo internacional de dermatólogos ensaya con éxito una terapia preventiva contra esta afección de la piel
acne_2

El acné puede ser una tortura. Esta dolencia dermatológica se da sobre todo en laadolescencia (principalmente entre los 15 y los 19 años), en plena formación de la personalidad, y a veces lleva a quienes lo padecen a graves problemas de autoestima y un retraimiento muy perjudicial para su desarrollo como adultos. Además, puede dejar cicatrices para toda la vida. 

Millones de personas que han tenido y tienen acné (no es infrecuente que se prolongue en la segunda y la tercera décadas de vida) acogerían con alivio la creación de una vacuna contra los granos, algo que está más cerca gracias a un trabajo de dermatólogos y otros especialistas médicos de la Universidad de California en San Diego y la Universidad Nacional Central de Taiwán, que acaba de ser publicado en la revista Journal of Investigative Dermatology. 

Estos investigadores han demostrado por primera vez que el uso de anticuerpos contra una toxina producida por las bacterias ligadas al acné vulgar puede reducir la inflamación de las lesiones propias de esta dolencia. Es el primer paso para el desarrollo de una vacuna efectiva. 

¿Hacia el fin de los granos?

La bacteria Propionibacterium acnes (P. acnes) protagoniza esta historia. Se encuentra en la piel, pero en el caso de las personas con acné en un número mucho mayor que la media. Actúa sobre el sebo y al hacerlo produce ácidos grasos que son los principales responsables de las poco estéticas inflamaciones a las que llamamos granos, que afectan a un 80 % de la población en algún momento de su vida.

La vacuna a la que nos referimos neutraliza las toxinas secretadas por P. acnes, que resultan clave para producir la inflamación. Aplicarla preventivamente podría prevenir la aparición del acné, y las pruebas son muy esperanzadoras. Un ensayo con ratones y células humanas ha demostrado que la vacuna reduce la respuesta inflamatoria a la toxina.

Chun-Ming Huan, dermatólogo de la Universidad de California en San Diego y líder de la investigación, señala que “los actuales tratamientos contra el acné no son lo suficientemente eficaces”. Además, pueden ser demasiado agresivos o molestos. A menudo implican la toma de antibióticos y tratamientos hormonales, y la aplicación de cremas y productos sobre la piel exige mucha constancia y un gasto elevado. “Necesitamos terapias nuevas, seguras y efectivas”, dice este especialista.

Con información de www.muyinteresante.es

Te puede interesar