El Gobierno baraja la posibilidad de implementar una "tarifa plana" para el gas en 2019

ECONOMÍA Por
El Gobierno estudia una modificación en las boletas de gas de cara al próximo invierno.
TARIFA PLANA DE GAS

Aunque está puliendo los detalles, el concepto que manejan en la secretaría de Energía -encabezada por
Javier Iguacel- es de "factura previsible". El Poder Ejecutivo examina alguna variación de tarifa "plana".

La tarifa "plana" implica el mismo nivel de pagos todos los bimestres, pero eso no es exactamente lo que el Gobierno tiene en carpeta. La idea es que las facturas sean más parejas durante todo el año, que no haya un salto tan significativo entre verano e invierno. De todas formas, habrá cierto peso de la estacionalidad. En los meses de frío, cuando los hogares piden más gas, las boletas seguirán siendo algo más elevadas.

Las distribuidoras de gas ya solicitaron un esquema de esta naturaleza en varias de las audiencias públicas. Consideran que es viable y que sería de mejor aceptación por parte de los hogares. Iguacel parece dispuesto a aceptar esa sugerencia.

Hasta los propios funcionarios admiten que les cuesta saber qué importe tendrán sus facturas. En el verano son bajas, pero en invierno trepan entre 5 y 10 veces, dependiendo del frío. "Por eso, la idea es que la gente pueda saber cuánto va a pagar en los próximos bimestres con cierta antelación, como para ir planificando", detallaron fuentes oficiales que denominan el proceso como "factura previsible".

Desde la quita de subsidios, que comenzó a aplicarse en octubre de 2016, el peso de los servicios dentro del gasto de los hogares fue subiendo. Recién por estos años se equipara con el promedio de los 90, después de la distorsión kirchnerista.

Aunque las facturas altas pegan en todos los segmentos, las categorías R3 (en general, se trata de casas o departamentos de tres ambientes) son las más afectadas en el invierno. Allí, las boletas pueden superar los $ 2.000 en estos meses. Dependiendo de la zona de distribución, pueden llegar a representar casi un tercio del número de clientes, como sucede en varios barrios de la ciudad de Buenos Aires y el Conurbano.

Como la distorsión entre las facturas de los meses cálidos es bastante amplia en relación a los momentos de temperaturas bajas, el Gobierno ideará un esquema para acortar esa brecha. Todo será más parejo durante casi todo el año.

El próximo aumento del gas será desde el 1° de octubre. La secretaría de Energía ya indicó que no superará el 30%. Las distribuidoras de gas tienen que acordar con sus proveedoras (las productoras). Hasta ahora, la ex Enarsa es la única que tiene un acuerdo firmado al respecto.

En la Secretaría de Energía hay satisfacción por una licitación que realizó Cammesa. Es para gas natural para generación eléctrica, industria, GNC y comercio exterior. Hasta julio, se lo venía pagando US$ 5,20 por millón de BTU (la unidad de medida). Tras la primera compulsa, el precio medio de ese producto será de U$ 3,40. Eso permitirá un ahorro de US$ 280 millones.

En la cartera reconocen que ese precio de US$ 3,40 es propio de verano, cuando sobra gas y hasta se lo exportará a Chile por primera vez en más de una década. En invierno, creen que la subasta arrojará un precio mayor.

El Gobierno dejó atrás el "sendero" tarifario o "escalera" que el ex ministro Juan José Aranguren prometió en 2016. En ese momento, frente a la falta de producción, el funcionario prometió pagar hasta US$ 6,80 por millón de BTU para atraer inversores. Pero el Poder Ejecutivo considera que ya hay suficiente producción de gas y ya no es necesario desembolsar esa cifra.

 

 

Con información de www.totalnews.com

Te puede interesar