QUIÉN NO SABE A DONDE VA, YA LLEGÓ

EDITORIAL Por
Si algo me parece criticable de los gobiernos kirchneristas es que... ¿cómo decirlo? Se me antoja que fueron poco kirchneristas. Veamos:
Macri auto

Isaias Abrutzky Isaías ABRUTZKY / Especial para R24N 

El cepo fue demasiado flojo: No era ilimitada la posibilidad de comprar dólares, pero el que quería compraba. Sólamente los que hoy se llevan las divisas por millones -seguramente no es usted ni su vecino, señor lector- se encontraban limitados. Los aviones salían llenos de turistas a todos los destinos del exterior. Allí podían pagar sus compras con las tarjetas de Argentina, y hasta gozaban de un reintegro.

Guillermo Moreno fue un funcionario de excepción. Alguien que luchó para organizar la producción nacional y lograr el máximo posible de compre nacional. Eso lo sabe y lo cuenta cualquier industrial -en todas las escalas- que haya tenido algún trato con él. Pero esas acciones nuncas aparecieron en los grandes medios. Ese era el terreno en el que solamente se mostraban los guantes de boxeo, los globitos, y el alegado revólver que tenía el ex Secretario de Comercio kirchnerista. Pero igual había en el mercado una cantidad de productos -de Oriente, por lo general- de pésima calidad, cuya importación demandaba una ingente cantidad de divisas, tan necesarias para el país.

Cristina se enojó con un señor que reclamaba que no le podía regalar un billete de diez dólares a su nieto, pero por otro lado dejaba escapar -involuntariamente, por cierto- centenares de millones de dólares, que son los que después de la asunción de Macri reconocieron la fuga ilegal, adhiriéndose al blanqueo. Dejemos de lado por el momento la escandalosa maniobra del Presidente actual, colando la modificación de la ley que impedía blanquear a sus familiares. Una cosa es que quien blanqueó haya quedado legalizado y otra es que ese dinero no haya sido producto de delitos. Sobreprecios fugados, contrabando y otros delitos fueron las fuentes de esos capitales que desaparecieron de la economía nacional. Aún el más angelical de los blanqueadores es responsable, por lo menos, de evasión impositiva.

Con la AUH, las creación de decenas de universidades públicas, un plan de vacunación que fue un orgullo a nivel mundial, con el plan Conectar Igualdad, con el Qunita,con Arsat, entusiasmando a más de mil científicos de primer nivel para que vuelvan al país. Con el apoyo al CONICET, el INTA, el INTI, la CONAE y el INVAP, entre otros, en donde se generaron importantes patentes de invención. Con Tecnópolis y el Centro Cultural Néstor Kirchner.

Allí sí que no se puede pedir más: todo eso fue el lanzamiento de la Argentina a sentarse a la misma mesa que los países más desarrollados del mundo. El kirchnerismo marcó una línea indeleble. Y el gobierno macrista, unidimensional e incapaz de salirse de esa línea, guiado por la revancha, desconocedor de conceptos como nación, soberanía y patria, no pudo mirar a los costados y sólo le quedó marchar en la dirección contraria. A los saltos, porque ahora necesitó medidas kirchneristas e hizo -por ejemplo- un remedo de retorno al sistema de retenciones a la exportación a los granos, mal concebido por cuanto afecta también a parte de la industria. E inconducente, por otra parte, ya que al no fijar un tiempo máximo para liquidar las exportaciones convierte a las retenciones en algo bastante abstracto, y que agrega una posibilidad más a la timba financiera.

Para ejemplificar la situación del gobierno, Omar Plaini citaba anoche, en el programa de Julian Guarino a Séneca: “No hay viento bueno para el que no sabe dónde va. Hugo Moyano declaró que el Presidente se encontraba incómodo y “tiene ganas de rajarse”. Todo esto se puede discutir, pero es indudable que Macri está pasando por un muy mal momento; él mismo habló de los peores cinco meses de su vida, aparte de su secuestro. Está derrotado, pero en su rincón le sacaron el banquito y despareció la toalla salvadora de la paliza final. Viene a la memoria una frase clásica del gran relator Osvaldo Principi: “madura el knock out”.

Te puede interesar