Después de la reestructuración ministerial, el Gobierno reasigna funciones sin achicar el plantel de empleados

POLÍTICA Por
La tarea quedó a cargo del vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra, que amplió su poder. Dio 60 días a cada Cartera para fusionar organismos.
VICEJEFE DE GABINETE

El Gobierno apura una reestructuración en su planta de empleados, con la impronta de Andrés Ibarra, secretario de Gobierno de Modernización, que amplió su rango de acción con su designación como vicejefe de Gabinete, en reemplazo de Mario Quintana y Gustavo Lopetegui.

Para lograrlo, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, e Ibarra, les dieron 60 días a los 10 ministros para adecuar su planta de personal a la nueva estructura de organización. Ambos trabajan la parte legal de la reestructuración con Pablo Clusellas, secretario Legal y Técnico del Gobierno.

Ese trío de funcionarios deberán autorizar la unificación de las diferentes áreas de Recursos Humanos, atención a proveedores, tesorería y aquellos sectores administrativos que permitan no “duplicar” estructuras dentro de un mismo ministerio.

Es que con la modificación de la Ley de Ministerios, el presidente Mauricio Macri resolvió pasar de 21 a 10 ministerios, como parte de una "reducción presupuestaria", según figura en el decreto que oficializó la reestructuración del Gobierno.

Aquellos ministros que no lleguen a delinear sus "dotaciones óptimas" en el plazo de 60 días, tendrán una prórroga de 30 días más para que cada área defina su organigrama.

"El plan es llegar antes de fin de año con las nuevas estructuras en todos los ministerios", dijo una fuente oficial. Y agregó: "No tiene sentido tener dos áreas de Recursos Humanos en el nuevo Ministerio de Salud y Desarrollo Social. Lo mismo en cada una de las áreas que sean transversales a todos los organismos, como Tesorería, Comunicaciones y Legales".

Esto significa que si el plan de "dotación óptima" de Recursos Humanos de un ministerio contempla que haya 20 empleados, pero hay 30 por la fusión de dos ministerios, habrá que ver qué ocurre con los otros 10 empleados públicos que excedan esa "dotación óptima". Y más complejo resultará para aquellos que fusionan tres ministerios, como es el caso del nuevo Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología.

Las fuentes del Gobierno no contemplan un nuevo plan de retiros voluntarios para esos empleados, como el que se implementó en abril pasado y venció a fines de agosto.

Como ya no pueden ingresar nuevos empleados a la Administración Pública Nacional, por el congelamiento que dispuso el Gobierno, la idea es potenciar el programa de Movilidad y Búsquedas Internas de personal público, para que se cubran las necesidades de personal con empleados que ya estén trabajando en otras áreas del Estado nacional.

Es que esta reorganización ministerial, forma parte de una estrategia más amplia que diseñó el vicejefe de Gabinete Andrés Ibarra, mientras era el ministro de Modernización. que incluye el congelamiento del ingreso de nuevos empleados públicos, el plan de retiros voluntarios y el control de presentismo en todos los organismos estatales.

Desde hace 40 años que Ibarra trabaja con Mauricio Macri, primero en el holding de empresas Socma (Sociedad Macri) y luego con cargos importantes en Boca Juniors, la ciudad de Buenos Aires y el Gobierno nacional, donde asumió a fines de 2015 como ministro de Modernización.

A mediados del año pasado, Ibarra amplió su poder, al incorporar las áreas y empresas del disuelto Ministerio de Comunicaciones, cuando Oscar Aguad pasó a ser el ministro de Defensa.

Ahora Ibarra vuelve a ampliar su radio de acción, pese a que ya no es ministro, con su designación como vicejefe de Gabinete y secretario de Gobierno de Modernización. Tiene a su cargo las empresas Arsat y Correo Argentino, en simultáneo con el Ente Nacional de Comunicaciones (ENaCom) y las mismas secretarías que tenía antes el Ministerio de Modernización, que nuclean en total a unos 20.000 empleados.

Con información de www.totalnews.com.ar

Te puede interesar