Juan Martín del Potro busca las semis del US Open y se enfrenta a John Isner, el sacador más temible del mundo

El argentino y el estadounidense se verán las caras no antes de las 14.30.
delpoisner

Juan Martín del Potro deberá jugar esta tarde contra una muralla de 2,08 metros: su amigo John Isner, el gigante estadounidense que lidera casi todas las estadísticas de saques del torneo y que atraviesa uno de los mejores momentos de su carrera.

"John es un amigo, que está jugando muy bien y que tiene un gran servicio. Intentaré devolverle bien el saque y veremos qué puede pasar", dijo el argentino tras vencer al croata Borna Coric para clasificarse a los cuartos de final del US Open por sexta vez en su carrera. Ambos jugarán no antes de las 14.30 bajo un intenso calor, el invitado especial del último Grand Slam del año.

La referencia al servicio de Isner es inevitable para cualquier análisis del undécimo preclasificado. Con 112 aces comanda la estadística, contra los 75 de Milos Raonic y los 64 de Kevin Anderson, los que lo siguen en la tabla y que, si bien ya quedaron eliminados, también afrontaron cuatro partidos. El promedio le da 28 saques directos por encuentro.

De los 87 turnos de saque que tuvo en el torneo, el número 11 del mundo ganó 83, lo que le da un promedio de 95 por ciento, obviamente el mejor del US Open también.

Para Del Potro, la garantía que Isner tiene en los juegos con su servicio le permiten afrontar la situación con otra tranquilidad a la hora de devolver. "Él sabe que puede ganar dos o tres games por set sólo con su servicio y por eso puede jugar tan agresivo. Con esa seguridad debe ser fácil jugar", explicó el argentino, que además asegura que Isner necesita correr menos que el resto para sumar sus puntos: "Con el saque que tiene, el desgaste físico es menor al que tiene cualquier otro jugador".

A los 33 años, Isner ya no es sólo un sacador. Desde allí parte su juego, pero encontró variantes como una devolución muy agresiva, una volea que le sirve para cerrar puntos y un buena movilidad teniendo en cuenta su talla. "Me siento muy duro mentalmente", remarcó Isner. "Hubo muchos partidos en los que sólo confiaba en mi saque. Pero creo que muchas veces este año he demostrado otras habilidades. Eso viene de simplemente relajarme en la cancha", explicó.

El desafío para Del Potro está planteado. En el historial general manda 7-4 y la última vez que se cruzaron le ganó en tres sets y sin necesidad de llegar a ningún tie break, en los octavos de final de Roland Garros.

Sin embargo, sus recuerdos ante el gigante norteamericano no siempre fueron tan agradables, ya que una derrota ante Isner en el Masters 1000 de París del año pasado lo sacó del Masters de fin de temporada y otra en las semifinales de Miami le impidió acceder en ese momento al tercer lugar del ranking.

De pasar, Del Potro se verá las caras con el ganador de Nadal-Thiem, que jugarán en el último turno.

 

None

Redacción Deportes

Te puede interesar