LA ECONOMÍA CAE; LA FIEBRE SUBE

EDITORIAL Por
Al malabarista callejero se le van agregando bolos, y cada vez le cuesta más mantener el conjunto en el aire. El semáforo está cerca de pasar a verde
macri dolares

Isaias Abrutzky Isaías ABRUTZKY / Especial para R24N



https://www.facebook.com/isaias.Abrutzky

El gobierno, en aras de contener la escalada del dólar y su correspondiente efecto sobre la inflación, sigue echando a la hoguera del mercado los dólares de la primer remesa del préstamo del FMI. El haber logrado un precario equilibrio durante el mes pasado infundió algún optimismo en el equipo económico, que decidió reducir la subasta diaria de US$ 100 millones, a la mitad. Pero las reservas siguen bajando (ver Tabla) y se acercan a niveles críticos. No hay que olvidar que la última cifra dada por el Banco Central 57.828 millones de dólares para el 1 de agosto, refleja no solamente lo que cuenta el BCRA sino también parte de los depósitos de particulares en otros bancos, con lo que las reservas de libre disponibilidad no pasa del 50% de ese número.

A la Argentina ya le cortaron los créditos del exterior, y por eso debió recurrir al FMI. Pero la situación no le impidió seguir endeudándose en dólares en el mercado interno. El economista y periodista Jorge G. Herrera

publicó en Ámbito un artículo que tituló “Un talón de Aquiles: los vencimientos de Letes”. Allí revela que la deuda en dólares por estas letras supera los 16 mil millones de dólares. Y que quienes invirtieron en ellas no renuevan, con lo que el Central debe enfrentar vencimientos por US$ 2.000 millones cada mes.

Con la tasa de referencia en el 40% y la de las Lebac rozando el 50%, no hay margen para seguir conteniendo el tipo de cambio a través de ofertas atractivas de interés en pesos. Hay consenso entre los economistas, los industriales y los agentes económicos en general que esta situación no puede sostenerse por más tiempo. Ninguna empresa puede sostenerse en un sistema que -en el campo que se extiende más allá de algunas operaciones oficiales- está cobrando tasas de hasta 150%. De este modo, la autoridad monetaria se encuentra con un corsé que lo aprieta desde todos lados: si baja la tasa, el dinero fluirá, caudalosamente, hacia el dólar, con las consecuencias conocidas. Si consigue dinero fresco del exterior estará aumentando una deuda externa cuyos servicios ya se tornan asfixiantes, ni hablar de amortizaciones del capital.

Las maniobras con los bancos -nivel de encaje, “sugerencias“ para que renueven sus Lebac, etc., le quedan poco o ningun margen. Se estima que el déficit de la balanza comercial, por otra parte, dejará un rojo de 5.500

millones de dólares en el año, que se agregarán a la deuda. Una nueva carga, pero menor que la correspondiente al año pasado, que fue de 8.500 millones.

¿Qué sucede en estos días? Deuda que crece, malabarismos para evitar una nueva corrida contra el peso por títulos que no se renuevan y dineros que huyen hacia el dólar, disminución de haberes de jubilados. De acuerdo a la cifra dada por el gobierno para la actualización previsional, el aumento de septiembre será de 6,68%. Como la mayoría de los analistas prevén que la inflación de 2018 alcance o supere el 35%, el deterioro del sector alcanzará al 8%. Esto se traduce en reducción del consumo, recesion y desempleo. En tanto, los interesados en invertir en actividades productivas se retraen, en función de las escasas perspectivas de reactivación económica, a lo que se suma un clima social que continúa acumulando presión. Un panorama preocupante.

No es fácil discutirle a Guillermo Moreno

Guilermo Moreno te lo explica bien clarito. “Las mediciones del Indec eran buenas en nuestro gobierno y son buenas ahora”. La inflación se debe por partes iguales al aumento de los servicios y al del resto de los bienes. Como ustedes saben y critican, nosotros teníamos congeladas las tarifas. Entonces la inflación que ustedes miden del 30% está bien medida. Y la de nuestra administración, del 15%, también, porque las tarifas y el transporte no aportaban nada a la cifra final.

Te puede interesar

Te puede interesar

Booking.com