Aborto: se tensa el debate entre quienes están a favor del proyecto de ley y quienes están en contra

José Alperovich confirmó que votará en contra de la iniciativa. Así se consolidó una mayoría de 38 a 31 en contra del proyecto que sancionó Diputados. La calle se divide en dos mareas celeste y verde. Cristina Kirchner no está en el recinto
votacion

A las 10:32, luego de que se cumpliera con el protocolo y se entonaran las estrofas del himno nacional argentino, la Cámara de Senadores inició la sesión en la que está previsto que se discuta el proyecto de despenalización del aborto que tiene media sanción de la Cámara de Diputados.

En la previa del encuentro se despejó una de las dudas: el tucumano José Alperovich confirmó que votará en contra de la iniciativa. Así se terminó de conformar una mayoría. La posición del "NO" al aborto legal se impone 38 a 31 en el inicio de la discusión.

Gabriela Michetti, presidente del Senado y una de las caras visibles de los movimientos que rechazan la ley, estuvo ausente en la apertura del debate. Llegó cuando ya había pasado una hora de discusión. La ex presidente Cristina Kirchner tampoco estuvo en el recinto. Quien sí se presentó en el inicio fue el ex mandatario Carlos Menem, quien adelantó que también rechazará la media sanción de Diputados.


Minutos antes de comenzase el encuentro de senadores, el presidente Mauricio Macri difundió un mensaje: "No importa el resultado, hoy ganará la democracia". También se expresó sobre el tema la gobernadora María Eugenia Vidal: "Si la ley no se vota, voy a estar más aliviada".

En su carácter de presidente de la Comisión de Salud, el senador nacional de Jujuy Mario Fiad fue la primera voz que se alzó durante el debate en contra del proyecto. Dijo que era inconstitucional y que contradecía los principios del Código Civil y el derecho argentino. "Reconocer el derecho a la vida como derecho fundamental es la base de nuestro ordenamiento jurídico y en los debates no quedaron dudas sobre el momento del origen de la vida: es el momento de la concepción", argumentó.


Pedro Guastavino, presidente de la comisión de Justicia y Asuntos Penales, fue el segundo orador. Comparó la trascendencia de la actual discusión con las leyes de divorcio vincular y matrimonio igualitario. "La Argentina será un poco mejor si aprueba esta ley, hoy los ojos del mundo están puestos acá", introdujo.


Además, denunció amenazas a través de mensajes de texto: "En el día ayer me pasé atajando y esquivando crucifijos de un sector de la Iglesia que cuando nos desaparecían y nos secuestraban miraban para otro lado". Mientras hablaba se interrumpió brevemente el audio, lo que generó el enojo de varios legisladores, entre ellos Miguel Pichetto, quien está sentado a su izquierda.

"La realidad nos indica que hoy no estamos discutiendo aborto sí, aborto no. No hay aquí un bando a favor de la vida y otro a favor de la muerte. Lo que se discute aquí es terminar con el aborto clandestino y las muertes que se producen. Aún sin ley, ellas, las mujeres, algunas mujeres, ante un aborto no deseado seguirán entregándose a un pseudocirujano o a un curandero arriesgando su vida. Esa es la realidad que nos interpela. ¿Qué hacemos nosotros ante esta realidad?", planteó Guastavino.


Dalmacio Mera, senador por Catamarca y presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, defendió su rechazo al proyecto. Hizo hincapié en la invalidez -según su criterio- de la media sanción de Diputados.

"Este proyecto prescribe que el aborto no es delito hasta la semana 14, lo deja a expensas de la simple voluntad de la mujer o de la persona gestante, no he podido escuchar en el debate qué sustancia mágica o qué proceso biológico se provoca en la semana 14 para que una vida valga más o menos a partir de ese momento preciso", desarrolló.

"Hay vida, hay vida. No leí nada sobre el valor incremental de la vida. ¿Vale más un joven que un viejo? No lo encontré en ninguna legislación el valor gradual de la vida", complementó.

El senador Esteban Bullrich, cara visible del sector que se opone a la sanción de la ley, planteó: "Quiero comenzar con la pregunta "¿Qué es la vida?" La vida es lo que nos hace estar hoy acá, sin vida no hay Pacto de San José de Costa Rica, no hay Constitución, no hay Senado, no hay nada… La vida es un requisito para todo".

"Que haya mujeres que lleguen a esa decisión es un fracaso de la sociedad, de todos nosotros, porque la maternidad no debería ser un problema. Deberíamos entender que el aborto es un fracaso social, no es una política pública. La decisión de una mujer de abortar es algo trágico y debe ser sel foco de ese debate: cómo evitamos que esa mujer llegue a esa decisión", precisó.

"Este proyecto de ley, que es malo, legaliza ese fracaso. Yo quiero creer que si entendemos todos que el aborto deja huella, deja dolor, no puedo creer que la solución sea que lo hagamos en una condición mejor. Que iluminar algo oscuro va a ser lo menos trágico. No es así: no vamos a hacer menos trágico el aborto porque se haga en un quirófano, aspiremos a más", continuó.


El discurso de Rodolfo Urtubey fue uno de los que más polémica generó en redes sociales. Al exponer su propuesta para definir en el nuevo Código Penal los límites de los casos no punibles de aborto, escindió los casos "de configuración clásica" y los de "subordinación o sujeción".

"Hay algunos casos donde la violación no tiene esa configuración clásica de la violencia sobre la mujer, a veces la violación es un acto no voluntario con una persona que tiene inferioridad absoluta de poder frente al abusador, por ejemplo en el abuso intrafamiliar, donde no se puede hablar de violación pero tampoco se puede hablar de consentimiento, sino de una subordinación, de una sujeción", desarrolló.
A su turno, el senador fueguino Julio Catalán Magni aseguró que "la política debe buscar claramente un punto de encuentro que nos permita debatir en serio y sin dilatarlo. Si esto hoy no se convierte en ley vuelve en agosto del año que viene. Mis cuatro hijos me dicen lo mismo: papá, que salga. La sociedad reclama que el Estado pare de negar lo que pasa".

Por su parte, la senadora Nancy González dijo que "tengo que agradecer a los que me agredieron, a los que me pidieron que mate a mis hijas y a mis nietos porque me fortalecieron. Soy católica pero cuando me votaron, me votaron que legisle para todos los ciudadanos argentinos". "Esta ola verde no la puede parar. No seamos conservadores, ¿qué estamos esperando? ¿Que venga otra generación a votar esto? Maternar es político, no puede quedar en un mandato biológico. Las mujeres deben elegir, no lo podemos imponer", agregó.

Uno de los discursos más encendidos fue el de la legisladora por Tucumán Beatriz Nirkin, quien en el comienzo dijo que "la senadora preopinante (en referencia a Miriam Boyadjian) ha cambiado un poco el contenido de mi discurso y el tono de mi voz. La verdad que plantearse la consigna como 'aborto sí' o 'aborto no' o el 'salvemos las dos vidas', sirve para que sigamos igual. Sirve solamente para que sigamos teniendo abortos clandestinos". "Me votaron para legislar y la ley puede mejorar las condiciones de vida. En la Argentina se aborta. Acá todo es 'no' al proyecto, 'no' a las modificaciones, 'entreguemos los hijos a los nueve meses'. Qué somos la mujeres, ¿vientres? ¿O somos seres humanos con derechos?", agregó.


En esa línea, dijo que "los proyectos que llegaron hablan de tener a los hijos y darlos en adopción. Estuve en el poder ejecutivo de mi provincia, y he visto a los chicos que no se aceptan en adopción no porque la justicia lo demore, es porque no los quieren a los chicos si son negritos, quieren chicos elegidos". En ese momento, Michetti le interrumpió y le dijo: "Senadora, ¿me permite que le diga algo? Me da miedo que le haga mal…". "No, no se preocupe, ya me han hecho mal estos meses. Es muy doloroso esto que está pasando. En las exposiciones aprendí, pero algunas cosas me dan vergüenza ajena. Si salimos acá sin ley, qué vamos a hacer mañana", concluyó.

En senador Julio Cobos también tomó la palabra, y en su discurso dijo que "no podemos aceptar interrumpir una vida es la solución. Existen alternativas previas. Un problema puede o no tener solución. Pero cuando estamos en un dilema de tensión de derechos, las alternativas de acción que surjan no va a conformar a todos. Cada senador se inclina por privilegiar algún derecho sobre otro". "La mayor tensión se produce en la libertad del derecho a decidir sobre la continuidad o no de una vida, que se desarrolla en el propio vientre de la mujer, y ahí está el principal dilema", consideró, y concluyó que "nadie está ni puede estar a favor del aborto, pero no podemos aceptar que interrumpir una vida es la solución. Llegar a este punto es aceptar que nos resignamos y que fracasamos en los pasos previos".


En contraste, el presidente del PRO a nivel nacional Humberto Schiavoni destacó que en marzo, "el gobierno tomó nota de un reclamo social, no es un tema que se impuso artificialmente, se impuso desde la sociedad. Nadie quería hablar de este tema. Más de 40 mujeres mueren por año y miles abortan en la clandestinidad. Nos guste o no nos guste, los abortos se realizan. La criminalización del aborto ha fracasado". "Misiones es la provincia con mayor cantidad de embarazos adolescentes en Argentina. ¿Vamos a obligarlas a estas niñas y adolescentes y dar a luz en contra de su voluntad? Legalizar el aborto no es obligar a abortar. Sería deseable que nadie aborte pero es una realidad que se constata. Despenalizar no es suficiente. El aborto seguro no debe estar sólo al alcance de las que más tienen", concluyó.

Entre los oradores también estuvo el cordobés Carlos Caseiro, uno de los tres senadores que impulsaron cambios en el proyecto para que consiguiera más apoyos (intento que finalmente fue bloqueado por quienes están en contra de la ley), y aseguró que "nosotros estamos por el sí, queremos que la ley salga; es una gran necesidad para la Argentina de hoy". "110 países del mundo han llevado adelante esta ley, porque saben que es un crecimiento en la visión, la defensa de los derechos humanos", contó, al tiempo que advirtió que "si no sale esta ley no cambia nada. ¿Si no hay ley, en qué mejoramos?". "La mujer de hoy no es la de hace 50 años, este es un mundo que ha evolucionado; la mujer está luchando para estar a la par del hombre y lo merece. Hay que reconocerles los derechos más allá de lo que votemos hoy", destacó.

Por último, concluyó que "la ley no obliga" a abortar y concluyó que "hoy miles de mujeres lo están haciendo sin preguntarnos nada. Esta ley equipara derechos".

Hay anotados más de 60 oradores. Se cree que la votación será cerca de la medianoche.

Fuente: Infobae

Redacción

Daniel MAKENA. Jefe de Redacción

Te puede interesar