LIFSCHITZ TRAS DETENCIONES POR ATENTADOS: "ES UN PASO, NO HAY QUE CANTAR VITORIA"

PROVINCIALES Por
El gobernador respaldó el trabajo de los fiscales del MPA. Admitió que dos próximas instancias judiciales obligan a estar muy alertas. El viernes, encuentro con Patricia Bullrich.
Miguel-Lifschitz

“Es un paso, no hay que cantar victoria, es una lucha larga; son procesos complejos” aclara el gobernador Miguel Lifschitz tras las dos primeras detenciones producidas en Rosario como consecuencia de los ataques a domicilios que alguna vez pertenecieron a jueces que actuaron en causas vinculadas a la banda de Los Monos y al Centro de Justicia Penal.

En Casa de Gobierno, en las primeras horas de la tarde del martes, Lifschitz se interioriza sobre la situación antes de recibir a El Litoral. El sábado había estado reunido durante gran parte de la jornada con dos ministros del Ejecutivo, dos miembros de la Corte Suprema de Justicia y algunos fiscales tras los ataques al Centro de Justicia Penal y a un ex domicilio de Marisol Usandizaga. El lunes, junto a Ricardo Silberstein fue al Colegio de Magistrados en Rosario para analizar la cuestión y respaldar la tarea de los jueces. Sobre el final de la jornada, con autoridades y jefes de bloque de ambas cámaras legislativas. Rostros de preocupación en actores de la política y la justicia santafesina y expectativas por líneas investigativas. 

- ¿La detención de los posibles autores del atentado a domicilios del juez Manfrín traen algo de alivio a una situación institucional muy delicada?

- A partir de los allanamientos que ha hecho el Ministerio Público de la Acusación se empieza a confirmar una hipótesis que muchos teníamos pero que no estaba confirmada por los hechos y es que la autoría --por lo menos intelectual- de estos atentados tienen que ver con el grupo de Los Monos. Esto es lo que en principio se estaría confirmando. Se ha detenido a uno de los autores materiales, pero según explicaron los fiscales, estaría comprobada la autoría intelectual de uno de los Canteros quien está detenido en una prisión de Chaco. Esto no le quita gravedad a la situación, al contrario, pero por lo menos confirma las hipótesis. Ahora hay que seguir trabajando en dos sentidos: para esclarecer el resto de las balaceras que se produjeron y confirmar si son todas provenientes del mismo origen o grupo o podrían haberse sumado algunos otros actores aprovechando la confusión; y por otro lado prevenir -hasta donde sea posible- que no vuelvan a ocurrir situaciones de estas características. Tenemos dos eventos judiciales muy importantes que seguramente han tenido que ver con estos actos de intimidación. El primero es la audiencia de apelación que va a estar conducida por una de las cámaras penales de Rosario y que comienza el 14, durará un par de semanas y se realizará en el edificio de la Justicia penal donde hubo un atentado el sábado pasado. Se han tomado medidas extremas de seguridad para evitar cualquier circunstancia anómala. Para septiembre -sin fecha confirmada- está previsto el inicio del proceso que lleva adelante la justicia federal de Rosario en relación a las causas de narcotráfico de este mismo grupo en el cual están implicadas algunas de las personas ya procesadas o condenadas por causas anteriores pero también están involucradas muchas otras que están en libertad o en prisión domiciliaria. Es un paso, no hay que cantar victoria, es una lucha larga, son procesos complejos. Es un paso adelante, una reivindicación de la tarea de los fiscales que había sido cuestionada o puesta en duda por alguna gente. Siempre confiamos en la tarea de los fiscales. A veces en estos casos, tenemos la desventaja que tenemos que avanzar en el marco de la ley, con la ley en la mano. Hay que buscar y recolectar pruebas, producirlas en el marco de lo que establecen los códigos procesales. En cambio, nuestro adversario usa todos los vericuetos de la ley que le conviene, pero después actúan al margen de la ley, por allí parece que nos sacan alguna ventaja pero creo que ha habido una respuesta muy firme de la justicia, del poder político, de los legisladores. Es un respaldo también al accionar de jueces y fiscales

- De parte del Poder Judicial, institucionalmente se expresó la preocupación por la seguridad de quienes ejercen esas funciones y la manera en que puede condicionar su tarea

- Desde luego, uno entiende la situación. Todos quienes asumimos responsabilidades de combatir el delito, ya sea desde el gobierno o desde el Poder Judicial tenemos un nivel de exposición mayor, un nivel de riesgo mayor que un ciudadano común. Son las responsabilidades que hemos asumido.

- ¿Sigue el trabajo articulado con fuerzas federales?

- Sí, desde agosto de 2016 cuando hicimos el convenio con el gobierno nacional y en particular con la ministra Patricia Bullrich hemos logrado un muy buen nivel de articulación. Siempre lo destaco. El viernes estará la ministra en Rosario. Estamos coordinando la tarea operativa, más de prevención de Gendarmería especialmente en Rosario, y Prefectura en Santa Fe. Hay colaboración permanente y hay una planificación semanal de trabajo. Además una colaboración muy importante en lo que son tareas de investigación, en particular en estos casos de atentados a viviendas. Los fiscales del MPA han utilizado alternativamente a fuerzas federales y a la policía de investigaciones para seguir distintas líneas de trabajo.

- ¿Puede haber un refuerzo de los efectivos federales?

- No lo tenemos previsto por ahora. La tarea de prevención y la presencia policial y de las fuerzas de seguridad en general está bien cubierta; por supuesto, siempre hay demandas, pero creemos que con lo que hay estamos bien.

Dos detenciones

Dos sujetos fueron arrestados durante las últimas horas en la ciudad de Rosario, acusados de ser responsables de los atentados perpetrados contra viviendas de familiares de jueces y contra instalaciones del Poder Judicial de la provincia.

El anuncio fue realizado en conferencia de prensa por el ministro de Seguridad provincial, Maximiliano Pullaro, y el fiscal general, Jorge Baclini.

Los funcionarios apuntaron durante el encuentro con los medios a “Guille” Cantero, uno de los líderes de la peligrosa banda narco Los Monos, como autor intelectual de los ataques.

En el marco de la investigación, la policía realizó en total 26 allanamientos en la gran ciudad del sur.

Uno de los detenidos está acusado de ser quien abrió fuego contra los frentes de dos viviendas ubicadas en Italia al 2100 y Montevideo al 1000,donde había vivido el juez Ismael Manfrín, presidente del tribunal que condenó a miembros de la banda este año.

Por otra parte, Baclini deslizó que un revólver calibre 380 que había sido utilizado en una de las balaceras fue hallado dentro de la vivienda del segundo apresado.

En los operativos, se confiscaron 81 celulares, siete armas de fuego y cuatro motos. 

Fuente: www.ellitoral.com

Te puede interesar