Aborto legal: qué pasa si la ley se aprueba y qué si no

NOTICIAS DE INTERES Por
Este miércoles 8 de agosto el Senado definirá el destino de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE)
aborto-800x401

Aun no está nada dicho, pero las expectativas son enormes. Este miércoles 8 de agosto el Senado definirá el destino de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), proyecto que cuenta con media sanción en la Cámara de Diputados. El panorama al día de la fecha se inclina por el No, dado que 37 senadores anunciaron que votarán en contra, 31 a favor, a lo que se suma una ausencia y una abstención y dos indefinidos. Si hay alguna posibilidad de revertir estos números, todavía es una incógnita. 

Durante la sesión del miércoles se decidirá, en primer lugar, qué proyecto se votará: si el original que viene de la Cámara baja o el modificado, dado que el 1 de agosto no hubo dictamen de mayoría. En caso de que se vote el proyecto con modificaciones y de que se apruebe, este volverá a Diputados para una sanción definitiva. Si se vota el proyecto original, se hará primero en general y luego se pasará a votar sobre las modificaciones en la instancia particular. 

¿Qué dice el proyecto que obtuvo media sanción?
Que se garantiza el derecho a acceder a la interrupción voluntaria del embarazo con el solo requerimiento de la mujer hasta la semana 14 del embarazo. Vencido ese plazo, solo podrán requerirlo si el embarazo es producto de una violación, si estuviera en riesgo la salud de la mujer o si se diagnosticara la inviabilidad de vida del feto. Todos los centros de salud deberán garantizar la práctica en un máximo de cinco días desde la solicitud de la paciente, aunque los médicos podrán inscribirse en un registro de objetores de conciencia y negarse a practicar la intervención. Además, el proyecto contempla consejería médica, atención psicológica y contención para todas las mujeres.

Cuáles son las modificaciones
Hay cuatro modificaciones clave que los defensores de la legalización del aborto están dispuestos a aceptar para que se apruebe el proyecto. En primer lugar, la reducción de 14 a 12 semanas del periodo máximo en que puede interrumpirse un embarazo. Además, el agregado de la figura de la objeción de conciencia, la no penalización de los médicos que se nieguen a practicar un aborto legal y la habilitación, según la Ley Nacional de Medicamentos, de la producción nacional del misoprostol, fármaco usualmente utilizado para producir contracciones y expulsión del embrión, uno de los métodos más eficaces y seguros de interrupción del embarazo. 

Dos panoramas
Si la ley es rechazada en el Senado, habrá que esperar al menos hasta el año que viene para volver a presentar un proyecto, según lo dispone el artículo 81 de la Constitución Nacional. “Volveremos a organizarnos, a rearmar estrategias, y a presentar el proyecto de ley, pero nos convendría hacerlo con otra conformación de las cámaras”, afirma Laura Salomé, periodista y activista en la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Esto recién sucedería en 2020. “Para nosotras, es un triunfo de todos modos, una deuda de la democracia, por el salto organizativo y el apoyo social que se ha manifestado de forma masiva”. 

En el mismo sentido, la diputada por Libres del Sur Victoria Donda cree que la deuda con las mujeres será enorme si la IVE no se aprueba. “En caso de que no salga la ley, va a ser una oportunidad perdida de devolverle a las mujeres la libertad que les fue coartada. A pesar de ello, creo que vamos a haber ganado las mujeres y la sociedad argentina en su conjunto. El debate está instalado y de eso no hay vuelta atrás”, dice en diálogo con ELLE.com.ar. “Se trata de una victoria del movimiento de mujeres: logramos que hablar del aborto ya no sea tabú, aunque no sabemos si esto será escuchado por los representantes del pueblo, que muchas veces no están a la altura de las circunstancias porque puede más la especulación política que los ideales”. Donda subraya, además, la participación de las jóvenes en las calles: “Un 30% del padrón electoral de las próximas elecciones va a estar expresándose en la marea verde con sus pañuelos”. 

“La ley debería aprobarse porque implica una mejora sustancial en la salud de las mujeres. Rechazarla sería estar de acuerdo con la situación actual, y es una situación -la del aborto clandestino- con la que nadie está de acuerdo”, afirma el diputado del PRO Daniel Lipovetzky. Si la ley se aprueba, se dará comienzo a un proceso de implementación del protocolo de IVE. En este sentido, Lipovetzky considera que si bien llevará tiempo, no se requieren grandes adaptaciones para garantizar su aplicación. “Habrá un periodo de transición, como sucede con toda ley que implica un cambio tan importante. Se apunta a que la mayoría de los abortos se realicen de manera farmacológica, como sucede en Uruguay con una tasa de 90%, que son los que menos complicaciones tienen”. 
Fuentes del Ministerio de Salud afirman que, en caso de que la ley se vote afirmativamente, se pondrá todo el sistema sanitario a disposición para dar le cumplimiento, incluyendo las inspecciones necesarias. El ministro de Salud Adolfo Rubinstein ya había afirmado, durante la presentación del último informe de la Comisión Guttmacher-Lancet sobre Salud y Derechos Sexuales y Reproductivos, que “el aborto ilegal y clandestino produce discapacidad, morbilidad y muertes evitables que no podemos soslayar. Ni siquiera pongo en discusión si esa es la causa de muerte más importante: son muertes en población sana, por lo que una sola muerte nos tiene que alcanzar para revisar la cuestión como un tema de salud pública”.

Fuente: Elle

Te puede interesar