Los finlandeses mueren de calor: ¡25 grados de temperatura media!

INTERNACIONALES Por
Una cadena de tiendas finlandesa invita a sus clientes a pasar la noche en el local para disfrutar de la climatización. En la capital, Helsinki, se han superado los 25 grados casi todos los días de julio
5b681c94e9180f3b2f8b4567

La ola de calor empezará este martes a dar un respiro en el sur de Europa, pero también a los países del norte, que han vivido uno de los veranos más calurosos de los últimos años. En estos países combatir la canícula es más complicado. Son zonas poco preparadas cuando el mercurio supera los 30 grados y en muy pocos hogares hay instalado aire acondicionado. Por esta razón, una tienda de la cadena de supermercados finlandesa K-Supermarket decidió acoger el pasado sábado a un centenar de clientes, a los que invitó a dormir en el interior de la tienda.


El país escandinavo ha vivido uno de los veranos más calurosos de sus cien años de existencia. En Helsinki, la capital, la temperatura media en verano ronda los 19 grados, mientras que este año se han superado los 25 grados casi todos los días del mes de julio, y se ha rozado el récord histórico registrado, de 31,6 grados, según datos del Instituto Finlandés de Meteorología.


La idea de dormir en la tienda surgió tras escuchar las peticiones "medio en broma" de los clientes, según explicó la responsable de operaciones de la tienda del barrio de Pohjois-Haaga, al oeste de Helsinki, Marika Lindfors. "Siempre tratamos de dar respuesta a las opiniones de nuestros clientes", explicó Lindfors a varios medios de comunicación. La invitación, compartida a través de las redes sociales de la tienda el 1 de agosto, levantó tanta expectación —tenía 8.000 me gusta y había sido compartida más de 2.000 veces— que K-Supermarket se vio obligada a limitar el cupo de huéspedes a 100 personas.

"Muchos clientes están deseando pasar la noche en la nevera", empezaba el mensaje de la cadena. En la invitación, K-Supermarket invitaba a los clientes a traer sus propios útiles para dormir, pero prometía invitar al desayuno. Las únicas normas, además de estar entre los 100 primeros en inscribirse, eran estar en la tienda el sábado antes del cierre y apagar las luces a la medianoche. Además, la tienda explicó que dejaría de vender cerveza a partir de las nueve de la noche, aunque sí se pudieron comprar otros productos.

Fuente: El País

Te puede interesar