Calcaterra mantuvo al menos veinte reuniones oficiales con funcionarios durante el kirchnerismo

POLÍTICA Por
Pero el empresario también mantuvo encuentros con funcionarios del actual gobierno. Fueron cuatro
Roberto-Baratta-detencion-1920-4
Roberto Baratta fue el último funcionario K que recibió a Calcaterra, según los registros oficiales (Gustavo Gavotti)

La primera reunión tuvo lugar en la Secretaría de Transporte el lunes 31 de octubre del 2015 a las 18.35. Recibido por Ricardo Jaime -preso por corrupción- y su ex asesor Manuel Vázquez, Angelo Calcaterra se acercó hasta la oficina del ex funcionario K para hablar sobre temas vinculados al Belgrano Cargas, en manos por esos días del grupo Macri y un consorcio de empresas.

Fue el primer encuentro formal, consignado en el registro único de audiencias, pero no el último. Hasta tres meses antes de que el kirchnerismo dejara el poder, el primo del Presidente y ex dueño de IECSA que se acogió a la figura del arrepentido, y declaró haber pagado coimas a las campañas del 2013 y del 2015 del Frente Para la Victoria, visitó al menos 19 veces más los despachos K.

Las últimas tres visitas, el 7 de diciembre del 2009, el 19 de enero del 2011 y el 1 de septiembre del 2015, tuvieron lugar en el despacho de Roberto Baratta, el ex subsecretario de control y coordinación del Ministerio de Planificación Federal -mano derecha de Julio De Vido-, preso por su participación central en el supuesto sistema de coimas en torno a la obra pública durante las administraciones del matrimonio Kirchner.

Según los registros oficiales, la primera de las audiencias con Baratta estuvo vinculada al soterramiento del tren Sarmiento. La segunda, por las obras de la central eléctrica de Ensenada Barragán, cuyo contrato de obra finalmente fue rescindido por ENARSA durante la gestión de Cambiemos, y la última por "temas varios".
Para la obra de Ensenada, IECSA había integrado una UTE con la española Isolux. Juan Carlos de Goycoechea, principal directivo de la firma en nuestro país, también se acogió a la figura del arrepentido y admitió el pago de coimas.

De Goycoechea es otro de los empresarios implicados en la trama de los cuadernos de las coimas K que aparece en varios de los registros de audiencias de la Casa Rosada, como Carlos Wagner, Juan Carlos Lascurain, Carlos Mundin o Armando Loson.

El directivo de Isolux Corsán tiene seis encuentros en despachos oficiales, uno de ellos con Cristina Kirchner y De Vido, en agosto del 2009, en el marco de la firma del contrato de la Aduana Taylor del "Programa de recuperación de edificios históricos". Y una reunión con Baratta y Rafael Llorens -también preso en la causa que tramiten el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli-, del 2012, por "centrales eléctricas".

Pero el empresario también mantuvo encuentros con funcionarios del actual gobierno. Fueron cuatro. Dos en la subsecretaría de Infraestructura Energética del Ministerio de Energía por el contrato de la Central Térmica de Río Turbio, cuyo contrato fue rescindido en marzo de este año. Tuvo otro por el mismo tema pero con el ex ministro Juan José Aranguren, y el restante con Guillermo Fiad, de la administración de Infraestructura Ferroviaria. En todas las reuniones, De Goycoechea se presentó junto a Mario José Maxit, otro hombre clave: participó del negocio de los parques eólicos que luego Isolux le traspasó a compañías vinculadas con la familia presidencial.

Calcaterra tuvo en total 13 encuentros con Jaime por diversos temas vinculados a la Secretaría de Transporte entre el 2005 y el 2008. Uno de ellos fue un acto en el que estuvo Néstor Kichner y el ex gobernador de Santa Fe Jorge Obeid, por la adjudicación de las obras por $140 millones del viaducto ferroviario en La Picasa en aquella provincia en una UTE conformada junto a COMSA.

En algunas de esas reuniones participó Javier Sánchez Caballero, el ex CEO de IECSA que también se declaró arrepentido ante Stornelli. Dos encuentros del total de veinte registrados también se llevaron a cabo en la oficina de Sandro Férgola, subsecretario de Planificación, hombre de confianza de De Vido.

En julio del 2008 hubo uno con el ex ministro Hernán Lorenzino vinculado a las obras del soterramiento del tren Sarmiento. Calcaterra se acercó junto a Sánchez Caballero. Lo acompañó en varios de esos 20 encuentros. Frente a Bonadio, el primo de Mauricio Macri aseguró que "le daba la plata a Sánchez Caballero" y que éste pagaba las coimas por orden suya.

Fuente: Infobae

Te puede interesar