Multitudinaria presencia en la Catedral de Rafaela a favor de las dos vidas

"Esta jornada no es contra nadie, sino a favor de las dos vidas.", Destacó el obispo diocesano Luis Fernández durante la homilía en la misa en la Catedral, que estuvo repleta de gente.
hoy

La jornada de ayer quedará guardada en la historia del catolicismo rafaelino porque le puso el cuerpo y el alma para vivir una jornada de oración festiva en defensa de las dos vidas y en contra de la despenalización del aborto.
La masiva convocatoria formada por personas de todas las edades se congregó en la capilla de Lourdes frente a la plaza Honda para luego caminar rezando el rosario, cantando y meditando el valor de la vida, como se repite este fin de semana en distintos lugares del país.
Esta actividad fue organizada por los grupos laicales DEPLAI, Movimiento de la Palabra, Movimiento de los Focolares, Movimiento Familiar Cristiano, Asociación Cristiana Dirigentes de Empresas, Movimiento Apostólico Schoenstatt, Movimiento Cursillos de Cristiandad, Renovación Carismática Católica, Comunión y Liberación, Servicio Verdad y Misericordia, Asociación Vistiéndonos de Sol, Convivencia con Dios, Scouts de Argentina, Talleres de oración y vida, Comisión Justicia y Paz, Colegio Misericordia, Colegio San José y Universidad Católica Santiago del Estero Departamento Académico Rafaela.
La misa fue presidida por el obispo diocesano Luis Fernández ante una multitud que colmó a la Catedral, quedando gente afuera. A continuación se transcribe su homilía: "Queridas familias, amigos, hermanos, unidos a tantas mujeres y hombres de bien y bondad, en este fin de semana, expresando a lo largo de toda la patria, y desde distintas creencias, con el anhelo siempre de amar, de vivir en familia con alegría, de preocuparnos de los niños y cuidar de los ancianos, de fortalecer y caminar junto a los jóvenes, es decir de amar la vida, porque es un regalo de Dios.
"Es el amor a la vida, lo que nos congrega una vez más. Desde la palabra de Dios que acabamos de escuchar, vemos que lo que el Pueblo no quería era la 'muerte', estamos hechos todos para vivir, esta es la preocupación más grande de Dios, que el hombre viva y viva con vida plena y para todos. Esto es lo que se transmite de generación en generación a lo largo de los siglos de la historia de la humanidad.
"Cuando la vida corre peligro, es ahí donde se despierta lo más profundo del ser humano, se está tocando algo inalienable, el primer derecho humano que es vivir, por eso hay que cuidar tanto, el derecho a una vivienda digna, a que los niños puedan estudiar, los ancianos tener salud, la dignidad del trabajo, cuidarnos todos como verdaderos hermanos.
"Es la vida nueva traída por Cristo, que vino a iluminar las tinieblas, de las guerras y la violencia, de la pena de muerte y de la discriminación, del individualismo y la prepotencia.
"Que hermoso cuando una abuela, desde pequeño le habla a su nieta o nieto, del amor de ser buenos, que la vida no es una esclavitud ni un drama, sino que hay crecer con esperanza, con confianza y alegría, ayudando a los más necesitados y perdonando a los que nos ofenden.
"Sabemos hermanos en lo íntimo del corazón que esta jornada por la vida, no es contra nadie, sino a favor de las 'dos vidas', que hoy están en juego, ante la posibilidad de una ley, que legitime el desprenderse de 'una de las vidas'. Por eso hemos salido a la calle, como lugar de encuentro de la ciudadanía, donde corre la vida de todos y cada día de nuestra existencia, para pedirle al Buen Dios, que no nos suelte de su mano en estos tiempos difíciles, pero que nos llenan de compromiso y pasión por la vida.
"Queremos junto a todo el pueblo argentino, cuidar y respetar la dignidad de la mujer, comprometiéndonos a estar atentos y acompañar, junto a los gobernantes, primeros responsables de promover espacios de contención, de hogares para la mujer, que puedan ayudar y orientar privilegiando toda vida, mostrando y viviendo que es posible 'la cultura del encuentro', y desterrando 'culturas de muerte', como los abusos, la trata, la indigencia y la pobreza, como formas de esclavitud, donde algunos parecieran estar condenados para siempre. "Creemos que es posible la mujer y el hombre nuevo creado a imagen de Dios, con la fuerza y el avance de las redes sociales, pero sobre todo por la honestidad de cada ciudadano y compromiso con la verdad, el bien y la belleza de la familia.
"En el evangelio de hoy (por ayer) hemos escuchado como la multitud 'buscaba a Dios', es lo que hemos hecho en toda la argentina hoy, también unidos a nuestros hermanos evangélicos reunidos en el Obelisco de Buenos Aires, y lo buscamos no para que tranquilice nuestras conciencias, no hemos venido a pedir algo perecedero, del momento, sino que algo referido a lo más absoluto de nuestra vida que es la 'vida misma', y que no concluye en esta vida, sino que como creyentes sabemos que se abre a la misma eternidad, porque el amor en serio, es para siempre y cuando se ama de verdad, no tiene fin el amor. 
"Así es el amor de Dios, así es el amor que hay en cada criatura por nacer, así es el amor de una mujer con su hijo en la panza, esta es la vida que amamos y le rogamos a Dios, es la vida que este mundo necesita para vivir de verdad y en plenitud. Por eso le decimos a Jesús, danos siempre de esa vida, no dudemos hermanos que nos va a seguir El, siempre diciendo lo mismo que hoy en el evangelio: 'Yo soy el pan de vida./ El que viene a mi jamás tendrá hambre;
El que cree en mi jamás tendrá sed.' Que la Virgen de Guadalupe camine siempre junto a todos ustedes. Que Dios bendiga sus familias".
 
Fuente: Diario La Opinión 

Ana Cohen

Redacción

Te puede interesar