Corinna Betsch, el ángel de la guarda de Michael Schumacher

PERSONAJES 24 Por
Si la evolución del estado de salud del piloto es una incógnita, lo que es una certeza es que su mujer no abandonará sus esfuerzos y pondrá a su disposición su fortuna mientras que existan probabilidades de que pueda recuperarse del accidente
michael1-kQDB--510x349@abc

En estado vegetativo desde el 29 de diciembre de 2013, cuando Michael Schumacher, sufrió un grave accidente de esquí en los Alpes franceses. El mayor campeón de Fórmula 1 de todos los tiempos, permanece «ingresado» en su mansión suiza y su salud es un secreto celosamente guardado por su familia que, sin perder la esperanza, lucha a diario junto a una quincena de médicos y enfermeros para sacarlo de esta situación.

Hace poco menos de seis años, el ex piloto alemán se hirió gravemente golpeándose la cabeza contra una roca mientras esquiaba fuera de pista en la conocida estación de esquí de Meribel, en los Alpes franceses. El casco que llevaba no lo salvó de las graves secuelas que sufre actualmente y de las que no se sabe si podrá recuperarse. Desde entonces se ha filtrado muy poca información sobre su estado de salud. Sin embargo, su mujer, Corinna Betsch, no se ha dado por vencida y consiguió que el ex piloto fuera trasladado desde el hospital universitario de Lausana hasta su impresionante mansión de 700 metros cuadrados en Gland, al borde del lago Lemán.

Corinna transformó su casa de Gland, situada a unos kilómetros de Ginebra, en un auténtico hospital privado para que la recuperación del antiguo campeón se llevase a cabo bajo las mejores condiciones posibles. En el interior de la casona, de estilo Selva Negra, se turnan día y noche un batallón de personal médico para atender al ex campeón. La mujer del deportista no ha dudado en dedicar unos 140.000 euros semanales a gastos médicos para intentar que Schumacher salga del precario estado de salud en el que se encuentra y, para tener más liquidez, no ha dudado en vender algunas propiedades familiares.

 

Toda una fortuna
 

 
Se rumorea que Corinna Schumacher ha desembolsado, desde que ocurriera el accidente, unos 30.3 millones de dólares y, aunque el patrimonio de su marido está valorado en unos 700 millones de euros, para hacerle frente a los gastos vendió el avión privado de la pareja, en 35 millones de euros, y una casa de vacaciones en Noruega, por 2,9 millones.

Las consecuencias de este accidente en la salud de Schumacher han sido considerables y aunque las informaciones sobre su estado se destilan a cuenta gotas, se sabe que está en un estado vegetativo inconsciente sin reconocer a ninguna persona de su entorno y muy debilitado ya que pesa sólo unos 45 kilos, frente a 75 en el momento del accidente, y que además no puede caminar.

 
Su agente, Sabine Kehm, junto a Corinna, son las dos grandes mujeres detrás de la rehabilitación de Schumacher. Otro de sus apoyos es Ross Brown, que fue durante mucho tiempo el manager de su equipo en la escudería Ferrari. El representante sigue viajando a Suiza y manteniendo el contacto con Corinna aunque «alterna visitas con llamadas de teléfono para no ser demasiado invasivo». «Corinna me llama de vez en cuando para darme noticias. Todos rezamos a diario para que se recupere», afirmó años después del accidente.

Sin embargo, la batalla por la recuperación está lejos de ser ganada y algunos especialistas en neurocirugía han comentado que cada día que pasa disminuye las posibilidades de éxito de los tratamientos.

Amor incondicional
Si la evolución del estado de salud de Schumacher es una incógnita lo que es una certeza es que su mujer no abandonará sus esfuerzos y pondrá a su disposición su fortuna mientras que existan probabilidades de que el que fuera siete veces campeón de Fórmula 1 pueda recuperarse de este terrible accidente.

Fuente: www.abc.es

Te puede interesar