De la Sota ya está en plena campaña para ser Presidente en 2019

POLÍTICA Por
El ex gobernador tiene previsto reaparecer a fines de agosto en el marco de un encuentro de la Federación Argentina de Municipios y hacer su lanzamiento.
hoy

A pocos días de finalizado el Mundial para los argentinos, “El Hombre” movió su primera ficha. En pleno feriado por el Día de la Independencia, José Manuel de la Sota dio una señal concreta sobre sus aspiraciones políticas. Muchos, leyeron el mensaje que viralizó por las redes sociales como un virtual lanzamiento con miras al 2019. En el video grabado, habló de convocar a la unidad y sobre la necesidad de tener “coraje y creatividad” para sacar al país de la crisis económica.
Se sabe, el ex gobernador intentará por última vez concretar el sueño presidencial que quedó inconcluso en el 2015 cuando una interna frente a Sergio Massa lo dejó fuera de carrera.
Ahora, el también empresario y diseñador de ropa masculina entiende que las condiciones de juego son distintas y que el tablero político del peronismo nacional ofrece algunas rendijas por donde podría subirse al plató presidenciable.
Quienes lo conocen aseguran que el tres veces gobernador de Córdoba internalizó la lección más importante que le dejó la derrota del 2015: penetrar en el Conurbano bonaerense. Sin ello, sostienen, el resto del trabajo sería en vano.
Por eso, aunque con muy bajo perfil y alejado de los micrófonos y las cámaras de televisión, De la Sota no perdió tiempo y durante estos meses retomó algunos contactos en Buenos Aires, tejió subterránemante y desempolvó de su agenda ciertos números de dirigentes del peronismo nacional.
Es más, entre las estrategias pensadas para desembarcar en la provincia de María Eugenia Vidal, hasta grabó ya unos pilotos de lo que podría ser su propio programa de televisión que se emitiría por algún canal porteño. En ese marco, recorrió históricas villas del Conurbano y se mostró con referentes de la Iglesia como el “Padre Pepe”.
También tejió lazos con importantes economistas del país.
Para sorpresa de muchos, no precisamente de su entorno desde donde ya habían sido advertidos sobre la estrategia a seguir, en su hoja de ruta nacional aparece subrayado con resaltador la necesidad de forjar vínculos con dirigentes cristinistas y hasta reunirse con la propia ex presidenta.
En su diagnóstico, el ex mandatario provincial se desmarca sobre dos puntos centrales que pregona el denominado PJ Federal con su socio cordobés, el gobernador Juan Schiaretti, a la cabeza: por un lado, no coincide en reconstruir el peronismo excluyendo al kirchnerismo; entiende que para ganar, Cristina Fernández de Kirchner es necesaria pero inmediatamente aclara que a ella sola tampoco le alcanza. Plantea entonces una tesis de simbiosis necesaria y se ofrece a ser el mediador capaz de suturar la distancia que separa hoy al peronismo de los gobernadores con el sector de Unidad Ciudadana.
Por otro lado, y con el oxígeno que le da no estar al frente de la gestión, asegura que el peronismo debe ser mucho más crítico de la gestión amarilla y, puertas adentro, insiste en que Córdoba debería tomar mayor distancia de Macri.
Y una forma que encontró de acercarse al cristinismo es a través de intendentes bonaerenses, los caciques con verdadero poder territorial que es lo que De la Sota necesita.
Por eso, ya aceitó vínculos, por ejemplo, con la alcalde del poderoso distrito electoral de La Matanza, Verónica Magario, y también con el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde. Se trata justamente de dos de los nombres que mejor cotizan en el universo del PJ y que aparecen en la grilla de candidatos bonaerense para el año que viene.
De la Sota tiene previsto reaparecer a fines de agosto (en principio, sería el fin de semana del 25) en el marco de un encuentro de la Federación Argentina de Municipios que tendría lugar durante dos jornadas en Córdoba. La entidad que nuclea a intendentes de todo el país, fundamentalmente filo K, es conducida justamente por Magario.
Por ahora, el plan para desembarcar nuevamente en la arena política con tribuna de intendentes bonaerenses y en suelo amigo, está firme. De concretarse, sería una fuerte señal hacia adentro del peronismo nacional desde donde siguen atentamente los pasos de la ex presidenta para ver cómo jugará finalmente en el `19.
Por ahora, De la Sota se anota mientras su tropa se alista para salir de la trinchera..

Fuente: Alfil Diario

Te puede interesar