Santa Fe: Denuncian ocultamiento de práctica abortiva en hospital Público

Ocurrió el pasado fin de semana en la ciudad de Santa Fe, precisamente en el Hospital Iturraspe, en donde se realizó un aborto de un embarazo de 19 semanas a una mujer que tenía ya dos cesáreas anteriores
0008450100

Es el aborto, un tema muy sensible en estos momento en nuestra  sociedad en medio del debate que se viene dando, el cual ya tiene media sanción en la Cámara de Diputados, ahora en la Cámara de Senadores, en las comisiones que arrancaron esta semana.

Respecto a este tema, el pasado fin de semana ocurrió un hecho muy grave en la ciudad de Santa Fe, precisamente en el Hospital Iturraspe, en donde se realizó un aborto de un embarazo de 19 semanas a una mujer que tenía ya dos cesáreas anteriores. En declaraciones, Raúl Dalla Fontana quien es presidente de la Agrupación Santafesina Ramón Carrillo, denunció este hecho gravísimo, relatando lo siguiente:

Atienden a la mujer este nosocomio y le colocan misoporsotol para producirle el aborto, sabiendo que este medicamento está contraindicado en los casos de cesárea. Por este motivo, termina haciendo una ruptura uterina, teniendo la paciente que ser trasladada de urgencia al Hospital Cullen, donde finalmente es intervenida y deriva a la extirpación del útero por esa situación. La gravedad de efectuar un aborto a esta altura del embarazo, en un efector público como el Iturraspe, no se entiende, porque claramente este caso no se encuadra en el artículo 86 e los abortos no punibles y no tiene causal dentro de lo que está estipulado el código. Evidentemente, estas cosas están pasando muy frecuentemente en la ciudad Santa Fe, pero con el perjuicio de que la mujer terminó grave.

El ingreso se produjo pasado el viernes, a las 18 hs, y no era la única mujer que llegaba con este pedido. El dato más llamativo, fue el ingreso de la paciente fue por  sector de Otorrinolaringología, ya que todo el servicio de Ginecología del Hospital Iturraspe está anotado en el registro de objetores de conciencia y por lo tanto no efectúan abortos no punibles en el nosocomio, esto fue lo que motivó la llegada de la médica de Rosario. En este caso el jefe del servicio, alertó sobre que necesidad tenían de internar a la paciente, que no era de la especialidad y finalmente, fue con cama prestada (esto se da cuando el servicio que interna a la paciente  no pertenece a la especialidad de lo que se le va a hacer) al servicio de de Ginecología del Iturraspe. Allí la especialista Rosarina que vino exclusivamente a realizar la práctica, la Dra. Sandra Formia junto a otro profesional que se dedica a lo mismo, habiéndose visto con complicaciones, ya que le habían informado  que no le iban a prestar colaboración, debió salir de manera urgente a conseguir la derivación al Hospital Cullen. Al llegar allí la paciente, por una cuestión de ética y  emergencia fue atendida.

Un poco para desmitificar esto del aborto seguro con pastillas, para que la población tome conciencia de que no es así como se vende, continuó Dalla Fontana;  el misoprostol también tiene complicaciones y ni hablar si es mal utilizado como en este caso. Encima en un efector publico, que teóricamente tiene que dar todas las garantías, como dice el eslogan del los que están a favor :"Aborto seguro".

Seguramente desde el Ministerio de Salud,  se deben haber encargado de hacer los trámites pertinentes, para que estas dos pacientes lleguen hasta el Iturraspe con un pedido de aborto. Ellos se basan en el argumento, de que tienen que garantizar los abortos legales que están dentro del artículo 86, pero la mayoría de estos no se enmarcan dentro del mismo. Con 19 semanas, es un embarazo viable si sale de la panza y el riesgo en esta etapa es mucho más grande.

Más adelante afirmó; realmente estamos alarmados con lo que está sucediendo en Santa Fe, porque no es la primera vez que pasa esto, la diferencia es que esta vez saltó a la luz porque se complicó y tuvo todo un mal manejo, como mínimo falta de ética y como máximo es un crimen, porque es una mala praxis. Colocar esa pastilla en una paciente con 19 semanas de embarazo y dos cesáreas anteriores, tiene altísimos riesgo de ruptura uterina que fue lo que sucedió. Si bien eran conscientes de que en el Hospital no iban a poder recibir la práctica por la objeción de conciencia, ya venían con todo armado como lo hacen siempre que realizan estas cosas, sabiendo que el servicio no le iba a prestar asistencia ya que son todos objetores de conciencia. Aclaro que este es un derecho constitucional, el médico no está obligado a cumplir la norma, porque de hacerlo le puede causar un daño moral grave, entonces puede constitucionalmente avalarse en esta objeción. Lo que no está claro, es si el servicio puede ser objetor de conciencia, pero no habiendo ningún médico que preste atención, o bien salen a buscar otro efector u otro doctor, pero un sólo profesional no alcanza en estos casos. Tiene que tener además el apoyo logístico de todo el servicio, sino finalmente pasan estas cosas con el riesgo de vida  de la paciente,  como terminó en este caso que hubo que extirparle el útero. Si bien la paciente evolucionó favorablemente, corrió riesgo de vida ya que habría sido ingresada en terapia intensiva.

La gravedad del hecho que se denuncia, radica en que se intentó ocultar una práctica en un hospital público - explica- ingresando por un servicio que nada tiene que ver con la práctica que se pretendió realizar, premeditando algunas cosas y casualmente en un fin de semana largo, con menos gente. Hay complicidades dentro de la estructura de la Salud Pública, ya que alguien abrió la puerta, permitió que pase y que se realice el aborto. Ya vino comandado desde el Ministerio de Salud de la provincia y esto hace sospechar que el mecanismo para efectuarlo está aceitado. Hubo muchos casos anteriores, pero ninguno encuadrado en el articulo 86 del código penal que prevé cuales son los abortos no punibles. Estos casos no encuadran,  porque usan el subterfugio de poner en riesgo la vida de la madre por problemas psicológicos, cuando este dice, que el riesgo de vida no se puede subsanar por otro medios. 

Nuestra agrupación no hace denuncia penales, pero hay otras, que si este hecho se hace público tomará el caso y hará la denuncia correspondiente en la Fiscalía que le compete. La Municipalidad de Santa Fe ha colaborado también con la logística para que esto suceda y la secretaría de la mujer, fomentando para que esto se lleve a cabo. Esto es un delito, que como ciudadanos debemos denunciarlo para  no quedar como cómplices, concluyó.

 

 
 




Te puede interesar