LLUVIAS DEJAN 146 MUERTOS EN JAPÓN, LA CIFRA MÁS ALTA DESDE 1982

INTERNACIONALES Por
Se trata de la mayor catástrofe natural vivida en Japón desde el devastador terremoto y tsunami de 2011 y por el momento no se conoce el alcance de los daños
216444_02

Además de las 146 víctimas mortales, hay 60 personas desaparecidas desde la semana pasada y los equipos de rescate intentan encontrar superiviventes entre ruinas y masas de tierra y en medio del intenso calor estival.

Los afectados que se encuentran en alojamientos de emergencia también padecen ahora el calor, tras las lluvias torrenciales de los útlimos días. El Gobierno está intentando suministrarles agua potable y alimentos lo más rápido posible.

Los camiones que transportan suministros a las tiendas recibieron el mismo permiso que los vehículos de emergencia, anunció el primer ministro japonés, Shinzo Abe. El mandatario se desplazará el miércoles a la provincia más afectada, Okayama, para ver los destrozos y conocer de primera mano las necesidades de los afectados.

Las intensas lluvias cesaron hace días en las zonas más afectadas, pero los servicios meteorológicos advierten del riesgo de que se produzcan más corrimientos de tierras.

Se trata de la mayor catástrofe natural vivida en Japón desde el devastador terremoto y tsunami de 2011 y por el momento no se conoce el alcance de los daños. Algunas zonas devastadas por el lodo tenían un aspecto lunar. Cientos de casas quedaron totalmente destruidas, aunque el Gobierno todavía no tiene un panorama completo de los destrozos.

Según las cifras provisionales, unos 10.000 edificios quedaron inundados en las provincias de Hiroshima y Okayama y en otras regiones. Unas 11.000 personas pasaron de nuevo la noche en albergues de emergencia. Especialmente las personas más ancianas están sufriendo el calor, no pueden ducharse y necesitan medicamentos.

A los habitantes de la ciudad de Fuchu, en Hiroshima, se les pidió hoy de nuevo que se pusiesen a salvo, después de que los troncos que flotaban en el río lo atascasen y se desbordase. En Kurashiki, en la provincia de Okayama, un millar de efectivos buscaban a personas atrapadas en sus casas.

Fuente: www.ellitoral.com

Te puede interesar