Macri ordena frenar interna Carrió-UCR para evitar ruptura

POLÍTICA Por
Los tres gobernadores se reunirán hoy en Casa Rosada con Peña, Frigerio, Vidal y Larreta. El radicalismo amenaza con salir del interbloque Cambiemos en Diputados. Mediación de urgencia
not_927009_09_213435_m

Marcos Peña ablandó a Elisa Carrió. Emilio Monzó contactó a Mario Negri y Rogelio Frigerio tendió puntes con los gobernadores UCR Gerardo Morales (Jujuy), Gustavo Valdés (Corrientes) y Alfredo Cornejo (Mendoza). Los tres radicales serán recibidos hoy en Casa Rosada por la mesa política de Mauricio Macri que también integran María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. La orden presidencial que figura al tope de las prioridades del ala política del Gabinete es, al menos, anestesiar la interna expuesta que animaron la diputada de la Coalición Cívica y el mandatario mendocino el fin de semana por problemas de cartel pero con el debate por el aborto de trasfondo.

En el momento económico y político más delicado de la gestión Macri, los socios oficialistas de la UCR y de la Coalición Cívica salieron a exponer la interna propia hasta rozar el paroxismo. Carrió inició la provocación y Cornejo, en vez de dejar pasar la ofensa, redobló la apuesta y la acusó públicamente de conspirar contra los intereses del Gobierno nacional. La crisis escaló al interior del interbloque oficialista que comanda el radical Mario Negri, el único que intentó calmar la pelea pública de los principales vigas estructurales de la coalición de Gobierno.

El Presidente se prepara para la batalla del Presupuesto 2019, con bilaterales casi diarias ante gobernadores del PJ. Pero en el medio apareció una fisura en su propio interbloque. Es la segunda vez en menos de dos meses. El primer incidente de "fuego amigo" también lo protagonizaron Cornejo y Carrió al desautorizar la política de tarifas de la Casa Rosada. El pan peronismo aprovechó la grieta de Cambiemos, se unió para convertir en ley un proyecto que frenaba la suba de tarifas y empujó a Macri al veto presidencial.

El fin de semana largo, tanto el jefe de Gabinete, como el ministro del Interior y titular de la Cámara de Diputados se encargaron de intercambiar mensajes con los protagonistas de esta nueva interna expuesta. Les transmitieron el fastidio presidencial y la urgencia que demanda cohesionar Cambiemos en un momento crítico del Gobierno. Ayer el Presidente lo admitió en Tucumán: "Estamos atravesando una tormenta". La incipiente salida de la corrida cambiaria no alcanzó para recuperar metas de inflación por debajo del 30% anual. El Gobierno directamente tuvo que desestimar las proyecciones de aumentos de precios para lo que resta de 2018 y ni siquiera incluyó un valor de referencia del dólar en el adelanto del Presupuesto 2019.

Carrió juega al límite con la UCR. La orden de Cornejo de iluminar de verde todas las sedes de los comités radicales para apoyar la aprobación de la ley de aborto en el Senado enfureció a la diputada de la Coalición Cívica, que ya en Diputados había amenazado con "romper" Cambiemos. Después de que "Lilita" asegurara que maneja a los radicales y que harán lo que ella diga, los gobernadores de la UCR redoblaron la apuesta y dejaron trascender la posibilidad de abandonar el interbloque Cambiemos en Diputados para votar cada ley que envíe el Poder Ejecutivo "a la carta".

El radicalismo se siente marginado de la coalición oficialista no sólo por las provocaciones políticas de Carrió y el gélido vínculo que atraviesa Cornejo con el Presidente. La hermética negociación de la Casa Rosada con cada uno de los gobernadores peronistas aumenta la desconfianza de los radicales de cara al cierra de listas 2019 en las provincias.

Macri ya advirtió que avanzará con la aprobación del Presupuesto 2019, y en especial con la meta de déficit fiscal del 1,3% del PBI para 2019, haya o no acuerdo con el peronismo. Sin embargo, su objetivo es cerrar el apoyo del PJ antes del 15 de septiembre, fecha límite para enviar el proyecto al Congreso.

Al disertar en Entre Ríos, Carrió había dicho: "Si yo tuviera interés, habría una interna y no tengo interés en ningún cargo. En consecuencia, la alianza está asegurada. Y los radicales harán lo que nosotros digamos...". La respuesta de la UCR llegó con un comunicado de la conducción del centenario partido, en el que le reclamó "seriedad" y "respeto" a Carrió, al tiempo que la acusó de hacer un "stand up".

El radicalismo que preside Cornejo subrayó: "Somos un partido político nacional, soberano en sus decisiones y democrático hacia adentro. No un proyecto personal ni un liderazgo mesiánico". "Que nos diga Carrió, realmente, cuánto aporta hoy a Cambiemos y a las políticas del Gobierno nacional. Seguramente sea menos que las propinas que deja", ironizó el radicalismo, al recordar la polémica frase que lanzó la diputada esta semana, para instar a la clase media a mantener las "propinas" y las "changas". Además, la conducción de la UCR advirtió que "la frivolidad discursiva alimenta de manera peligrosa a la oposición".

Fuente: Ámbito

Te puede interesar