Del Centro de Oficios a la universidad o a la empresa

LOCALES Por
"Estoy muy contento por todo lo que logramos en la familia y en el grupo de amigos que hicimos ahí adentro -dijo Milton-. Hoy puedo decir que tengo un título secundario, un oficio y un trabajo.
hoy

La experiencia de trabajar con jóvenes que no pudieron continuar sus estudios secundarios, ofreciendo una alternativa vinculada a la capacitación en oficios, va dejando en Rafaela los primeros testimonios de quienes lograron encontrar una posibilidad para desarrollar sus propios proyectos de vida.

Este es el caso de Micaela Baldin, Milton Gigena y Yamila Coronel, quienes tras haber completado el cursado del Centro Municipal de Capacitación en Oficios se preparan para iniciar una carrera de estudio superior o ya están cumpliendo sus primeras experiencias en el ámbito laboral. 

Los tres estudiantes fueron recibidos en la mañana de este jueves por el intendente Luis Castellano, en un encuentro desarrollado en el quinto piso del edificio municipal, donde junto a sus familias detallaron lo vivido durante el paso por el Centro de Oficios. 

Entre otras cosas, Micaela y Yamila relataron sobre las prácticas de trabajo realizadas en el Hipermercado Libertad y cómo esa experiencia les permite encarar de una manera distinta la búsqueda de empleo. Cabe destacar que ambas son madres, y tienen intención de seguir estudiando el Profesorado de Educación Especial en el Instituto Superior del Profesorado Nº 2 "Joaquín V. González".

Milton, por su parte, tras haber pasado por el Centro de Oficios tuvo la oportunidad de participar del programa "Aprender en la fábrica" y actualmente se encuentra contratado por la firma Basso S.A. Él tiene intenciones de seguir estudiando Administración de Empresas. 

Castellano destacó lo importante que es el acompañamiento del Estado en esta etapa de la vida. "Los felicito y les agradezco porque pudieron afrontar y superar las adversidades que se les presentaron. Es importante poner en valor sus historias, ustedes pudieron llegar acá por sus esfuerzos personales", expresó. 

Además consideró que no existe una única trayectoria en la vida, sino que hay distintos caminos, y hay que respetar los tiempos y procesos de cada persona. "El Centro de Oficio es una esperanza para muchos jóvenes que no pudieron sostenerse en el sistema educativo formal", señaló. 

Testimonios
"En su momento, no le daba mucha importancia. Pero hoy termino el bachillerato, con dos hijas, y estoy muy contenta. Si, fue mucho esfuerzo y trabajo", expresó Micaela, quien además cursó su capacitación en electricidad.

"Estoy muy contento por todo lo que logramos en la familia y en el grupo de amigos que hicimos ahí adentro -dijo Milton-. Hoy puedo decir que tengo un título secundario, un oficio y un trabajo. Estoy muy feliz".

"Costó un poco, pero lo logramos. Hice soldadura, y me gustó. Tengo un bebé de un año y ocho meses. Ahora hay que buscar trabajo y el año que viene la idea es estudiar", manifestó Yamila.

"Hoy, sin el estudio, la mujer no es nada. A nosotros nos parecía que nunca íbamos a conseguir trabajo. Hasta ahora, gracias a la Municipalidad que nos apoyó mucho pudimos hacer la experiencia en tres meses a principio de año", agregó Micaela.

"Yo había dejado la escuela secundaria en primero, y después no conseguía escuela por ser repitente. Pero retomé y seguí adelante. Y ahora tengo un oficio, y trabajo, es una buena experiencia pasar por todo esto", concluyó Milton.

Te puede interesar