Alimentos anti agotamiento: para enfrentar la segunda mitad del año

Opciones que refuerzan la energía y combaten el cansancio
ryDr01dz7_1200x0__1

Muchas veces advertimos la presencia del cansancio o ponemos el foco en el asunto cuando ya es inconfundible, porque nos cuesta levantarnos a la mañana, no podemos salir del modo malhumor y, aún después de dormir varias horas, nos levantamos cansados.

¿Una de las soluciones? Implementar un plan nutricional que haga frente al desgaste físico, nervioso o psíquico que genera esta sensación y brinde los aportes nutricionales indispensables.

La primera garantía es que llevar una dieta variada y fresca (evitando en lo posible los productos industrializados). Aunque también hay ciertos productos que están particularmente aconsejados.

Almendras
Se trata de una gran amiga de la energía. Contribuye al dinamismo intelectual y nervioso gracias a su fuerte porcentaje de excelentes ácidos grasos esenciales insaturados y su gran variedad de minerales y vitaminas. Una única precaución: no hay que abusar. Un puñado por día resulta suficiente para aprovechar sus beneficios, sin engordar.

Alcaucil
Forma parte de la alimentación humana desde la Antigüedad. Los egipcios la cocinaban, y en Europa se implantó en el siglo XV. Sus virtudes: se trata de uno de los vegetales más ricos en proteínas. Además, contiene fibras que aceleran suavemente el tránsito intestinal y una buena cantidad de vitamina C. Otro beneficio: contiene una sustancia, la cinarina, que drena el hígado y lo ayuda a desprenderse de sus toxinas.

Limón
Está considerado un remedio natural desde hace más de cinco mil años. Su cáscara contiene un aceite esencial muy activo que basta con apretar la piel brillante para obtenerlo. Posee grandes cantidades de vitamina C y también ácidos orgánicos que se transforman en sustancias alcalinas en contacto con los jugos gástricos (por esa razón es excelente para neutralizar el exceso de acidez interna). Es rico en minerales diversos que contribuyen a luchar contra la desmineralización, una de las causas de fatiga.

 

Queso gruyere
Se trata de un queso de leche cruda, pasta presionada y cocida, de sabor tierno y suave. ¿Por qué es preferible por sobre otras variedades? Porque es una fuente importante de muchas buenas proteínas (indispensables para la energía muscular), calcio (para el equilibrio nervioso y el metabolismo global) y magnesio. Además, contiene potasio, fósforo y un poco de hierro.

Lentejas
Durante un tiempo fueron apartadas de las dietas más saludables, por considerarlas demasiado calóricas. Sin embargo, hoy los nutricionistas aconsejan reconciliarse con ese alimento. Las razones: dispone de un gran poder de saciedad, proporciona mucha energía y hierro (para su mejor asimilación deben combinarse con un cereal, como el arroz).

Naranja
Es una de los clásicos cítricos invernales y es la fruta de la energía por excelencia, sobre todo por su alto porcentaje de vitamina C. Además, contiene ácidos orgánicos que se vuelven alcalinos en contacto con los jugos gástricos. Atenúa la acidez interna (fuente de fatiga) y facilita la digestión.

Dátiles

Originarios de los países del norte de África y elegidos por los beduinos del desierto, son altamente energéticos y aportan una gran cantidad de vitaminas del grupo B y minerales esenciales.  También es un gran regulador del sistema nervioso.


Del libro "Adiós al cansancio comiendo mejor. La nueva alimentación anti-fatiga". De Marie Borrel (Editorial Urano).

Fuente-. Clarín

Ana Cohen

Redacción

Te puede interesar