LOS 5 DESTINOS MÁS BARATOS PARA VIAJAR POR EUROPA

TURISMO Por
En un continente tan grande y hermosos siempre hay algo nuevo por conocer y hay muchas ciudades para recorrer con un presupuesto más bajo. Elegimos las cinco más lindas.
hqdefault

#1 Cracovia, Polonia
Polonia es uno de los países dela Europa Oriental con costas en el mar Báltico, conocido por su arquitectura medieval y su herencia judía. Si bien su capital, Varsovia, tuvo que ser reconstruida, la ciudad de Cracovia está en estado original: el castillo de Wawel del siglo XIV se eleva por sobre la antigua ciudad medieval, donde se encuentra la Lonja de los Paños, un establecimiento comercial renacentista en Rynek Glówny (plaza del mercado). Cerca se encuentra el memorial del campo de concentración Auschwitz-Birkenau y las vastas minas de sal de Wieliczka, con salas y túneles subterráneos. La antigua capital de Polonia, situada a orillas del río Vístula, cuenta con un casco antiguo exquisito que ha sido declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1978. Actualmente, Cracovia sigue siendo el epicentro del arte y la cultura polaca y desde aquí se puede acceder fácilmente a lugares tan interesantes como el campo de concentración de Auschwitz o las minas de sal de Wieliczka. Imperdible perderse la Plaza del Mercado, construida a mediados del siglo XIII y que es considerada como la más grande de Europa.

#2  Sarajevo, Bosnia y Herzegovina
Bosnia y Herzegovina es un país de la península balcánica en el sureste de Europa. Sus zonas de campo tienen villas medievales, ríos y lagos, junto con los rocosos Alpes Dináricos. La capital nacional, Sarajevo, tiene un barrio antiguo bien preservado, BašÄaršija, con hitos como la mezquita del siglo XVI Gazi Husrev-bey. El Puente Latino de la era otomana fue el lugar donde asesinaron al archiduque Francisco Fernando, hecho que desencadenó la Primera Guerra Mundial. Conocida como la “Jerusalén de Europa”, debido a la gran cantidad de religiones que conviven en ella desde hace siglos, Sarajevo ha resurgido de las cenizas como una ciudad en la que la cultura se respira a cada paso. Actualmente es un rincón intrigante y cosmopolita y cuenta con todos los servicios para hacer de tus vacaciones una experiencia sin igual. No dejes de visitar La fuente Sebilj, la Mezquita Gazi Husrev Bey, la Catedral Ortodoxa o el Museo del Túnel de Sarajevo, construido durante el Sitio de Sarajevo en los años 90 y que fue utilizado para huir de los bombardeos.

#3 Ohrid, Macedonia
Macedonia es un país balcánico sin costa, pero con con montañas, lagos y una antigua ciudad con arquitectura otomana y europea espectacular. La capital, Skopie, es conocida por su extenso barrio del Bazar Antiguo y los edificios antiguos transformados en museos, incluida la Galería Nacional de Macedonia, ubicada en un complejo de baños turcos del siglo XV. En el sur, la ciudad de Ohrid, ubicada en un lago del mismo nombre, tiene un paisaje urbano medieval y un castillo sobre un cerro. Repleta de iglesias ortodoxas y restaurantes económicos donde poder tomar un té caliente y deleitarse con un baklava, un pastelito de hojaldre y frutos secos clásico de la cocina de Medio Oriente. No solo es uno de los países más baratos de Europa, sino que además es un gran destino turístico todavía poco explotado en comparación con otros destinos.

#4 Kiev, Ucrania
Ucrania es un extensísimoo país de Europa Oriental conocido por sus iglesias ortodoxas únicas con cúpulas, la costa en el mar Negro y las montañas arboladas. Su capital, Kiev, tiene la legenaria catedral de Santa Sofía con cúpulas doradas, con mosaicos y frescos del siglo XI. Dividida por el río Dniéper, sobre la montaña está el Monasterio de las Cuevas de Kiev, que data del siglo XI y es un sitio de peregrinación que abarca varias iglesias con cúpulas doradas. Es conocido por sus catacumbas rodeadas de cámaras fúnebres de monjes ortodoxos y una colección de objetos de oro de antiguas épocas escitas.

#5 Sofía, Bulgaria
Bulgaria es otra nación balcánica que rodea la costa del mar Negro, con un interior montañoso y ríos, entre ellos el Danubio. Con influencias griegas, eslavas, otomanas y persas, posee una rica tradición de danzas, música, trajes y artesanía y tiene una arquitectura formidable. A los pies del monte Vitosha, que tiene forma de cúpula, se encuentra la ciudad capital, Sofía, que data del siglo V a. C. Sofía es una ciudad donde la historia se respira en cada rincón, ya que hace más de 2.800 años que comenzaron los primeros asentamientos. Situada en el corazón de los Balcanes, es un excelente punto de partida para conocer Europa del este. La influencia rusa se puede apreciar en todos los rincones, principalmente en las iglesias ortodoxas construidas al estilo moscovita: la estética de los edificios que moldean a la ciudad. El más representativo sea la Catedral de Alejandro Nevski, construida a finales del s. XIX y cuya galería de arte alberga una colección de pinturas impresionante.

Fuente: www.mujercountry.biz

Te puede interesar