CASI EL 20% DE LOS NIÑOS EXPERIMENTAN "RIESGO ALIMENTARIO"

ECONOMÍA Por
Así se desprende del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de la UCA. Surge del relevamiento de 5.900 conglomerados urbanos, incluyendo Gran Córdoba.
infancia-pobreza_0

Según el informe Barómetro de la Deuda Social de la Infancia que presentó ayer la Universidad Católica Argentina (UCA), el 17,6 por ciento de los niños de entre 0 y 17 años experimentó “riesgo alimentario” durante 2017, mientras que el 22,6 por ciento no fue al médico durante el mismo período. Igual porcentaje de niños vive en condiciones de hacinamiento y un 51 por ciento en “espacios barriales nocivos en materia de contaminación ambiental” . Estos porcentajes, dice, crecen en los sectores “trabajadores marginales” y casi triplican a “los sectores medio profesional”. El relevamiento se hizo en 5.700 conglomerados urbanos.

“Los resultados pueden ser entendidos en una perspectiva de ‘demanda’, aspectos del desarrollo humano y social de las infancias sobre los cuales existe una situación de déficit y una meta aún por ser cumplida, un derecho por ser efectivizado”, dice el texto titulado “(In)equidades en los derechos de niñas y niños”. El informe toma el lapso 2010-2017 y contiene el detalle de la evolución 2016-2017.

Con respecto al derecho a la alimentación, el trabajo describe: “La medición en 2017 estima un déficit alimentario total de 17,6 por ciento, y 8,5 por ciento en su nivel más grave”, siendo el Conurbano el espacio con mayor cobertura alimentaria directa (37,7 por ciento)”. 

“También se observa un incremento significativo en las ayudas alimentarias directas que se incrementan en 4,1 puntos porcentuales (p. p.)”, entre 2016 y 2017. Un 33,8 por ciento recibe alimentación en comedores escolares y otras instituciones. En 2012, era el 22,4 por ciento.

Respecto del derecho a la salud, dice que “se estima que en 2017 dos de cada 10 niños no asistieron al médico” y “en la adolescencia, trepa a tres de cada 10”. “Esta situación se incrementó levemente en los últimos años”, añade.

“Las desigualdades sociales son claramente regresivas para los chicos más pobres. Un niño en el estrato social marginal registra el triple de probabilidad de no haber consultado al médico en el último año que un par en el estrato medio profesional”, indica. “Asimismo, el déficit es algo más elevado en el Gran Buenos Aires”.

En relación con el derecho al hábitat, describe: “La medición en 2017, estima que el 51,3 por ciento de la infancia y adolescencia reside en espacios barriales nocivos en términos de la contaminación ambiental. Los chicos en el estrato trabajador marginal registran el triple de probabilidad de vivir en medio de la contaminación ambiental que pares en el estrato medio profesional”.

En lo que respecta al derecho a la educación, afirma: “En el período de referencia 2010-2017 se registró una significativa merma en la no escolarización de los niños en el nivel inicial entre los 3 y 5 años”. “En 2017, los niños en el estrato trabajador marginal tienen más del triple de probabilidad de no asistir al nivel inicial que pares en el estrato medio profesional”, apunta.

Fuente: www.lavoz.com

Te puede interesar