Por qué no va a alcanzar el préstamo del FMI y las claves de la economía que viene

ECONOMÍA Por
"Es un montón, ayuda, pero eso no va a eludir tener que seguir buscando plata y renovar deuda porque sino nos vamos a quedar con las necesidades fiscales sin cubrir", asegura Pablo Goldín
Pablo-Goldin_infobaeTV_1

"Es un montón, ayuda, pero eso no va a eludir tener que seguir buscando plata y renovar deuda porque sino nos vamos a quedar con las necesidades fiscales sin cubrir", asegura Pablo Goldín –economista de la Universidad Nacional de Rosario con master en la Di Tella– sobre el monto del acuerdo de la Argentina con el FMI. Goldín es director de MacroView, la consultora que preside Rodolfo Santángelo, quién fue socio de Carlos Melconian hasta que éste fue designado presidente del Banco Nación por Mauricio Macri (renunció en enero de 2017, poco más de un año después de asumir).

El economista habló con Infobae de cómo se gastará el crédito stand by del Fondo, de las estrategias para bajar el déficit fiscal y de los próximos desafíos del Banco Central, entre otras claves de la economía local de cara a los próximos meses.

Siete respuestas sobre la economía que viene:

1 – ¿Qué implica el acuerdo con el FMI?

– "Argentina y los argentinos estamos de nuevo con el FMI. Los países recurren por dos razones al Fondo: para pedir plata o para tenerlo como un seguro contingente en caso de que un día necesitaran dinero. Argentina recurrió al Fondo por la primera razón: necesitaba plata. Hubo inconvenientes en la macroeconomía local. Algo tuvo que ver el contexto internacional, pero poquito. Fue un problema local".


– "El Fondo Monetario no viene a ayudarnos a reactivar la economía. Viene a tratar de ayudarnos a estabilizar la macro, mínimamente. No podemos pretender que llegue y reactivar rápido, como a veces plantea el Gobierno. Tampoco el Fondo es culpable de que ahora estemos en recesión y suba la pobreza en los próximos meses, como argumenta la oposición".


– "En paralelo al acuerdo con el Fondo, fuimos considerados nuevamente país emergente. Es como si en los últimos 15 años hubieses estado fuera del mapa, Argentina no existía para el mundo financiero. Ahora aparecemos ahí, en algún lugarcito del mapamundi que miran los inversores. Eso no quiere decir que volverán las inversiones, ni que tendremos acceso más fácil al crédito".

– "Volver al FMI y ser emergente son condiciones necesarias, no suficientes, para resolver el lío macroeconómico en el que estamos metidos. Mejor tener el Fondo, mejor ser emergentes, pero vamos a tener que seguir arremangándonos y haciendo esfuerzos para seguir adelante".

2 – ¿Para qué se usará el préstamo?

– "El Fondo nos da un cheque grandísimo: USD 50.000 millones para usar en tres años. Es un montón de plata, pero cuando se hace la cuenta de la cantidad que necesita la Argentina en los próximos años, esos USD 50.000 millones pueden quedar chicos".


– "El gobierno del presidente Macri va a recibir USD 33.000 millones. Los restantes USD 17.000 millones quedarán como herencia para el próximo presidente. De los USD 33.000 millones, USD 10.000 millones van al Banco Central, para que muestre que tiene más reservas y que está fortalecido. Quedan USD 23.000 millones para este Gobierno. Eso alcanza para pagar todos los vencimientos de deuda externa en bonos, más el pago que se le está haciendo al Club de París, que negoció el gobierno anterior".

– "O sea, vamos a tener que renovar deuda en pesos, conseguir pesos para financiar el déficit fiscal, conseguir pesos para rescatar las Lebac y también para renovar las Letes en dólares, que tiene un stock de USD 16.000 millones y que se renuevan permanentemente. En los últimos meses fueron venciendo de a USD 1.200 millones cada 15 días y se renueva sólo la mitad: quiere decir que parte de la gente se está yendo de las Letes y quiere que el Gobierno le devuelva los dólares".

¿Entonces, no alcanza el dinero del Fondo?

– "El acuerdo está hecho para que la Argentina pueda volver a acceder al mercado de capitales, entrar al circuito del crédito. Los USD 33.000 millones que le van a tocar al presidente Macri no alcanzan para semejante 'olla popular' de necesidades fiscales que tiene la Argentina. Es un montón, ayuda, pero no va a eludir tener que seguir buscando plata y renovar deuda porque sino nos vamos a quedar con las necesidades fiscales sin cubrir. Es mucha plata, pero igual hay que seguir haciendo abdominales".

3 – ¿Cuál es el principal desafío del Banco Central?

– "Mientras tanto está el nuevo Banco Central cuyo objetivo número uno, prioritario, urgente, inminente, es tranquilizar el mercado cambiario. Que el tipo de cambio no suba tanto y tan rápido. Eso no quiere decir dejar el dólar clavado en $27/28 nominales, pero sí que no tenga saltos bruscos como en los últimos dos meses, cuando subió casi 40%".
– "Una vez que el Gobierno pueda tranquilizar al mercado cambiario va a tener otros dos objetivos prioritarios: bajar la inflación, la esencia de los bancos centrales, y bajar la tasa de interés. El éxito de este nuevo programa, en concordancia con el Fondo, va a estar parametrizado por lo rápido que el Banco Central pueda bajar la tasa de interés".

– "En la medida que la tasa esté en 40%, y aún más alta en el mercado secundario de bonos y Lebacs, y no baje sustancialmente, vamos a estar en problemas. Eso inestabiliza la macroeconomía y genera muchos problemas en la cadena de pagos, en el crédito y en el nivel de actividad".

4 – ¿Cuánto tiene que valer el dólar?

– "El tipo de cambio en $28/29 es el más alto de la era Macri. Cuando se unificó el mercado cambiario y se sacó el cepo, en diciembre 2015, el dólar llegó a costar $13/14. Eso hoy equivale a $26. Sin embargo los $28 no son comparativamente tan altos como aquel valor del dólar paralelo, o blue, con el cepo, cuando comprábamos a $16. Eso llevado a valor de hoy sería entre $30 y $33. Los argentinos ya hemos comprado dólares para ahorrar o viajar a más de $30 de estos días. El dólar a $28 es alto, pero no tanto como para garantizar que la demanda baje sustancialmente".

5 – ¿Cómo se baja el gasto fiscal?

– "Como siempre pasa en la historia argentina cuando hay que reducir agujeros fiscales tan grandes se recurre, lamentablemente, a la inflación, que licua el gasto público en el sentido de que este va por detrás de la tasa de inflación, sube menos, y la inflación sostiene la recaudación tributaria".

– "El gasto público en la Argentina puede dividirse en cinco grandes bloques. El bloque jubilatorio, el gasto previsional, hoy con una fórmula bastante atada a la inflación. Conclusión: el haber jubilatorio va ir parecido a la tasa inflación".
– "Reglón dos: los famosos subsidios económicos a la luz, el gas y al transporte. Bajaron bastante, pero no van a bajar más y va a ser difícil licuarlos porque los costos de generar luz, extraer e importar gas y transportar un pasajero subieron mucho con la devaluación. Va a ser muy difícil que el Gobierno gaste menos en subsidios de lo que venía haciendo".

– "Quedan tres candidatos que sufrirán la licuación: salarios públicos, obra pública y transferencias a las provincias. Son los tres grandes rubros del gasto que van a crecer por debajo de la inflación. O sea, va a caer el salario real de los empleados públicos, se va caer mucho la obra pública y va haber tensión entre el gobierno nacional y los gobernadores para ver quien paga el ajuste".

6 – ¿Qué va a pasar con las tarifas?

– "Es un tema urticante, todos sufrimos los aumentos de los últimos dos años. En el próximo año y medio las tarifas van a subir menos de lo que parecía. No porque el nuevo ministro de Energía sea más bueno o dadivoso que el anterior, sino porque la realidad determina que seguir aumentando las tarifas a ese ritmo es prácticamente imposible. ¿Por qué? Con la devaluación los costos de generar luz y gas subieron mucho y es muy difícil que la tarifas le sigan el tren a esa suba".

– "¿En el próximo año y medio quién va pagar la suba? Las empresas van a ganar menos plata, el gobierno pondrá más en subsidios y nosotros, los usuarios, pagaremos más, pero no tanto como con la hoja de ruta tarifaria anterior".

7 – ¿A qué sectores beneficia el dólar alto?

– "El tema con la suba del dólar es ver cómo responde la inflación. Acá, cuando sube el dólar arrastra los costos y precios internos, cosa que no pasa en otros países del mundo. Un exportador que está contento con el dólar a $28 también está expectante para ver cómo evolucionan sus precios y costos internos. No vaya a ser como en 2014 y 2016, que subió el tipo de cambio y a los ocho meses, con la suba de la inflación, estábamos como al principio".
– "Hoy los exportadores están mejor, son más rentables, pero no es el final de la historia. Hay que ver en unos meses como queda el tipo de cambio ajustado por la inflación".

Fuente: Infobae

Te puede interesar