LO CORRECTO, EL RECTO Y EL ORTO

EDITORIAL Por
Un periodista con oídos que alcanzan hasta la mesa chica presidencial muestra a Macri desalentado por los acontecimientos. En el centro de la cuestión están el prefijo y el sustantivo orto
macri orto

Isaias Abrutzky Isaías ABRUTZKY / Especial para R24N

[email protected]

La ortopedia es el arte de corregir o de evitar las deformidades del cuerpo humano, por medio de ciertos aparatos o de ejercicios corporales. Ortogonal es un término de la geometría que significa perpendicular. La terapia ortomolecular es un tratamiento nutricional específico para cada paciente que incorpora los nutrientes adecuados para equilibrar a su organismo. En todos estos términos, el prefijo “orto”, que viene del griego, indica recto, correcto, lo adecuado.

El presidente Mauricio Macri y su jefe de gabinete, Marcos Peña, repiten con tal frecuencia que hace sospechar directivas de Jaime Durán Barba, que “vamos por el camino correcto”, o “estamos en el camino correcto”. Podemos asumir que consideran estar implementando una política ortonacional, una que se adapta a las necesidades de la argentina.

Trascendió ahora que el jefe de Estado, en una reunión con sus colaboradores más cercanos, habría expresado que “las cosas nos están saliendo como el orto”. Con esta frase, que es apenas un trascendido periodístico y no fue confirmado por las autoridades, muchos malintencionados pueden intentar acusar a Macri de inculto, grosero o chabacano. Pero la prudencia debe primar en estos casos, y hay que analizar muy bien todo lo que se relaciona con este episodio. No olvidemos que el presidente nos encendió la luz de alarma cuando pronunció la palabra “impepinable”. Pero cuando con sonrisa burlona y canchera -porque nos parecía que teníamos una nueva y gran oportunidad para tachar al titular del Poder Ejecutivo de burro e ignorante y fuimos a consultar al diccionario de la Real Academia -por las dudas, claro- nos encontramos con que el para nosotros desconocido vocablo figura con toda legitimidad y significa “ Cierto, seguro, que no admite discusión” . Esto es, quiere decir “correcto”.

Tal vez las burlas que generó el término poco usual, inhibieron a Macri de usarlo para elevar la contundencia de su discurso, anunciándonos que estamos en un camino impepinable.

No es muy conocido tampoco que “orto” es también un término de la astronomía que alude a la “salida o aparición del Sol o de otro astro por el horizonte”. Así, podríamos inferir que Macri quiso referirse a un nuevo amanecer, una frase que -sabiamente usada- podría hacerle perder algunos votos menos de los que pareciera se le están cayendo para las elecciones de 2019.

El problema es que según el cronista de la reunión mencionada apuntó a que Macri atribuye la orto situación de la Argentina a que “Estados Unidos subió la tasa de interés y se nos cortó el crédito externo. El campo sufrió una sequía histórica que arruinó buena parte de la cosecha de este año y el barril del petróleo aumentó de precio”, por no aludir al factor “irresponsabilidades” de algunas personas que prometieron acompañarlo en la consecusión de sus propósitos.

Esto atenta contra nuestras intenciones de rescatar de lo chabacano a la figura presidencial, y defender como corresponde esa investidura. Es lo que hay que hacer, más allá de cualquier diferencia que se tenga con el gobernante.

Pero todavía hay una vuelta de tuerca adicional en este tema en el que nos internamos sin acreditar ningún antecedente en el campo lingüístico. Y es que la palabra “recto” también se refiere al intestino: “Correspondiente a la última porción, que termina en el ano”, dice la RAE.

En fin, lo que parece cierto es que -más allá de todo este intríngulis idiomático y sin importar quién ni como lo diga- todo indica que se trata de lo que la Academia retrotrae a la palabra del latín cacäre. Por razones de decoro, no lo describo yo, pero me limito a ilustrarlos a través de la captura de pantalla del diccionario madre, que les presento a continuación:

conjugacion

Te puede interesar