Una táctica financiera posible para surfear el post anuncio del acuerdo con el FMI

ECONOMÍA Por
Una vez retirada la postura de venta del BCRA en $ 25 el dólar mayorista luego del anuncio del acuerdo con el Fondo en un esquema de tipo de cambio flotante, el tipo de cambio real podría ir a buscar un equilibrio más alto frente al déficit de la cuenta corriente externa, los altos vencimientos de Lebac y la devaluación en Brasil
not_923985_08_122333_m

La expectativa de un mayor ajuste fiscal y de una menor "dominancia fiscal" (asociada a la eliminación de los factores de emisión monetaria generados por el financiamiento monetario directo del BCRA al Tesoro y la compra de dólares de la deuda al Tesoro) bajo el programa de estabilización del Fondo, podría ayudar a bajar el riesgo país, si el mercado percibe que el monto del desembolso es suficiente como para cubrir las necesidades financieras del Tesoro hasta el próximo año (en torno a 5% del PIB en 2019) y que las condiciones del ajuste fiscal pueden ser manejables en un contexto político más complicado.

Bajo este "view", sería consistente bajar transitoriamente la exposición en activos financieros en pesos con riesgo cambiario, mientras la economía ajusta hacia el nuevo tipo de cambio real requerido para mejorar el déficit de la cuenta corriente en un esquema de libre flotación cambiaria. Estirando la duration de la cartera de bonos en dólares para capitalizar una potencial compresión de riesgo país luego del salto de los últimos meses (el DICA rinde 7,90% con duration 6,7; el AC17 rinde 8,35% con duration 11,9), teniendo en cuenta que el efecto de una alta convexidad de los bonos largos a estos precios potencia el impacto positivo en el precio del bono de una baja de tasas y amortigua el efecto negativo en el precio del bono de una suba de tasas.

Una vez que se estabilicen las expectativas de devaluación con el paquete de dólares del FMI, Banco Mundial y CAF, ya sin la postura de venta del BCRA en el mercado de cambios, con tasas de interés que seguirán siendo altas frente a una inflación acelerándose por los efectos de "segunda ronda" de la suba del dólar, precios regulados (tarifas con costos en dólares), naftas y paritarias con cláusula de revisión, con las expectativas de inflación ajustando al alza, con un Tesoro que volcará los dólares de la deuda al mercado para hacerse de los pesos que requiere para financiar la caja, será el momento para aumentar la exposición en activos en pesos (Lebac).

Si bien las acciones puede tener un rango de "upside" de corto plazo luego de la fuerte corrección en dólares y si la estabilización del Fondo mejora las expectativas de recategorización a mercado emergente por MSCI (para los sectores de energéticas y bancos) el 20 de junio, el escenario de menor crecimiento, mayor inflación y tasas de interés altas no es el más propicio a mediano plazo.

Un hedge alternativo para este escenario, podría ser un bono con ajuste por inflación, aprovechando el salto de los rendimientos por la salida de fondos de activos en pesos (Boncer 2021 rinde en torno al 7,3% de tasa real; duration 2,86), para estar cubiertos frente al riesgo de un escenario donde el dólar se queda en estos niveles, o incluso baja frente a la vuelta del optimismo del mercado tras el anuncio del Fondo, y capitalizar la aceleración de la inflación de los meses de mayo/junio.

(*) Director de la consultora Eco Go.

Fuente: Ámbito

Te puede interesar