La soberbia daña la capacidad para reconocer errores

EDITORIAL Por
Soberbia es la falta de capacidad para ejercer una cierta función en alguna organización, la que nos lleva, así mismo, a cegarnos ante los errores y las incapacidades
hoy

Observando acciones y actuaciones de quienes tienen la obligación de actuar y accionar para todos y no para unos pocos, recordé estas palabras de Daniel Muciño (http://antesdemorfeo.blogspot.com) que pinta de cuepo entero a quienes se consideran dueños de la verdad y no aceptan el disenso y la crítica.

Pobres personajes estos y pobres, pero en otro plano, no en el humano, quienes los tenemos que padecer por circunstancias de la vida, pero el consuelo es saber que tarde o temprano se hace realidad  uno de los dichos más sabios que alguna vez pudimos escuchar: "No hay mal que dure cien años" 

Soberbia vs Ineptitud: La eficacia de no saber que hacer.

De unos años a la fecha, he escuchado muchas veces ante resultados adversos, en el trabajo, la escuela o el deporte, que el principal culpable del fracaso es aquél ente preferido por muchos llamada “Soberbia”. Pero ¿qué es esto a lo que nosotros solemos ubicar como falta de “humildad”

El diccionario de la Real Academia de la Lengua define a la soberbia como: “1.-Altivez y apetito desordenado de ser preferido a otros; 2.- Satisfacción y envanecimiento por la contemplación de las propias prendas con menosprecio de las demás; 3.- Especialmente hablando de los edificios, exceso en la magnificencia, suntuosidad o pompa; 4.- Cólera e ira expresadas con acciones descompuestas o palabras altivas e injuriosas, y; 5.- Palabra o acción injuriosa.” 

Es la falta de capacidad para ejercer una cierta función en alguna organización, la que nos lleva, así mismo, a cegarnos ante los errores y las incapacidades, del sistema, de los sujetos, de los valores y por ende, de los resultados. Una persona capaz de ejercer ciertas actividades, las realizará con óptimo resultado; una organización con valores bien cimentados y llevados a la práctica eficientemente verá un ambiente de trabajo apto para la realización de sus objetivos; una organización bien estructurada, con el personal suficiente para realizar sus funciones sin saturarlos de responsabilidades, verá éxito en sus objetivos. Todo tiene que ver con la Capacidad que tengamos de realizar nuestras funciones.

Entonces, ¿es la soberbia el culpable de nuestros fracasos? Sí y No. Si, porque es la Soberbia de no darnos cuenta de nuestros errores la que nos conduce hacia el fracaso, eso es obvio. Por otro lado, es la Ineptitud, la que nos conduce a la Soberbia, porque, para que la soberbia nos nuble la vista ante nuestros yerros, deben de existir éstos, que son producto únicamente de Ineptitud para realizar nuestras actividades. Para dejar más claro el punto, cuando en la primaria hicimos un examen de matemáticas y nuestro resultado era reprobatorio, ¿era la soberbia culpable? No, era la incapacidad de realizar problemas, operaciones o pensamiento matemático, es decir, la Ineptitud provocada por la falta de capacitación.


En conclusión, efectivamente nuestra Soberbia nos ha cegado de nuestros errores, sin embargo, es peor la Ineptitud que provoca estos errores. No antepongamos nuestra actitud para el cambio de resultados, capacitémonos y aceptemos nuestros resultados. La Soberbia daña nuestra capacidad para reconocer nuestros errores, los cuales, nos exhiben ante los demás; ese es el miedo, el ser reconocidos ante el ámbito laboral, escolar, deportivo, social, como alguien Inepto.

Te puede interesar

Te puede interesar

Booking.com