Un caso de tuberculosis en Esperanza genera alarma

Un caso de tuberculosis en una docente generó alarma en Esperanza. El médico infectólogo del SamCo local, Federico Detarsio, dio precisiones de lo ocurrido
Esperanza

El médico infectólogo del SamCo local, Federico Detarsio, dio precisiones de lo ocurrido ante un caso de tuberculosis que afectó a una docente esperancina y el operativo de salud que se puso en marcha para prevenir el contagio en sus pequeños alumnos. “Se actuó a tiempo, no hay nada de qué alarmarse”, tranquilizó.

Detarsio informó que “a mediados del mes pasado se tomó noticia de un acaso de tuberculosis pulmonar, enfermedad infecto contagiosa de las más antiguas conocidas”.

Aclaró que esto “es algo que no es noticia porque siempre hay casos; en este momento había dos o tres pacientes en tratamiento y el año pasado se llegó a tener cinco o seis pacientes en tratamiento simultáneo con lo cual estamos lejos de que sea una enfermedad erradicada –no solo en Argentina sino a nivel mundial- a pesar de que tiene cura y tratamiento gratuito”.

En este caso puntual, contó que “la paciente se encontraba en el exterior con lo cual la logística se dificultó porque había que sincronizar para coordinar el tratamiento con su posible llegada”.  Sobre ese tratamiento, el galeno explicó que “se toma el caso individual pero a su vez paralelamente también se evalúan los contactos del paciente, en base a la cantidad de horas que pasan juntos y la cercanía con la persona, ya sea en el ámbito familiar, laboral y social. Se trata de tamizar quiénes serían los contactos que se encontrarían en riesgo”.

“Para contagiarse de tuberculosis no es como una gripe que estás con el enfermo y al otro día caés en cama, sino que se requiere de un contacto de muchas horas diarias (más de cuatro a seis horas respirando en el mismo ambiente) durante muchos días seguidos. Se trasmite por la tos y el estornudo donde los bacilos microscópicos quedan flotando en el ambiente y se inhalan”, puntualizó.

Teniendo en cuenta que la paciente enferma era una maestra y “habiendo analizado la situación se llegó a la conclusión de que había que hacer una intervención en su ámbito de trabajo y evaluar a los contactos con un control clínico y radiológico”.

“Es así que esto tuvo como condimento particular la cantidad de contactos que había, porque se trata de una docente con dos cursos a cargo, y su ámbito laboral es la escuela, en un ámbito del aula que es relativamente cerrado y siendo niños menores de 15 años –que a su vez es a quienes se recomienda un tratamiento preventivo- con lo cual se hizo una intervención fuerte través de la salud pública. Estuvo el jefe del Programa de Tuberculosis, la dirección Provincial de Epidemiología, y hasta la ministra de Salud también intervino en la situación”, describió Detarsio.

Operativo de prevención

Ante esto, indicó que “a todos los chiquitos con sus papás se los citó en el hospital y se le brindó la posibilidad de hacerse los estudios” y por ello agradeció “al director del hospital (Héctor Soler) que habilitó uno o dos días donde dispuso una franja horaria exclusivamente para poder atender a todos los chicos y a todo el personal, porque se sacaron más de 70 radiografías en 48 horas la semana pasada”.

“Ayer se hizo la evaluación de las radiografías y por suerte están todos bien, pero por ser menores de 15 años tienen recomendación de hacer un tratamiento preventivo. De acá a un mes se hará una prueba de piel para analizar si se extiende el tratamiento por seis meses más o se corta. Hoy están retirando la medicación por el hospital y así el preventivo comenzará hoy mismo”, destacó.

Explicaciones para llevar tranquilidad

Aclaró que se trata de “una enfermedad subaguda o crónica que lleva meses de evolución, con tos, sudoración por la noche, y pérdida de peso. Luego de estar en contacto con una persona con tuberculosis, pueden pasar meses o hasta años para desarrollar la enfermedad. Por eso hay que estar atentos ante la presencia de tos de más de un mes de evolución, hay decaimiento, fiebre o se pierde peso”.

Ante ello, llevó “tranquilidad a los compañeros de trabajo” de la docente ya que “a veces este tipo de enfermedades genera discriminación, porque antiguamente se la vinculaba a cuestiones sociales, pero hoy aparecen en todo ámbito social y laboral. Tiene tratamiento, tiene cura y es una enfermedad como cualquier otra”.

Mencionó que la docente enferma “regresó al país el fin de semana y este lunes hizo su primer toma de medicación en el hospital. El tratamiento es de un total de seis meses, la primera fase es de dos meses y lleva aproximadamente unos 20 días de tratamiento. En primer término había que asegurarse de que al toser no contagia pero de eso estamos seguros porque de otro modo no hubiera podido volver al país. El análisis dio negativo antes de su regreso y tenemos la tranquilidad de que no contagia pero habrá que ver como se adapta al tratamiento, los controles y demás”.

Afirmó además que “de acuerdo a la evolución se verá cuanto tiempo estará sin trabajar, pero a grosso modo, podríamos decir que cuando retorne el ciclo lectivo después de las vacaciones de invierno se podrá reincorporar”.

Acotó que “en la familia de la paciente, a quienes conviven bajo el mismo techo se les han hecho controles clínicos y radiografías y están todos bien” porque “se actuó a tiempo, no hay nada de qué alarmarse”.

Consultar al médico

Detarsio recalcó que “ante la presencia persistente de tos hay que consultar con el médico clínico o pediatra, y cualquier médico está preparado para detectar una tuberculosis pulmonar en una radiografía”.

Dijo también que “una pregunta muy frecuente que hacían los padres es que los chicos están vacunados con la BCG” pero aclaró que “esa vacuna previene de las formas graves de tuberculosis, no nos defiende de la tuberculosis pulmonar”.

Finalmente, destacó que “fue un problema de salud pública y todo un desafío para el sistema de salud abordarlo prontamente y no dejar cabos sueltos”.

Fuente www.esperanzadiaxdia.com.ar

Ana Cohen

Redacción

Te puede interesar