Falleció el "Plumero" Gómez, ex jugador de Atlético y campeón de América con River

El lateral jugó en Boca, River, Lanús, Atlanta, Atlético Rafaela y Argentinos, entre otros equipos. Tenía 57 años.
multimedia.miniatura.a6afd28194012057.706c756d65726f2061725f6d696e6961747572612e6a7067
Foto: Gentileza ADN RAFAELA

Rubén Darío Gómez, campeón de América con River en 1986, falleció a los 57 años tras una larga enfermedad, según se informó desde las cuentas oficiales de distintos clubes por los que pasó durante su carrera.

Pasó por varios e importantes clubes del fútbol argentino y en 1994 vistió los colores de la institución rafaelina, teniendo una buena temporada por el carril derecho como marcador de punta.

Homenaje del Museo River a Rubén Darío Gómez, fallecido esta madrugada.

El querido "Plumero" disputó 42 partidos en River y conquistó nada menos que la Copa Libertadores 1986, la Interamericana 1987 y el Campeonato 1989/90.

Con apenas 21 años, Rubén Darío Gómez ya estaba para dejar el fútbol. Tenía el camino tapado para llegar a la Primera de Lanús por Néstor Sicher, lateral que marcó una época en el club, y partía su tiempo entre su carrera deportiva y su trabajo en el correo. Bien pronto, parecía que se iba a transformar en un ex jugador.

Pero alguien lo vio en uno de esos partidos de Reserva de la B. Fernando Areán les contó a los dirigentes de Atlanta, que buscaban laterales -porque se había ido el Ruso Hrabina a San Lorenzo y parecía que lo podía acompañar el Tati Rafaelli-, que en Lanús había un chico que jugaba muy bien pero que no tenía lugar.

Los encargados de conseguir al jugador con el menor costo posible fueron los directivos Héctor Cacho Santoro y Vicente Tassitani. Con esa idea llegaron a negociar al club del Sur, y contaron la necesidad de incorporar un marcador lateral para ese Atlanta que trataba de recuperarse luego de haber perdido el ascenso contra Temperley en la final del octogonal. Y entonces dispararon la solicitud tramposa: “Nos queremos llevar a Sicher”.

Claro: les contestaron que estaban locos. Que de ninguna manera Atlanta podía pagar lo que Lanús pretendía por su 4 titular. “Pero los vamos a ayudar”, concedieron, y les entregaron una lista de jugadores que no tenían lugar en el club. Y ahí apareció el nombre que realmente habían ido a buscar. “Che, ¿y este Gómez qué tal es?”, preguntaron con cara de desentendidos. Entonces les contaron que era un buen pibe y que jugaba bien, pero que estaba postergado y no sabía si seguiría jugando. “Llévenselo gratis, si quieren”, les soltaron. Amigablemente, los bohemios les ofrecieron un monto simbólico para que en el Sur no les cuestionaran la operación, y así llegó casi gratis a Villa Crespo el lateral del equipo que en 1983 conseguiría el último ascenso del club a Primera.

En Atlanta estuvo el punto de despegue para un carrerón. Sus corridas y su garra hicieron que lo compararan hasta con el Baby Cortés, y tan bueno era que después saltó a Boca, al River campeón del mundo con el Bambino Veira, Unión, Argentinos, River de nuevo, Atlético de Rafaela, Arsenal y Douglas Haig.

No pudo ganarle la pelea al cáncer que lo había perseguido en los últimos años. Este sábado, tan solo con 57 años, la vida del Plumero se apagó. Pero dejó para siempre la imagen de sus rulos yendo para adelante, una y otra vez, por el lateral derecho.

Con Información de Clarín sobre una nota de Federico Kotlar y de ADN RAFAELA

None

Redacción Deportes

Te puede interesar