MALAMUD: “NO ALCANZA CON RECTIFICAR ERRORES, ES NECESARIO COMETER MENOS”

MIRADAS 17/05/2018 Por
El reconocido politólogo dijo que la crisis cambiaria tuvo un “triple efecto político” en el Gobierno
hoy

Politólogo, graduado en la Universidad de Buenos Aires, doctorado en Ciencias Políticas del Instituto Universitario Europeo e investigador de la Universidad de Lisboa, Andrés Malamud, considera en esta entrevista que la crisis cambiaria tuvo un “triple efecto político” sobre el Gobierno, con algunas consecuencias no necesariamente negativas, y le resta potencialidad al acuerdo convocado por Cambiemos.

 

¿Qué evaluación hace del liderazgo del presidente Macri en este contexto?

El liderazgo de Mauricio Macri se vio mellado por la crisis, pero su resolución podría restañar heridas si el Presidente demuestra capacidad de aprendizaje (y no sólo de corrección): no alcanza con rectificar errores, es necesario cometer menos.

 

El Gobierno convocó a un gran acuerdo nacional. ¿Qué implicancias puede tener en términos concretos en este contexto?

El nombre es rimbombante, pero el acuerdo parece limitarse a un acuerdo legislativo con apoyo de los gobernadores para reducir el déficit fiscal. Un acuerdo amplio y de largo plazo como el de La Moncloa, que facilitó la transición española, es inviable porque Argentina no tiene actores sociales cohesionados. El buscado es el acuerdo posible, y podría ser suficiente si cada actor cumple su parte.

 

El buscado es el acuerdo posible, y podría ser suficiente si cada actor cumple su parte
 

La llamada “mesa chica” de Casa Rosada era esquiva a la convocatoria de acuerdos, más allá de los focalizados a una cuestión en particular. Si bien éste tiene como eje el déficit fiscal, ¿le sorprende las palabras utilizadas, con varias resonancias históricas?

Dudo que los voceros del Gobierno tengan idea de las resonancias históricas de sus palabras.

 

¿Qué efectos políticos puede tener esta crisis financiera? ¿Cuánto cambió el mapa político?

El efecto político es triple: por un lado, obligó a ampliar la mesa que toma las decisiones gubernamentales; por el otro, forzó la inclusión de los “peronistas que gobiernan” (los gobernadores y sus representantes parlamentarios) en la negociación de los costos del ajuste; finalmente, debilitó al núcleo duro del Gobierno. Los dos primeros factores son positivos.

 

¿Cuánto margen ganó la oposición y qué oposición puede llegar, eventualmente, a aprovechar ese margen?

La oposición recalcitrante (el kirchnerismo) demostró gran inteligencia táctica: por un lado, mantuvo un perfil bajo que neutraliza acusaciones de falta de patriotismo y, por el otro, evitó que el Gobierno pudiera utilizarlo como chivo expiatorio. La oposición dialoguista, a su vez, recuperó espacio en la mesa de negociaciones y generó expectativas de alternancia.

Fuente: El Economista

Te puede interesar