Redrado sobre el FMI: "Se está apelando a una receta que no va de acuerdo con el problema"

ECONOMÍA Por
Para Redrado, Argentina no se encuentra pasando una crisis económica sino una "corrida cambiaria que no se ha manejado como corresponde"
not_920927_10_203620_m

Como era de esperar, la decisión de volver a solicitar ayuda financiera por parte del FMI comunicada por el presidente Mauricio Macri generó un cimbronazo tanto en el mundo político como en el seno de una sociedad que aún sufre las heridas de la crisis del 2001. Sin embargo, para Redrado, Argentina no se encuentra pasando una crisis económica sino una "corrida cambiaria que no se ha manejado como corresponde". Asimismo, consideró que se trata de una "situación delicada, manejable, pero que hay que saber hacerlo".

Periodista: El Gobierno anunció la vuelta al FMI, luego de casi 13 años. ¿Crees que había necesidad de pedir un préstamo?

Martín Redrado: Era innecesaria. El Gobierno en un principio había marcado que iba a ir por las nuevas líneas de crédito que se habían creado en 2009 tras la crisis financiera internacional: la línea de crédito flexible y la precautoria. Indudablemente no ha podido negociar estas líneas porque Argentina no califica. Estas se crearon para países con equilibrio en las cuentas y no es el caso de nuestro país.

P.: ¿Cuál es tu mirada sobre el tipo de acuerdo que podría concretarse y las condiciones que este trae?

M.R.: Hemos vuelto a los tradicionales programas del fondo con el préstamo "Stand by". Es el mismo enfoque de siempre y se nota cierto apresuramiento de las autoridades argentinas sobre qué tipo de línea iban a pedir. Además, no hay ninguna conciliación especial para nuestro país. Seguramente veremos un programa que marque un esfuerzo fiscal adicional del que se viene haciendo, con metas más exigentes. Argentina no tiene una crisis económica ni de deuda sino que está frente a una corrida cambiaria que no se ha manejado como corresponde y se está apelando a una receta que no va de acuerdo con el problema.

En las últimas horas, se conoció que el tipo de crédito que recibirá el Gobierno sería el denominado "Stand by" de "alto acceso" que le permite acceder a un monto mayor al generalmente otorgado que estaría a disposición en caso de necesitarse. No se trata de la primera vez que se recurriría a tal préstamo: Alfonsín, Menem, De la Rúa y Duhalde recayeron en el Fondo y el ajuste de la economía. Sin embargo, el impacto en el mercado tiene más de incierto que de concreto.

P.: Cuál crees que será la reacción de los mercados, ¿se podrá controlar el traspaso masivo de pesos a dólares?

M.R.: Lo que se está mostrando hoy es que no. Quizá la preocupación es que no hubo una explicación de parte del Gobierno y hay demasiadas marchas y contramarchas que generan incertidumbre, la cual ha llegado al minorista. En el imaginario colectivo, el no haber aclarado el programa trae un nivel de consulta que es permanente sobre cómo se moverán una gran cantidad de variables. Argentina está frente a una situación delicada, manejable, pero hay que saber hacerlo.

P.: El BCRA apeló a la suba de tasa para intentar frenar la corrida, ¿consideras que fue una buena decisión?

M.R.: Creo que no hay que sobrecargar un instrumento para poder lograr resultados en
materia de inflación. Utilizarla mostró que no sirvió como ancla inflacionaria sino que
motivó el ingreso de capitales golondrina que apreciaron el tipo de cambio y generó distorsión.

En los primeros días del mes, el Banco Central se vió obligado a recurrir en reiteradas oportunidades al desembolso de reservas y a la suba de la tasa para hacer frente a la crisis cambiaria que derivó en una escalada del dólar. Este jueves, pese a un nuevo manotazo al stock, la entidad que conduce Federico Sturzenegger no pudo evitar que la divisa toque un nuevo récord de 23,22.

En ese sentido, el economista consideró que uno de los problemas de la economía actual es generado justamente por capitales que adquieren instrumentos financieros y súbitamente se retiran provocando alteraciones en la política cambiaria. A propósito de esto, remarcó que debería ponerse algún límite a la adquisición de estas herramientas: "Las Letras no deberían ser compradas por tenedores del exterior", concluyó.

Fuente: Ámbito

Te puede interesar