Lorenzetti, "El Lobista"

POLÍTICA 10/05/2018 Por
Aunque la justicia deja mucho que desear y la Corte sigue siendo un conventillo aunque los decibeles de la pelea con Carrió disminuyeron, el Presidente de la Corte hace lobby y en horario de "trabajo", total, nosotros pagamos los impuestos, él no
Sk7wyGFqf_640x361__1
Ricardo Lorenzetti. Ilustración de Hermenegildo Sabat

A nadie le cabe duda que el exclusivo almuerzo de unos 30 empresarios con Ricardo Lorenzetti fue planeado con semanas de antelación. Pero el destino quiso que coincidiera con otro día agitado. Ayer al mediodía en la puerta de ingreso del Jockey Club sobre avenida Alvear reinaba preocupación entre los que consultaban la cotización del dólar en sus celulares y los que estaban inquietos por el tipo de préstamo que se le solicitaría al FMI mientras la oposición debatía las tarifas en el Congreso. “No nos gusta vernos en esa foto”, soltó uno de ellos. Eso sí, los asistentes se llevaron una sorpresa. Acostumbrados a pagar por la mesa que ocupan, no les cobraron. Consultados, ninguno arriesgó quién se había hecho cargo de la cuenta. Sabían que Daniel Funes de Rioja se había encargado de conseguir el salón del Jockey. El almuerzo fue frugal: lomo con verduras y helado de postre.

El esmero del vice de la UIA en el encuentro está relacionado con la nueva filosofía que reina en el Grupo de los Seis que busca abarcar más que las cámaras que lo integran (UIA, bancos, construcción, comercio, la Bolsa y la Rural) y se ha planteado reuniones selectas con las máximas figuras de los tres poderes. Empezaron con el judicial.

Con ese tono pausado que lo caracteriza, Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte, les habló de lo que querían escuchar. Dio detalles de la nueva jurisprudencia de la Corte para que las empresas no tengan que hacerse cargo de los empleados de las firmas tercerizadas cuando tienen algún problema. Les dejó en claro que en la justicia “se trabaja para proteger el derecho de la propiedad”. Y citó el artículo 19 de la Constitución que protege los derechos de los ciudadanos, “al punto que nadie puede entrometerse con ellos. Esto ayuda a la previsibilidad de negocios, lo que se conoce como seguridad jurídica”, dijo. Alguien preguntó si las tarifas se judicializarían. Lorenzetti aclaró que la Corte está lejos del tema.

En cuanto a la falta de celeridad de la justicia, señaló que en las próximas semanas ingresa la reforma acordada con el ministro Garavano, que implica cambios en los horarios, las ferias judiciales y en el código procesal penal. También admitió que en la Argentina es“necesario un sistema de reglas de juego estables y no el cambio permanente. La Corte lo ha dicho en sus fallos. La Corte sigue una línea de principios que no cambia ni va a cambiar en la defensa de la seguridad jurídica” .

En las mesas abundaron otros comentarios. Iban desde el temor a que el ajuste en la obra pública implique que posterguen pagos, a la lectura de que la situación objetiva del país, con siete trimestres seguidos de crecimiento “no merecía la corrida financiera”.

Cristiano Rattazzi, Adrián Werthein, Eduardo Eurnekian, Alejandro Bulgheroni, Daniel Novegil, Jorge Brito y su hijo del mismo nombre, Juan Chediack, Gustavo Weiss, Daniel Pelegrina, Claudio Belocopitt, Alejandro MacFarlane y Ricardo Esteves, se contaban entre los asistentes.

A la salida muchos hacían énfasis en que no hubo en la elección de la figura de Lorenzetti ninguna intencionalidad política. “No vaya a ser que se enoje Lilita Carrió”, bromearon otros.

Fuente: Clarín sobre una nota de Silvia Naishtat

Te puede interesar