Dólar: jugada de pizarrón y toda la carne en el asador

OPINIÓN 04/05/2018 Por
Menos gasto, menos deuda y torniquete a los bancos para frenar al dólar. ¿Serán recesivas las medidas?
hoy

El gobierno y el Banco Central acaban de tirar sobre el asador buena parte del costillar que le reclamaban el mercado, los especuladores, los inversores, los ahorristas o como quiera que se llamen los que en el último mes se estuvieron pasando frenéticamente de pesos a dólares. Y se esmeraron por describir el manjar con lujo de detalles.

Ahorro

El ministro Nicolás Dujovne apuntó al flanco más delicado y que está en la base de todo: el gasto público y el déficit fiscal, que obligan a variadas formas de emisión y a un exceso de pesos que al final siempre terminan yendo al dólar. Era la señal más esperada por el mercado. En lugar de bajar el rojo fiscal a 3,2 puntos del Producto Interno Bruto (PIB), Dujovne aseguró que quedará en 2,7 puntos. Es un ahorro de 3.000 millones de dólares.
Aproximadamente la mitad se conseguirá frenando la obra pública. Allí el gobierno prevé ahorrar 30 mil millones de pesos. Es una promesa de menos pesos en la calle.

Deuda

Al lado de Dujovne, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, apuntó a la segunda cosa que más les importa a quienes necesitan renovar su fe en el ajuste gradualista de Macri. Caputo remarcó que, para poder cerrar las cuentas de este año, aún le faltaba salir a buscar que le prestaran unos 7.000 millones de dólares. 
Y que, por suerte, dado que Dujovne recortará el gasto, sólo tendrá que pedir unos 3.000 millones de dólares. Es una promesa de menos demanda de dólares por parte del Estado.

Banco Central

Minutos antes, el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, tomó dos medidas. Por un lado, subió la tasa de referencia a un inédito 40 por ciento anual. Es difícil pensar en un premio mayor para que alguien mantenga los pesos que tiene en su poder.
Por otro lado, por las dudas, bajó a 10 por ciento el tope de tenencia de divisas extranjeras que se les permite a los bancos. Eso contradice flagrantemente los principios liberalizadores de Sturzenegger, pero obligará a muchos bancos a desprenderse de dólares y a tomar pesos.
Por otra parte, hubo desde anoche una fuerte movida comunicacional extraoficial del gobierno y del Central para dejar claro que hoy habría una masa de más de mil millones de dólares lista para responder a quienes quisieran demandar divisas a los valores de ayer. Se buscó un efecto disuasorio que, hacia el mediodía de hoy, está dando resultados.

¿Será recesivo?

Una nueva pregunta es si el recorte de obras públicas anunciado por Dujovne será recesivo o no. Siempre lo es para las empresas y trabajadores involucrados directamente. La pregunta es si ese parate repercutirá más allá. 
Dujovne dijo que no porque, para él, es mucho más recesivo el clima de inestabilidad e incertidumbre que hubo la última semana para toda la economía y no sólo para un grupo de constructoras. Una cuestión teórica, aunque no descabellada: operaciones inmobiliarias, créditos hipotecarios, compras de bienes durables, suelen frenarse cuando nadie sabe bien qué valor tienen las cosas y las tasas de interés se disparan.
Para Caputo, el impacto sectorial podría morigerarse si se activan con rapidez las inversiones viales licitadas la semana pasada con el mecanismo de Participación Público Privada. En ese caso, son los contratistas privados los que tienen que salir a pedir prestada la plata para las obras y no el Estado (aunque luego el Estado sea deudor del constructor). Es una cuestión más práctica. Podrían cambiar las obras y quien toma la deuda, pero seguiría habiendo actividad en la construcción. Hay un inconveniente clave: los tiempos. De aquí a que se vean las primeras movidas de los PPP falta una eternidad.

Veto

Aunque habló también de contrarrestar la “demagogia” de iniciativas opositores, Dujovne no reiteró que Macri está dispuesto a vetar la ley antitarifas que promueven las distintas vertientes kirchner/peronistas en el Congreso. Esa movida podría obligar al gobierno a, en lugar de bajar el déficit, agrandarlo en 100 mil millones de pesos según los diputados radicales y 200 mil millones según Dujovne.
Es vital que los aumentos tarifarios del Gobierno se puedan ejecutar para poder mantener el gasto en caja.

Obras de energéticas

Dujovne se olvidó de otra cosa: si las tarifas salen  como quiere Juan José Aranguren, las empresas energéticas (petroleras, transportistas y distribuidoras de petróleo, gas y luz) tendrán más incentivo y dinero para invertir en obras. Eso también podrá ir en sustitución de las obras que dejen de financiarse desde el presupuesto para ahorrar los 3.000 millones de dólares anunciados por el ministro.

Cadena3

Te puede interesar