8 datos concurrentes o contradictorios tras la disparada del dólar

OPINIÓN 04/05/2018 Por
Una serie de puntos en torno a los anuncios de los ministros Dujovne y Caputo tras la disparada del dólar. Nadie se fue. Quién manda.

Todas las caras de la conferencia de prensa de los ministros Nicolás Dujovne y Luis "Toto" Caputo permiten analizar si esta mañana no paso nada o al revés, pasó todo lo que tenía que pasar para reencauzar la economía argentina:

1- La máxima especulación política que se manejó en los intestinos de algunos medios nacionales era que "renuncia Dujovne y vuelve Melconian". El otrora preferido de Mauricio Macri para los temas económicos cayó en desgracia. Y sigue allí: no volvió porque nadie se fue.

2- Otros aguardaban que se creara un Ministerio de Economía que juntara a todos los decisores de temas vinculados a la política económica en una sola personería, pero tampoco sucedió. "Hay un equipo", respondieron los ministros que salieron a la palestra tras tres semanas de montaña rusa con el dólar.

3- Se consolida el poder de Marcos Peña. "Peña no es otro que Mauricio Macri, por eso dicen que es Macri el verdadero ministro de Economía", aseguran fuentes de la Casa Rosada que no se sorprendieron por la aparentemente inocua charla con periodistas, post dueto de Nicolás y Toto, como les llaman en los pasillos de Balcarce 50. "El jefe es el Presidente, somos muchos equipos que reportamos a él", lanzó Dujovne en respuesta a los periodistas.

4- Se cae la idea de quienes creen-como Domingo Cavallo- que "Macri, como tampoco pudo Néstor Kirchner, pueden ser ministros de Economía y presidentes al mismo tiempo". Anoche se barajó hasta altísimas horas que sí habría cambios o, al menos, una coordinación de los temas económicos por fuera del puño político. Pero no sucedió, por lo que se consolida la idea de que Macri piensa igual que Kirchner: es la política la que debe regir a la Economía.

5- En medio de todo esto, los que critican al Gobierno desde lo que podría haberse considerado en otros tiempos como "fuego amigo", aquellos sectores liberales que siguen esperanzados en el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, el más ortodoxo, y que se maneja independientemente del Poder Ejecutivo (como corresponde, en todo caso) aunque lo miran con incertidumbre (mala palabra para ese mundillo).

6- Desde el sector político de la oposición creen que sí se hicieron anuncios. En una interpretación rayana con la paradoja (ya que el kirchnerismo parece darles buenas noticias a los liberales que corren a Macri por derecha) leen lo decidido hoy a dos bandas por el Ejecutivo y el Banco Central como "un violento ajuste económico". Eso es para los K "el fin del gradualismo", cosa que tranquilizaría al menos a uno de los dos frentes en los que parecen diferenciarse los adversarios al Gobierno. Dujovne dijo que cambiar la meta fiscal de 3,2 a 2,7 para este año "permitirá ahorrar 3.200 millones de dolares". El asunto es que los más liberales, como el caso de José Luis Espert, no lo cree así.

7- En definitiva, ¿fue una conferencia de prensa para "hacer tiempo", dar señales o para no decir nada, mientras se actúa con inteligencia sobre los operadores financieros? Subir las tasas al 40% minutos antes de la transmisión significó -según señalan los expertos consultados por MDZ-  aumentar 675 puntos básicos la tasa de política monetaria poco antes de que abrieran los bancos. Eso obliga a los bancos a desprenderse de los dólares, ya que Sturzenegger dispuso formalmente limitar la posesión de dólares por parte de las entidades financieras al obligarlos a que los saldos diarios al tipo de cambio de referencia no deban superar el 10% de la responsabilidad patrimonial computable o los recursos propios líquidos.

8- La ratificación de la meta de inflación anual del 15% es lo menos creíble del anuncio. La bola generada por la multiplicidad de aumentos, sumado al "factor argentino" de aumentar "porque sí", en este caso, a raíz del breve shock del dólar (cosa que ya debe estar operando en el subsuelo de los que deciden los precios) incidirán y posiblemente obliguen al papelón de tener que cambiar en menos de que cante un gallo la meta hoy confirmada.


En definitiva, pueden quedar dos sensaciones con la conferencia de prensa esperada para hoy: que no pasó nada o que pasó todo. Abismales interpretaciones que el funcionamiento del mercado y de los argentinos en general dejarán clarificadas con el transcurso de las horas o los días. Mejor, la semana que viene.

Cautelosos, los políticos y operadores financieros, economistas y analistas consultados por MDZ tras la conferencia de prensa, prefieren esperar. 

Nada. O todo. ¿Qué pasó esta mañana con la economía en Argentina? Las profecías lanzadas desde todos lados en torno a lo que hoy sucedería fallaron bastante más que los anuncios de fin del mundo que, cada tanto, atormentan a los que se dejan atormentar.

Fuente: MDZ

Te puede interesar