Charlas de quincho

POLÍTICA 16/04/2018 Por
Volvió Macri de cumbre devaluada en Lima por faltazo de Trump y vigila nueva estrategia en la Justicia. Se trajo de allí la foto que le permite liderar los cuestionamientos contra Maduro. Macri no quiere incendiar su relación con la Corte, pero ahora la tratan como un club más. Elección en el Colegio Público de Abogados pone la interna al límite. Exjefe de la Unidad Especial AMIA, en guerra. P. 2
not_918313_15_230823_m

Mauricio Macri volvió el sábado de Lima después de haber pasado por una cumbre de las Américas que se degradó ante la evidente falta de interés que tomó ese encuentro de presidentes cuando Donald Trump decidió pegar el faltazo. El bombardeo en medio de las deliberaciones y la falta de acuerdo en una propuesta más dura para emitir una declaración de condena al régimen de Nicolás Maduro, terminaron por liquidar la cumbre. El argentino, de todas formas, salvó la posición al ratificar que no reconocerá el resultado de una elección en Venezuela y conseguir que 15 presidente firmaran otra versión de esa declaración en la que le piden al Gobierno venezolano que garantice elecciones libres y democráticas. Maduro bramó contra ese pronunciamiento todo el fin de semana y así todo quedó donde debe estar. Macri regresó el sábado tras el final de esa cumbre y se recluyó en Los Abrojos. Como le sucedió a casi todos los presidentes argentinos que lo antecedieron, estas cumbres y asambleas de mandatarios terminan cansando y aburriendo, sobre todo para quienes están más acostumbrados a los efectos inmediatos y se impacientan ante los seguros y más lentos caminos de la diplomacia. Macri no solo tuvo notoriedad en esa cumbre de Lima por su posición más dura frente al régimen de Maduro y la invitación que le hizo el canadiense Justin Trudeau para que se sume a la cumbre del G 7, sino por el impacto que causó el vestido colorado que usó Juliana Awada la noche de la gala de presidentes en esa ciudad. Mas allá de la elegancia, la elección pareció un desafío al Gobierno venezolano que Macri quería dejar en claro: mientras el pedía al resto de los presidentes una declaración de condena más dura a ese régimen, su esposa entraba a la cumbre vistiendo los colores de batalla de Hugo Chavez. Todo un dato que la diplomacia tomó en cuenta.

En el país lo esperaba otra estrategia que comenzará hoy, pero que no tiene a la Cancillería en el centro sino a otra clase de diplomacia. Macri no quiere seguir alimentando el conflicto con la Corte Suprema y tampoco sumarse otra guerra con Elisa Carrió. Esta tranquilo con tenerlo a Ricardo Lorenzetti en el lugar donde esta ahora y a la espera de como evolucionará su futuro de aquí a fin de año cuando se debe elegir nuevamente al jefe de ese tribunal. Mientras tanto, hay gestos que muestran como cambian los estilos. Hoy se reunirán con toda la Corte Suprema Germán Garavano y Marcos Peña. La excusa es analizar el plan de reformas del Poder Judicial. El fondo del encuentro es la foto misma que se sacarán y que tiene lecturas de doble entrada. Por la Corte estarán Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkkrantz. Es decir, todos. No tiene este encuentro el mismo sentido que tenían las reuniones entre Macri y Lorenzetti en el despacho presidencial. Esos eran momentos en que el Gobierno lo destacaba al actual jefe de la Corte Suprema por encima del resto del tribunal como vía casi única de comunicación. El encuentro de hoy, tras las crisis entre el Gobierno, la Corte y el fuero federal, lo mostrará a Lorenzetti devaluado con relación a esa relación anterior. Un segundo color podrá verse en la aparición de Garavano. En la reunión de hoy hablarán de la utopía de la digitalización absoluta de expedientes en la Justicia, proceso que muchos jueces creen imposible en lo inmediato, pero también de temas más pueriles como es la modificación de los horarios de atención en la Justicia. La Corte le rechazará esa ampliación, pero el Gobierno tiene que jugar sí o sí esa carta públicamente. Más cuando Macri, desde Lima, les pidió a esos mismos jueces plazos razonables para resolver las causas. Casi a la misma hora, Elisa Carrió va a estar presentando en el Congreso la ampliación de causales al pedido de juicio político que tiene presentado contra Lorenzetti desde el año pasado. Será todo una suite judicial inigualable.

Para continuar con los quinchos judiciales, hubo una noticia el sábado por la noche que hizo temblar a Cambiemos. Ese día un grupo comando ingresó a la casa que tiene en Trelew, provincia de Chubut, el desplazado extitular de la Unidad AMIA, Mario Cimadevilla. No se trató de un "simple" robo, sostuvo el exsenador radical que se deshizo en críticas contra Garavano al que denunció por encubrimiento de la causa AMIA, antes de ser eyectado del cargo. Cimadevilla salió a cenar después de las 21.30 junto a sus hijos, cuando cuatro encapuchados ingresaron a la vivienda ubicada en la calle Marconi de esa ciudad y se llevaron documentación, un disco rígido de una computadora y papeles, según pudo constatar el chubutense tras ser advertido por la policía que lo llamó una hora después de haber partido para alertarlo de lo sucedido. "cuando llegue me encontré la casa revuelta y la chica que cuida la vivienda muy alterada por lo que había pasado. Descarto un simple robo porque los delincuentes estaban pidiendo papeles, documentación y se llevaron el disco rígido de una computadora", sostuvo. La inmediata reacción que tuvo el damnificado fue asociar el hecho a la reciente denuncia penal contra Garavano, que lo hizo no sólo enfrentarse con el Gobierno, sino también con los referentes de su propio partido -la UCR- que hizo silencio sobre su violenta partida del Ejecutivo. Interpretó que siempre junto al caso AMIA existe una estrecha relación con los servicios de inteligencia y sus metodologías rayanas con la delincuencia. Se cuidó de todas formas de no enchastrar (al menos en esta ocasión) al titular de la cartera de Justicia. La aclaración fue peor. Cimadevilla miró también en dirección a la política local y señaló al sector político que conducía el fallecido gobernador Mario Das Neves, sobre el que opinó que hay no sólo hechos de corrupción, sino también con la droga. Para mayor sorpresa, hasta la policía local admitió que se trató de un episodio extraño: los ladrones dejaron detrás de sí un televisor, un costoso teléfono satelital y un Iphone, todos propiedad de Cimadevilla. Para colmo, los "ladrones" revisaron sobres de papel madera por toda la finca y estaban permanentemente comunicados con el exterior vía teléfono para recibir instrucciones, tal como lo que declaró la casera.

Los abogados también están en plena interna. El próximo 24 serán los comicios para elegir presidente del Colegio Público de Abogados de Capital y también se votarán tres consejeros para representar a esa rama judicial en el Consejo de la Magistratura porteño. Y tres listas se presentan a la disputa aunque "Gente de Derecho" lleva las de ganar tras el acuerdo que el Pro concretó con el actual titular del Colegio Jorge Rizzo para respaldar a Eduardo Awad como candidato. Los adversarios son los radicales alfonsinistas de "Cambio Pluralista" que llevan al constitucionalista Félix Loñ a la cabeza y "Seamos El Encuentro" que postula a María Besteiro, integrada por sectores independientes y con el respalo del PJ y el kirchnerismo de la Ciudad. Estas últimas se disputarían la minoría. Meses atrás estaba en duda la estrategia del Pro para la elección; finalmente los macristas apostaron a evitar el desgaste de la pelea y cerraron con Rizzo, que incluso recibió el visto bueno de Daniel Agelici que para marcar su apoyo realizó noches atrás una cena de la cual formaron parte el secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Pablo Clusellas - fue orador de la noche además de Awad, Rizzo y Anabella Hers que encabeza la lista para consejeros seguida por un radical de Angelici, Alberto Maques, que le permitirá al "Tano" sumar otro consejero de su tropa a Silvia Bianco que actualmente ocupa una banca en ese organismo judicial- ; el jefe de Campaña Pro para la contienda, Francisco Quintana y el Coordinador de la misma Diego Capuya; el ministro de Seguridad y Justicia local, Martín Ocampo; los diputados nacionales Daniel Lipovesky y Jorge Enríquez; los legisladores porteños Daniel Presti y Diego Marías; Sebastián De Stefano (hombre de máxima confianza del angelicismo en temas legales); Jorge Lipera, fuerte entre los abogados de la calle Montevideo que también integran la lista, entre otros tantos más de mil abogados que se dieron cita en la comida. No estuvo José Torello, asesor de Macri en temas judiciales, que mantiene una añeja disputa con Angelici en esa temática.

Vamos a terminar con un chiste de salvajes.

Tres hombres naufragan con su barco y terminan en una isla habitada por caníbales. Al sorprenderlos, el jefe caníbal los lleva ante él y les dice:

-Vamos a someterlos a una prueba. Si la superan, no los comeremos, pero si no es así serán nuestro almuerzo.

Los hombres, aterrorizados, le agradecen la chance para sobrevivir, y el jefe continúa:

-Ahora vayan al bosque y vuelvan con tres frutas distintas, diez cada uno.

Así, los hombres se precipitan al bosque y, al cabo de unos minutos, regresan con el pedido. El primer hombre traía diez manzanas, y el jefe caníbal le dice:

-Ahora, deberás introducirte una a una en tu ano. Si no gritas, no te comeremos.

El hombre, sofocado, comienza a hacerlo, pero al llegar a la quinta manzana deja escapar un grito de dolor. Los caníbales lo atrapan y se lo llevan para comerlo.

El segundo hombre traía diez frutillas, y el jefe le dice:

-Es tu turno. Si te las introduces sin reírte, no te comeremos.

Entonces el hombre comienza a hacerlo con absoluta seriedad, pero a la décima frutilla lanza una carcajada.

El jefe caníbal lo mira sorprendido y le dice:

-¡Ibas muy bien! ¿Por qué te reíste?

Y el hombre le responde:

-Porque pensaba en el tercero, que trajo ananás.

Fuente: Ámbito

Redacción

Daniel MAKENA. Jefe de Redacción

Te puede interesar